Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los Pumas-All Blacks. La mirada neozelandesa: "Todo este sacrificio va a redundar en lo mejor para la Argentina"

Jeff Wilson, histórico wing de los All Blacks, compara el momento actual de los Pumas con el de Nueva Zelanda en 1997, cuando hacía dos años que había ingresado al profesionalismo. El recuerdo del histórico 93-8 en Wellington

Sábado 30 de septiembre de 2017 • 12:00
0
Jeff Wilson frente a Facundo Soler, en aquel recordado encuentro de Wellington
Jeff Wilson frente a Facundo Soler, en aquel recordado encuentro de Wellington. Foto: Archivo

Hace 20 años, los Pumas atravesaban el peor momento de su historia. A dos años de haberse negado a subir al tren del profesionalismo, la gira por Nueva Zelanda les marcó su realidad: el 21 de junio de 1997, la derrota 93-8 ante los All Blacks en Wellington se erigió como la más abultada en su historia.

Enfrente había un equipo plagado de estrellas, entre ellas Jeff Wilson, un wing legendario de los All Blacks que estará en el duelo de esta tarde en Vélez sólo que como comentarista de la televisión neozelandesa.

"Era un momento especial para ser parte de los All Blacks. Habíamos estado juntos por algunos años y veníamos de hacer click hacía poco contra Sudáfrica. Y ciertamente hicimos click en ese partido", recuerda el hombre de Highlanders, que llegó a disputar dos Mundiales y 60 tests en los que apoyó 44 tries entre 1993 y 2001. "Estábamos en control de nuestro juego, teníamos un gran equipo, con grandes jugadores que estaban en su mejor momento. Nos pellizcamos cuando pensamos en el resultado, pero cuando los All Blacks están en uno de esos días, es muy difícil."

La situación actual de los Pumas puede compararse con la de aquel equipo neocelandés, a dos años de haber ingresado en el Super Rugby, y Wilson empatiza con ella: "Pasaron 20 años y los Pumas están empezando a entender lo que significa jugar en el más alto nivel. Eso lleva su tiempo. Nosotros nos beneficiamos primero de jugar profesionalmente".

-¿Qué tan difícil es adaptarse a los viajes?

-Entiendo que es la parte más desafiante para la Argentina. Odio pensar en las veces que dieron la vuelta al mundo este año. Los viajes son un factor. No sé cómo se arregla, no creo que sea fácil, pero creo que todo ese sacrificio al final va a redundar en lo mejor para la Argentina. Un posible segundo equipo en el Super Rugby va a ayudar a ese crecimiento.

-¿El ingreso de la Argentina fue beneficioso para el Rugby Championship y el Super Rugby?

-Absolutamente. Es una cuestión de cantidad de jugadores. Pero lo más importante es entender lo que implica ser exitosos en este nivel. Al jugar contra los All Blacks, Australia y Sudáfrica de manera consistente, los jugadores van aprendiendo las pequeñas cosas que son necesarias. Creo que es realmente difícil la transición entre Pumas y Jaguares cuando es el mismo grupo de personas todo el tiempo. Probablemente pasen más tiempo juntos que con su familia, lo que es muy duro. Va a tomar algún tiempo y va a ser difícil, pero al mismo tiempo demostraron que pueden competir por 60, 65 minutos todos los partidos. Les falta un extra, que es la parte más difícil.

-¿Esperaba que estuvieran mejor a esta altura, luego de siete años en el Championship?

-Han mejorado. No creo que la gente deba ser tan dura con ellos. Están más cerca de manera consistente. Y consiguieron grandes victorias en el camino. Pero esta competencia es muy dura, probablemente la más dura. La victoria está ahí, a la vuelta de la esquina.

-¿Los All Blacks actuales son el mejor equipo de todos los tiempos?

-Cuando juegan como lo hicieron hace dos semanas ante Sudáfrica, no hay forma de ganarles. Pero han estado bajo presión varias veces este año, y eso es bueno para ellos. Los Pumas los pusieron bajo presión en New Plymouth, los Lions los pusieron bajo presión, Australia en Dunedin. Hay jugadores jóvenes que todavía están en desarrollo. Es un momento en que pueden ser desafiados. Es otra oportunidad para los Pumas para hacerlo. Fallaron sus oportunidades en New Plymouth, tienen que encontrar la forma de aprovecharlas. Es una de las grandes eras en la historia de los All Blacks. El desafío es ver cuánto dura.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas