Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Turismo estético: cuando el viaje es la excusa para sanar o embellecer

Implantes capilares o dentales y programas nutricionales forman parte de la tendencia

Sábado 30 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Esteban Maurizi viajó a Estambul para terminar con su problema de calvicie
Esteban Maurizi viajó a Estambul para terminar con su problema de calvicie. Foto: Aratravel

El turismo médico es uno de los sectores que más ha crecido dentro de la industria de los viajes a nivel mundial. Si bien la Argentina es más bien un país receptor de turistas que vienen a hacerse tratamientos -según cifras de la Cámara Argentina de Turismo Médico recibe más de 1000 pacientes por mes de Latinoamérica y España que valoran la pericia médica local a costos más bajos que en sus países de origen-, de a poco también se va convirtiendo en un país emisor de pacientes, que buscan afuera alternativas superexclusivas que acá no consiguen o tratamientos de baja complejidad que además de resultados, le sumen la parte turística que tanto motiva a la hora de encarar un plan de salud. El boom de viajar para sanar ha dado lugar al nacimiento de una nueva categoría de viajero: el turista paciente, que no sólo busca sentirse a gusto, sino, también, contenido.

Desde Aratravel, una de las agencias de turismo que se dedica a organizar tours capilares a Estambul, Maurizi coordina los viajes hacia la capital de Turquía para todos los que, como él, buscan acabar definitivamente con la calvicie. "En la Argentina recién estamos empezando, pero el interés es muy alto. Tenemos paquetes a 2390 euros, que incluyen el tratamiento, la estadía en un hotel 4 estrellas, desayuno y todos los traslados. Incluso puede sumarse un acompañante sin costo adicional. Lo único que hay que pagar aparte es el pasaje", dice y explica que aún así, el tratamiento sigue siendo más conveniente que hacerlo en la Argentina, donde el interés por estos tours médicos hacia países exóticos va en aumento.

Aunque a nivel local los centros que realizan la técnica FUE (pelo por pelo, la más innovadora y la misma que ofrece el paquete a Turquía) son reacios a dar precios sin cita previa, un costo promedio oscila entre los $ 70.000 y los $ 100.000 en el caso de los microtrasplantes robóticos que son los más sofisticados.

"A favor de Estambul juega el resultado. Los turcos son pioneros en todo el tema capilar por una cuestión cultural, lo hacen hace ya mucho tiempo, tienen la técnica muy pulida y son muy estéticos, trabajan mucho con el diseño y la redistribución del cabello. Los resultados son realmente muy naturales. Y además, en Turquía, están subvencionadas las operaciones de este tipo para turistas, por eso es más económico. El tratamiento no se cobra por cantidad, cosa que en la Argentina, sí. Haciendo números, aún comprando el pasaje, te sale más barato y además, de paso, conocés un lugar que está buenísimo", asegura el representante argentino de Aratravel.

Maurizi cuenta que muchos hombres aprovechan un viaje previamente planificado por Europa y recalan, por último, en Estambul, para hacerse el microtrasplante capilar, mientras que otros optan directamente por ir, hacer el tratamiento, y volverse a los cuatro días, que es lo que dura todo el proceso. "También hay tratamientos para mujeres. Y otros donde te implantan barba y cejas", describe Maurizi, que a más de un año de haberse hecho el tratamiento luce orgulloso su renovada melena.

Renovar la sonrisa es otra de las 1as posibilidades más exploradas. Los altos costos de los implantes dentales hacen que muchas personas busquen fuera de su país de origen alternativas más económicas, pero sin resignar calidad. En este sentido, Rumania se erigió como uno de los destinos más elegidos para lograr mejoras estéticas a nivel dental.

Ahora bien; dentro del turismo médico, una de las áreas más requeridas es la dedicada al bienestar. Alemania, Austria y Suiza aparecen en el horizonte como los destinos pioneros en medicina antiage. Paz Dubarry, una argentina que en julio viajó a la clínica La Prairie, está convencida de que "vale la pena la inversión en salud". Uno de los planes mientras todavía estaba casada era ir en pareja al centro Vivamayr, en Austria. Ya separada, aceptó una invitación y se fue a Suiza para probar el programa Detox de la famosa clínica.

"Lo primero que me llamó la atención es que todo es bien médico, no es un spa. Ni bien llegás te asignan un clínico y un equipo de nutricionistas, te sacan sangre, te hacen análisis de orina y un mapeo completo de tu ADN. A medida que te dan los resultados van ajustándote la dieta y los ejercicios. Eso se combina con tratamientos estéticos con productos superexclusivos de origen natural. El disfrute está, pero siempre asociado a la salud".

Según cuenta Paz, hay gente que viaja a hacerse un chequeo anual o que va a recuperarse de una operación. "También ahí se hacen cirugías estéticas, pero el foco está puesto en la longevidad. Lo más famoso es una inyección que te refuerza el sistema inmunológico para enfermarse menos", cuenta Paz, que además del lujo y la atención personalizada le llamó la atención la alta presencia de argentinos: "Había cuatro familias de acá y sólo 30 habitaciones".

En el transcurso de su estadía, que duró una semana, Paz recibió una transfusión de hierro, ya que estaba anémica, y también un informe detallado de su organismo basado en el escáner de su ADN: "Me daba muy alto el aluminio y otros componentes como una enzima que podía contrarrestar con simples cambios en mi dieta -describe Paz-. Te llevás de ahí información que te sirve para toda la vida, que te ayuda a conocerte en serio y que se pueden aplicar fácilmente. Y además aprovechás a conocer porque tenés libertad para salir a conocer. Justo coincidí con un festival de jazz de Montreux y fui a un par de conciertos. Y estás ahí nomás de los Alpes suizos. El lugar es mágico", describe Paz, feliz de su experiencia en uno de los lugares más exclusivos del mundo.

Otro de los lugares que aparecen asociados al turismo de bienestar es el Brenners Park Hotel & Spa en Baden-Baden, Alemania. Más orientado a la estética que a la salud, el hotel es uno de los destinos más elegidos para renovarse. Lejos, muy lejos de casa.

Con la colaboración de Florencia Nijenshon

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas