Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La letra dura más que los cuerpos

Pablo Gianera

SEGUIR
LA NACION@gianera
Viernes 29 de septiembre de 2017
0

No nos engañemos: Playboy era una revista para mirar, no para leer, y nadie la compraba por las crónicas y entrevistas que había también en sus páginas. Sin embargo, por una curiosa decisión editorial, ahí estaban, resistencia letrada, esas entrevistas y crónicas, casi como una justificación intelectual (¿o moral?) del resto de sus páginas. Las entrevistas de Playboy -algunas de ellas hechas por Alvin Toffler- fueron especialmente memorables, sobre todo las de Miles Davis, Vladimir Nabokov y Marlon Brando. Cuando, en 1982, Emecé publicó una selección, el libro llegó a bibliotecas que nunca habían tenido la revista. Igual que Escapade, otra revista de la misma época con pinups y desnudos en las tapas, Playboy se aseguró las firmas de la época: Ray Bradbury (Fahrenheit 451 salió por entregas), Vonnegut, Saul Bellow, Jack Kerouac (publicó el relato "Una linda rubia" y el ensayo fundamental "Orígenes de la Generación Beat"). Esos escritos probaron durar más que los cuerpos ligeros que les servían de coartada.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas