Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Festival Gabo, una ventana al boom del periodismo narrativo

Sobre el fondo del cincuentenario de Cien años de soledad, periodistas y escritores de América latina discuten las nuevas estrategias del oficio

Sábado 30 de septiembre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Los talleres son una clave del Festival
Los talleres son una clave del Festival.

MEDELLÍN, Colombia.- En el año que se celebra el cincuentenario de la publicación de Cien años de soledad, todo lo relacionado con Gabriel García Márquez adquiere un tinte macondiano, ligado al realismo mágico. La jornada inicial del Festival Gabo, organizado por la Fundación Gabriel García Márquez, que se celebra por quinta vez en Medellín, Colombia, ofrece escenas que podrían formar parte de uno de los relatos del boom. O, quizás, con un festival que cuenta con 4945 inscriptos, estemos en presencia de un nuevo boom: el del periodismo narrativo. En un marco de exuberancia vegetal, en el Jardín Botánico, unas 1500 personas asisten, un jueves por la mañana, a escuchar la maratón de las mejores historias de Iberoamérica. Dentro del Orquideorama, un imponente auditorio integrado a la naturaleza, los doce finalistas del concurso del premio Gabo en sus cuatro categorías (texto, imagen, cobertura e innovación) presentan y reflexionan sobre sus trabajos. "Cuando el premio se llamaba Nuevo Periodismo, con Gabo disfrutábamos de «la cocina», el momento en donde nos reuníamos a mirar los trabajos finalistas. Eso lo hacemos ahora de cara a la gente", recuerda el presidente de la Fundación, Jaime Abello Banfi. Y resume, de algún modo, el espíritu del festival: "El mejor modo de honrar la memoria de Gabriel García Márquez es haciendo las cosas como a él le gustaban: alegre como es la vida, y comprometidas con las cosas que a él le interesaban, como el buen periodismo, la democracia y una sociedad mejor aquí en América latina".

Una de las exposiciones más valiosas es la del tándem entre el periodista español Alberto Arce y el reportero gráfico argentino Rodrigo Abd, sobre su trabajo Los nuevos piratas del Caribe, que narra la crisis del sector pesquero en Venezuela, nominados en la categoría texto. "Trabajamos realmente en equipo Durante un mes, Rodrigo y yo hemos estado investigando, sorprendiéndonos, haciéndonos preguntas y discutiendo, sin exagerar, tres o cuatro horas por día", explica el español. "Estamos convencidos de que el periodismo no es ir a contar lo que ya sabemos, ponerle la firma y decir estuve acá. Es cuestión de ir con una idea y poder cambiarla con el correr de los días", agrega Abd.

Buena parte de los 80 invitados internacionales, que llegaron hasta aquí, pululan entre sus colegas como una especie de press stars. Martín Caparrós, que participará de la presentación del libro recomendado del festival, No somos refugiados, del español Agus Morales, no para de sacarse fotos con fans de todo el continente. En una ronda con colegas de Cuba y Perú, entre chicanas futboleras de cara al partido definitivo por las eliminatorias del próximo jueves, cuenta que en pocos días llega a las librerías una reedición conmemorativa de Larga distancia, su libro de crónicas de viaje, a 25 años de su publicación original, gentileza de sus amigos de la editorial Malpaso. Y, de paso, el flamante ganador del premio Mars Caboot, cuenta una anécdota de su última visita a la Argentina: "Un mediodía pasé por Güerrín, una de mis pizzerías favoritas y paré a comer una porción de muzzarella. Cuando llego a la caja, me reconocen y no me quieren cobrar. «Invitación de la casa, Caparrós», me dijeron. Me dio vergüenza. Pero ese día, sentí que de verdad había triunfado en la vida".

