Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los Pumas-All Blacks. Joaquín Tuculet: "Si me diera lo mismo perder que ganar, no podría jugar más"

Parte de la columna vertebral de los Pumas, el fullback afirma: "Le apuntamos al Mundial, pero para eso se tienen que ir dando resultados en el rendimiento y en el marcador"

Sábado 30 de septiembre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
"Para ganarles hay que hacer un partido perfecto los 80 minutos", explica Tuculet
"Para ganarles hay que hacer un partido perfecto los 80 minutos", explica Tuculet. Foto: Reuters

Una máxima futbolera reza que "los equipos se arman de atrás para adelante". Por más asidero que tuviera, no podría trasladarse al rugby, pero sí es cierto que el fullback, el jugador más retrasado de la cancha, es parte de la columna vertebral de todo equipo. En los últimos cuatro años, Joaquín Tuculet ha venido cumpliendo ese rol con eficiencia y constancia en los Pumas.

Hasta el último partido, era quien más había jugado como titular (39) desde la asunción de Daniel Hourcade, aunque en Canberra fue superado por Nicolás Sánchez (40). Su ausencia, no obstante, estuvo plenamente justificada: regresó a la Argentina antes de tiempo para presenciar el nacimiento de su primera hija, Charo. "Estoy muy feliz, llegué justo. Es un momento único y por suerte pude estar en el parto y acompañar a mi mujer [Rocío Currao] y tuve tiempo de estar con mi hija", dijo Tucu desde la concentración en Cardales, donde los Pumas se instalaron el domingo. "Ahora la extraño, pero para lo que son nuestras vidas haber pasado casi dos semanas con ella fue un sueño."

Tuculet también es el tryman del equipo en esta era, con 12 conquistas, y el que más minutos jugó en actual temporada de los Jaguares (1115 sobre 1200 posibles, un 93%). Seguridad en el fondo, excelente uso del pie, elusión, contraataque y definición son algunas de sus virtudes, que los Pumas necesitarán para el gran duelo de esta tarde ante los All Blacks.

"Desde que está Daniel como entrenador tomé mayor protagonismo. Me siento seguro, jugando en mi puesto natural", acepta el platense. "Intento darles confianza desde atrás a mis compañeros, ser una opción con el pie ya que soy zurdo y tratar de generar peligro desde el fondo",

-¿Cómo está el equipo anímicamente?

-Estamos muy bien. Desde afuera se los vio bien contra Australia, jugaron muy bien gran parte del partido. Contra Nueva Zelanda también se había hecho un gran partido. Tal vez ahora se le da más valor después de que le hizo 57 puntos a Sudáfrica. Estamos tranquilos, sabemos que es un torneo duro.

-¿Quedaron conformes con lo hecho en los últimos dos partidos?

-Queremos ganar cada partido que jugamos. No lo pudimos hacer, pero teniendo en cuenta los rivales se hicieron muy buenos partidos. En Nueva Zelanda se planteó muy bien. Hubo 65 minutos muy buenos. Ahora está en nosotros tratar de mantenernos y estar focalizados para que sean 80.

-¿Qué pasa que se caen en los últimos minutos? ¿Es algo físico o mental?

-Es un poco de todo. La exigencia de jugar con los mejores del mundo. Antes capaz durábamos 30, 35 minutos, ahora duramos 65. Es un camino. Cada vez estamos más cerca de Nueva Zelanda. Se tiene que trabajar en estar focalizados. Estar desconcentrados es un lujo que no te podés dar contra estos equipos. Pero estamos en este torneo con los mejores del mundo y tenemos que ir creciendo como equipo. Trabajamos para mejorar, desde los titulares hasta el banco.

-Después de los dos primeros partidos cambiaron notoriamente la forma de jugar...

-En parte también nos vamos acomodando al rival. Además, este equipo tiene que crecer en un montón de cosas. Por ejemplo: utilizar más el pie. Antes no lo hacíamos tanto y el equipo se hacía predecible, sin sorpresa. En defensa, ir más arriba; en ataque, no lateralizar tanto y jugar más enfrente, tomando mejores decisiones. Hoy el rugby se estudia tanto que el equipo necesita ir cambiando porque si no los rivales te van leyendo.

-¿Qué tan difícil es convivir con las derrotas?

-Cuando no me ponga más triste por perder un partido no juego más al rugby. Si me diera lo mismo perder que ganar, no podría jugar más. Pero a este nivel, después de una derrota tenés que cambiar el chip, corregir las cosas que se hicieron mal y ponerse a pensar en el otro partido. Un jugador de alto rendimiento lo tiene que saber hacer. Hay que ser autocríticos y asumir que los partidos no se pierden sólo por virtudes del rival sino también por errores propios, y estamos trabajando para mejorarlos. Apuntamos a llegar de la mejor forma al Mundial, pero para eso se tienen que ir dando resultados tanto en el rendimiento como en el marcador.

-¿Les afectan las críticas?

-Somos profesionales y tenemos que estar no pendientes pero sí dispuestos a escuchar las críticas cuando son constructivas y al equipo lo hacen crecer. Uno tiene que ser equilibrado y darse cuenta que cuando va mal, las críticas van a aparecer. De mi lado yo no tengo problema y ojalá que tengamos un gran partido y podamos ganar, no para cerrarle la boca a nadie, sino para disfrutar entre nosotros. Este equipo se merece una alegría así.

-¿Qué argumentos les permiten pensar que éste puede ser el partido en que le ganen a Nueva Zelanda por primera vez?

-Cada semana que arrancamos previa a un partido con Nueva Zelanda nos planteamos un triunfo. Creo que el equipo año a año va creciendo en relación a los partidos previos. Hay que hacer un partido perfecto los 80 minutos, no hay que cometer errores, pero creo que lo podemos hacer. Estamos en Buenos Aires, con la gente que nos va a apoyar, y eso para nosotros realmente es muy importante. Tengo confianza que vamos a hacer un gran partido.

-¿Cuál es su principal arma para ganarles?

-El equipo tiene que tener una gran defensa. No fue tan buena en Nueva Zelanda, prácticamente cada vez que tuvieron la pelota se nos metieron en la defensa, así se hace muy difícil agarrarlos. Manteniendo todo lo bueno que hicimos en el anterior, la defensa tiene que ser un punto clave.

Ben Smith, sí; McKenzie, no

A la hora de elegir el mejor fullback de los All Blacks, Tuculet no duda: Ben Smith por sobre Damian McKenzie. Un pequeño alivio para los Pumas, en ese caso, ya que el capitán de Highlanders atraviesa un año sabático. "McKenzie es muy peligroso cuando tiene la pelota. Pero no sé si lo elegiría como el fullback de mi equipo", dice Tuculet. "Ben Smith tiene más juego aéreo y otras virtudes", opina.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas