Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
CONTENT LAB PARA Movistar

Grooming: el lado más oscuro de las redes

Cada vez son más los casos de esta modalidad de engaño y acoso a chicos y adolescentes, que puede ser la puerta de entrada hacia la pedofilia y/o los ataques sexuales, cómo actuar

Viernes 29 de septiembre de 2017 • 16:17

El 85% de los ciberdelitos que se investigan en las tres fiscalías especializadas de la ciudad de Buenos Aires están vinculados con la pornografía infantil. El que crece en forma alarmante es el grooming, el contacto estabecido por un adulto, con fines sexuales, con chicos, chicas y adolescentes. Casi la totalidad de los imputados en las causas son hombres de entre veintipico y setenta años, y usan las redes sociales para relacionarse con sus víctimas, creando perfiles falsos en los que se hacen pasar por menores. La escalada se suele dar en etapas: primeros intercambios para generar confianza; pedidos de fotos, videos o conversaciones de índole íntima; extorsiones para conseguir más material (con amenazas de viralizar los que ya tienen) y/o convencerlos de verse personalmente.

Estos pedófilos agazapados a la sombra de la era de las TICs son tantos, que -como muestra un video de la campaña #ElegíCuidarte, de Movistar y Faro Digital- es altamente probable que pudieran llegar a combinar para encontrarse a conocerse entre ellos, sin saberlo, cada uno engañado por el otro.

Qué hacer (y qué no) para atraparlos

"Para cuidar a los más jóvenes en Internet hay que trabajar en la prevención, porque cuando se trabaja a partir de una emergencia siempre llegamos tarde", dice Ezequiel Passeron, director ejecutivo de la ONG Faro Digital, dedicada a la construcción y promoción de ciudadanía y derechos digitales. "Lo que tratamos es de que las madres y los padres dialoguen con sus chicos acerca de Internet, de las situaciones que suceden a diario en las redes. Hay que incorporar los espacios digitales como espacios sociales, que es lo que son. Esto no tiene nada que ver con revisarles el celular o invadirles los perfiles. Lo importante es que puedan sentir que sus padres, docentes, tíos o referentes pueden estar ahí ante cualquier problemática que les suceda. Porque los adultos quizás no sabemos tanto de lo técnico, pero sí tenemos experiencia de vida como para poder frenar una angustia o una situación de un chico que está siendo víctima de grooming".

Con respecto al acosador, aunque escracharlo en las redes sea el primer impulso, hay que contenerlo: muy fácilmente puede crearse otros diez perfiles y contactar a un millón de chicos más. Lo mejor es no amenazarlo, ni siquiera bloquearlo, y no borrar conversaciones u otros contenidos, porque son pruebas. El grooming es un delito contemplado en el Código Penal y se lo puede y debe denunciar. Para asesorarse, www.farodigital.org o 0800 222 1717, Equipo Niñ@s del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, las 24 horas, los 365 días, desde todo el país.

Debido a la cantidad de casos registrados en los últimos años, Movistar busca concientizar y apoyar la lucha contra este delito a través de la campaña #ElegíCuidarte, recientemente lanzada en Argentina.

cerrar

Diez hábitos poco conocidos sobre la vida digital de los adolescentes argentinos (13 a 18 años)

Solamente el 9% acude a un docente si tiene un problema en Internet, y el 30% a los padres.

En el último año, casi cuatro de cada diez (el 38%) se encontraron cara a cara con alguien que conocieron primero online.

El 95% abre al menos un perfil en Facebook, que para el 78% es la red social más usada. Siguen de lejos Twitter e Instagram, cada una con un 8%. Solo el 4% no utiliza redes sociales.

Casi la mitad (47%) configura su perfil de forma pública, de manera que todo el mundo puede verlo.

8 de cada 10 experimentó alguna situación negativa en Internet. Casi la mitad, con altísima frecuencia: un 11% varias veces en el día, 12% todos o casi todos los días, y 16% semanalmente.

Las situaciones que más los perturban son la pornografía (37%), violencia (24%), bullying (20%) y discriminación (13%).

El 56% vio imágenes violentas; el 49% mensajes de odio contra grupos o individuos; el 47%, formas de dañarse físicamente; el 41%, sitios en los que hablan o comparten experiencias sobre drogas; el 38%, sobre anorexia y/o bulimia; y el 32%, sobre formas de suicidarse.

Siete de cada diez vieron imágenes o videos con contenidos sexuales en el último año.

Un 70% sabe desactivar la función que muestra su ubicación, pero solo el 49% sabe cambiar las preferencias de filtro del navegador.

Aunque el lugar más elegido para conectarse es la propia casa, casi siete de cada diez dicen que sobre sus hábitos en Internet su familia conoce entre más o menos y poco o nada.

Te puede interesar