Alumnos de una escuela técnica de San Andrés de Giles crearon una bicicleta para generar energía eléctrica

La diseñaron para ayudar a un chico que no podía cargar su celular en una escuela rural

Rosario Marina
PARA LA NACION
Viernes 29 de septiembre de 201711:49

SAN ANDRÉS DE GILES.- En la Escuela de Educación Secundaria Técnica N°1 de esta ciudad al norte de la provincia de Buenos Aires estudian catorce jóvenes de 18 años que crearon una bicicleta que genera energía eléctrica. Basta pedalear una hora para tener 30 horas de luz. Con ese proyecto ganaron un concurso canadiense y llegaron a la feria de ciencias provincial.

Todo empezó con la problemática de un chico de una escuela rural que no tenía cómo cargar el celular. Fue en la hora del mate cocido. Durante un encuentro entre una escuela rural y la escuela técnica, Juan les contó su historia. Entre otras cosas, no podía usar el celular en su casa. Los chicos de sexto tenían que pensar un proyecto para todo el año. Entonces quisieron hacer algo para ayudarlo.

Fueron catorce los alumnos que formaron parte de BELU: Bicicleta Energía Limpia Universal. "Un chico, que se llamaba Juan, nos dijo que no tenía luz en la casa, así que cargaba el celular cada quince días, cuando iba a la escuela", cuenta Mario Martínez, de 18 años, alumno de la Escuela de Educación Secundaria Técnica N°1 de San Andrés de Giles.

Ese chico del CEPT N°2 sería el objetivo de su idea. Ya venían pensando en otras puntas, como un cochecito de bebé que al cruzar la calle fuera al costado de quien lo llevara y no adelante. Pero no les convencía a todos. Cuando se les ocurrió crear un mecanismo para que a través del pedaleo de una bici se generara energía eléctrica, todos estuvieron de acuerdo.

COMO FUNCIONA

BELU funciona así: una bicicleta rodado 26 se coloca en un soporte que la transforma en fija. Cuando alguien se sube y pedalea, se acciona un alternador de auto que genera la energía que manda a un módulo. Si la persona pedaleó una hora a un ritmo estable, eso se transformará en 30 horas de luz o de poder cargar el celular.

El nombre lo votaron. Además, todos los elementos del proyecto son reciclados. En esos puntos pone énfasis Santiago Spinelli, el profesor de las dos materias en las que está enmarcado el proyecto: Diseño y procesamiento mecánico e Instalaciones y aplicaciones de la energía. "Estábamos todos con el celu y el profe tiró la idea de cargarlo", dice Mario. La experiencia que les contó el chico de la escuela rural les dio el puntapié inicial para ponerse en marcha.

Hicieron dos módulos: uno para la escuela y las ferias de ciencias, y el otro para Juan. La idea es seguirlo y mejorarlo. El intendente Carlos Puglelli los llamó para financiar la fabricación de más bicicletas. Eso están esperando los chicos para continuar. La idea, en principio, es instalar una bici en el Parque Municipal, y luego en otras plazas.

"Queríamos hacer algo bueno para el medio ambiente", dice Santiago Robles, otro de los alumnos que forma parte del proyecto. Santiago que está haciendo las pasantías en un taller donde arregla máquinas de cortar el pasto. Otros ya trabajan en talleres eléctricos o en tornerías.

El proyecto BELU ganó el año pasado el programa "Cuidando nuestras cuencas", un concurso medioambiental para alumnos que comenzó en Canadá y ya se extendió a Estados Unidos y Australia. En Argentina funciona en la cuenca San Antonio de Areco. Los jóvenes deben investigar sobre la cuenca donde viven y enviar una propuesta para responder la pregunta: "¿Qué puedo hacer para mejorar la cuenca donde vivo?"

Además, llegaron a competir en la Feria provincial de Ciencia y Tecnología de la provincia de Buenos Aires. También quedaron seleccionados para el Innovar, un programa donde se eligen los proyectos más tecnológicos de la provincia y se los expone en Tecnópolis. Por esos premios el proyecto nunca los cansó.

San Andrés de Giles está al norte de la provincia de Buenos Aires, a 103 km de la Ciudad de Buenos Aires. Tiene 22 mil habitantes. A 10 km está el pueblo de San Alberto, donde ningún habitante cuenta con energía. "Llevar la electricidad a esos puntos sale mucha plata", apunta Marcelo Larroque, director de la escuela técnica.

Una vez por semana, durante todo el año pasado, los alumnos de sexto hicieron campañas masivas en la plaza. Llevaban la bicicleta e invitaban a los vecinos a pedalear. "Les hacíamos una encuesta, preguntábamos si andaba en bici o hacía ejercicio físico, si le gustaba la idea de ponerla en un lugar público y qué cambios le haría. De ahí modificamos algunas cosas del proyecto", contaron.

La bicicleta que instalen en la plaza tendrá un techo para cubrirla que estará iluminado también por la energía eléctrica que genere el pedaleo. Se usarán caños como en los juegos de niños. Habrá una caja bajo tierra para evitar que se rompa o alguien se lastime. El diseño ya está hecho, ahora sólo esperan el subsidio municipal.

AUTO ECOLOGICO

Se dividieron en grupos. Cinco trabajaban la parte de herrería, cinco la mecánica y cuatro la electricidad. Y no sólo pensaban el proyecto en las dos materias de Spinelli. Hasta el profesor de inglés aportó: el video donde explican de qué se trata BELU fue traducido a ese idioma. Los folletos también.

La escuela técnica tiene 350 alumnos, y cada año suma el 40% de su matrícula. De primero a sexto año cursan nueve horas por día. En séptimo la carga horaria baja a cinco horas y media, pero a la mañana hacen las prácticas. Pueden elegir entre dos modalidades: técnico electromecánico o técnico multimedia. "El objetivo es que para 2019 podamos abrir la modalidad de técnico en energías renovables", dice Larroque entusiasmado.

Este grupo, que ahora está en séptimo año, fue el iniciador de los proyectos con energías renovables. Dentro de la escuela, este año hay alumnos que trabajan con energía eólica y energía solar.

La bicicleta no es la única estrella de la escuela. Ahora está el auto ecológico que va a intentar ganar el Desafío Eco-YPF del 20 de noviembre en el autódromo de la Ciudad de Buenos Aires, una competencia en la que alumnos de 50 escuelas técnicas de todo el país diseñan vehículos eléctricos de emisión cero y participan de una carrera única. Los alumnos de San Andrés de Giles ya lo están terminando en estos días para poder probarlo. Dos de ellos fueron asignados para manejarlo en la carrera, y otros serán los mecánicos. Deben armar todo un equipo de boxes. Esto también los entusiasma. No paran.

Ver comentarios
Ir a la nota original