Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El déjà vu de River: pierde puntos que después le pueden costar caro

Scocco abrió el marcador, de penal, y después Stracqualursi desperdició otro, y tampoco pudo convertirlo en el rebote; Lucas Janson igualó el partido para Tigre en Victoria

Domingo 01 de octubre de 2017 • 20:25
  |  
TigreTigre

-

P
River PlateRiver Plate

-

P
0

Empatados: Tigre-River, 1-1
Empatados: Tigre-River, 1-1. Foto: Mauro Alfieri

En la Superliga , River todavía no supo capitalizar la goleada por 8-0 ante Jorge Wilstermann en la Copa Libertadores y su pase a las semifinales. En la fecha pasada empató con Argentinos 1-1, y en la noche del domingo volvió a igualar 1-1. Esta vez, con Tigre , en Victoria. Ignacio Scocco , de penal, abrió el marcador para River, a los 10 minutos. Después, Denis Stracqualursi desperdició otro penal que atajó Germán Lux. A los 35 minutos, Lucas Janson, de cabeza, igualó el encuentro.

Los déjà vu son sensaciones repentinas de haber vivido antes una situación presente. En los últimos años, los neuropsicólogos comenzaron a atribuir este fenómeno al cansancio y al estrés. No se puede afirmar que River esté cansado o estresado, pero sí hay paralelismos entre lo que le tocó vivir al equipo de Marcelo Gallardo en Victoria, ante Tigre, y el domingo pasado frente a Argentinos, en el Monumental. Ambos encuentros los empezó ganando de penal (primero Pity Martínez, después Ignacio Scocco) y en ambos terminó perdiendo dos puntos que, en el futuro, los puede pagar caro. ¿Por qué? Si bien el certamen es largo, el líder Boca ya le sacó cuatro unidades en la pelea por el título. Y eso que el conjunto millonario se midió contra adversarios que están, desde el nivel colectivo y la jerarquía de sus individualidades, bastante por debajo. Pero River, en las últimas dos presentaciones, se quedó en intenciones, en un empuje emocional que no logró transformar en claridad, elaboración ni en triunfo.

El gol de Scocco

Hace una semana, todavía con los efectos positivos del 8-0 a Wilstermann, el Muñeco hasta se permitió bromear con el flojo partido de River ante Argentinos: "Nos quedó la resaca del jueves, es una buena manera de definirlo. No tuvimos frescura ni claridad para ganarlo". Ayer, el análisis del DT fue más serio: "Yo no lo vi estático al equipo. Si nosotros estábamos así..., entonces los de Tigre estaban clavados. Si tenés buena posesión, no podés estar estático, y la posesión (75 %) la tuvimos casi todo el tiempo. Después, sí nos faltó profundidad".

Lo cierto es que River volvió a sufrir problemas similares a los que tuvo con Argentinos. Tuvo más posesión, pero a la hora de conectarse y romper líneas, no tuvo precisión ni explosión. Después del penal que anotó Scocco a los nueve minutos, que se genera por un gran pase al vacío de Enzo Pérez para Nacho Fernández -ese pase filtrado fue lo que faltó por momentos-, River sólo pateó al arco nuevamente a los 36, con un zurdazo de Nacho Fernández que se fue cerca.

River jugó con un 4-2-3-1, pero la banda izquierda fue muy problemática, con un Casco desordenado y poco firme en la marca, y un Pity desconocido, sin profundidad. Nacho Fernández jugó suelto, atrás de Scocco; y Auzqui sobre la derecha. Ponzio y Pérez, cerrados en el medio. Gallardo volvió a la línea de 4 en el fondo, pero no aprovechó la proyección de los laterales, algo que es vital en el sistema de juego del Muñeco.

El gol de Janson

En el segundo tiempo mejoró y llegó más, pero con arrebatos más que jugadas colectivas. A Scocco le ahogó el gol el arquero Crivelli en una acción individual, De La Cruz tuvo dos disparos desde afuera que se fueron cerca y un gol anulado por offisde; Enzo Pérez también probó desde afuera. Pero otra vez terminó padeciendo el cerrojo defensivo del rival y las pocas ideas para quebrarlo. En el segundo tiempo ingresó Ariel Rojas pero no cambió la ecuación. "Es difícil encontrar espacios con un equipo que se defiende bien atrás. Nos faltó profundidad para romper las líneas bien armadas que tuvo Tigre. Cuando se cansan las piernas, se pierde frescura, y tenés que romper una barrera defensiva importante. Y perdimos destellos de desequilibrio en el segundo tiempo", dijo Gallardo, otro anclaje que se puede hacer con el fin de semana pasado.

Otra coincidencia: cuando le convierten, lo golpean y lo dejan mareado. Le cuesta reaccionar rápido, y anoche se volvió a nublar. La mejoría que se vio ante Tigre con respecto a Argentinos es que tuvo más situaciones de gol, pero le sigue faltando un mejor funcionamiento ofensivo.

Tigre hizo su negocio y tuvo a la figura de la cancha: Lucas Menossi fue el dueño del medio campo con mucha marca y también mostrándose pensante para jugar. Virtudes que le faltaron a un River que todavía sigue mareado y confundido. Y que pierde puntos que luego puede sufrir.

El penal que Lux le atajó a Stracqualursi

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas