Impulso del Gobierno a la creación de empresas

Macri oficializó las SAS, un tipo de sociedad que se puede crear en un día; espera favorecer a emprendedores

Viernes 29 de septiembre de 2017

Con el presidente Mauricio Macri como conductor de lujo y la asistencia de buena parte del gabinete, el Gobierno emitió ayer un fuerte gesto hacia el sector privado. En el marco del proceso de desburocratización de trámites que ponen trabas al impulso de emprendedores, se anunció oficialmente la puesta en marcha de un procedimiento que permite crear una sociedad en un día, contra los varios meses que podía requerir la constitución de una empresa con el sistema anterior.

El golpe de timón implicó la creación de un nuevo animal en la fauna societaria. Se trata de las sociedades por acciones simplificadas (SAS), muy similares a las anónimas (SA), aunque con algunas características nuevas que las potencian, como el hecho de que pueden ser constituidas por una sola persona.

En la Usina del Arte, Macri sostuvo que el mundo "marca que los futuros empleos mayoritariamente van a ser generados por los nuevos emprendimientos y ahí es donde nos hemos comprometido como gobierno el primer día", y agregó que el propósito de las SAS es "facilitar, remover todos esos espectáculos absurdos que han ido creados a partir de una sociedad que siempre desconfió, que siempre se atrincheró en la especulación, en vez de dar rienda suelta a la creación".

El ministro de Producción, Francisco Cabrera, sostuvo en diálogo con la prensa que la creación de las SAS, que está contemplada en la ley de emprendedores que se sancionó en marzo de este año, es "una de las cosas más importantes que hicimos. Es un primer paso hacia la formalización de la economía".

A su lado estaba su par de Modernización, Andrés Ibarra, cuya cartera tuvo una participación activa en la implementación de las SAS. "Ésta es una muestra de cómo el Estado está trabajando para facilitar la actividad, generar más inversión y empleo", sostuvo.

En la Argentina se crean unas 60.000 empresas por año. El objetivo del Gobierno es que esa cifra llegue hasta 150.000.

Desde hace algunas semanas, cualquier emprendedor de la ciudad de Buenos Aires que quiera radicar una nueva sociedad necesita requisitos mínimos, como un CUIT o CUIL y una clave fiscal. El nuevo trámite tarda un máximo de 24 horas (si no aparecen inconvenientes legales) y cuesta $ 4430, contra los 55 días y los $ 20.000 que cuesta la creación de una SA.

Según los funcionarios, el nuevo modelo responde a los signos de los tiempos. En Estados Unidos, por ejemplo, el crecimiento neto del empleo está dado por empresas de menos de cinco años, según los datos que aportó Cabrera.

El sistema se puso en marcha hace dos semanas. En ese lapso, se habilitaron 146 emprendimientos en la ciudad de Buenos Aires, de los cuales 40 son unipersonales.

Las SAS son una parada más en el proceso de digitalización del Estado que encabeza Ibarra. Ayer lo explicó de manera resumida: "No queremos usar más al ciudadano como cadete", sostuvo, en referencia a la eliminación de los tiempos que una persona debe destinar a hacer colas o esperar en dependencias públicas para hacer trámites.

El Gobierno avanzó en esa línea de trabajo con la mira en las posibilidades locales, pero también con el foco puesto en mejorar la posición argentina en los rankings globales de negocios. Chile y Colombia, por ejemplo, ya tenían la posibilidad de crear una sociedad de manera veloz.

Ibarra y Cabrera aseguraron que la velocidad en la creación de una sociedad no atenta contra el control del Estado sobre su actividad, sino todo lo contrario. "Con sistemas electrónicos el control es mucho mejor. En algunos casos, cuando hay irregularidades, el libro de actas desaparece, pero en el caso de estas sociedades es digital", explicó el ministro de Modernización.

En el contexto del anuncio también se presentaron herramientas de financiamiento para emprendedores, como el Fondo Semilla, que permite recibir $ 250.000 a quienes tengan proyectos en etapa inicial, con un plazo de devolución de seis años y a tasa cero.

En esta nota:
Ver comentarios
Ir a la nota original