Usos y costumbres

El festival, que empezó el jueves y termina esta noche con un concierto de Totó La Momposina, ofrece un programa con más de 40 actividades, entre presentaciones, mesas redondas, talleres y charlas. Gastón Roittberg, Secretario de Redacción Multimedia de La Nación, expuso el modo en que el diario se convirtió en uno de los pioneron en innovación dentro del continente; el israelí Gilad Lotan, de BuzzFeed, contó cómo construir un medio a partir del cruce de datos y estadísticas de los usuarios, y Federico Río contó la historia por detrás de #Transputamierda, su serie de fotografías expuestas en el marco del festival, que retratan el abandono que sufre la Colombia rural. La sede principal es el Jardín botánico, pero el programa se esparce por distintas partes de la ciudad, como el Museo de Arte Moderno o la Universidad Pontificia Boliviariana.

El taller que Walter Hernández, cantante del grupo Systema Solar y director de Vokaribe Radio, un medio alternativo con sede en Barranquilla, se extendió a lo largo de dos horas, y fue uno de los más celebrados de la programación. "Más allá de las conferencias, una gran virtud es juntar a todo este combo de gente dedicada a contar historias que no siempre se cuentan. Hay tiempo para establecer lazos reales, y asimilar otro tipo de experiencias de un modo directo, y retomar el espíritu del maestro García Márquez, que decía que no puedes desligar nada de lo que escribes, ni de lo que haces, de la cultura y de la realidad".

El periodista Rafael Escalona, becario de la Fundación e integrante del recientemente disuelto colectivo Cachivache Media, comparte esa visión: "Para mi generación, el trabajo de la FNPI fue la puerta para conectarnos con el periodismo de todo el continente. En Cuba, a partir del trabajo de varios medios alternativos, hemos logrado que la Fundación reconozca estos movimientos y generar una relación muy provechosa. Por segundo año consecutivo, hay un trabajo en la categoría texto finalista en el Premio", se entusiasma. Y agrega: "El festival brinda la oportunidad de conocer gente valiosa, fraguar intercambios o posibles experiencias de beneficio común. En lo personal, estoy ansioso por conocer a Joe Sacco".

Eva Moure llegó desde Barcelona como parte de la comitiva de Oxfam, una ONG que trabaja en desarrollo, acción humanitaria, comercio justo y sensibilización, y colabora con la FNPI en periodismo sobre desigualdad. "Tengo expectativas por conocer qué están haciendo periodistas de otros medios de distintos lugares de todo el mundo, y descubrir las diversas formas de narrar y de contar las cosas. Será oportunidad, también, para conocer cara a cara a muchas firmas. La chance de tener una conversación con gente que reconoces o admiras es algo realmente muy valioso", dice la catalana.

Luego de compartir una mesa celebrando el gozo omnipresente en Cien años de soledad, junto a la mexicana Guadalupe Nettel, el escritor Sergio Ramírez (ex vicepresidente de Nicaragua) y el colombiano Darío Jaramillo, la escritora y poeta cubana Wendy Guerra, suerte de ahijada de García Márquez, se sube a un ómnibus que nos traslada hacia una cena. En ese trayecto, recuerda sus días en Buenos Aires a mediados de los 90 y canta un fragmento de "Mi caramelo", aquella balada de la Bersuit. "Es mi canción favorita de allá", dice. "Gabo sigue siendo una presencia muy fuerte. Imagínate que desde donde está, nos sigue juntando". La escena, casual, también tiene algo de realismo mágico.

Los premiados

Anoche fue la gala de del Premio Gabo, que reconoció a las mejores piezas periodísticas del año en Iberoamérica, seleccionadas por 41 jurados en tres rondas de juzgamiento, entre 1.383 postulaciones. El cubano Jorge Carrasco, con Historia de un paria, publicado en El Estornudo, se alzó con el premio de la categoría texto, con un perfil de la travesti más legendaria de la isla. En la categoría Imagen el trabajo seleccionado fue Buscadores en un país de desaparecidos, un proyecto colectivo publicado en la revista mexicana Pie de Página. La categoría cobertura fue para El mapa de la muerte: 15 años de homicidios en Cali, otro trabajo colectivo publicado por el diario El País de Colombia. Y en la categoría Innovación, ganó el ilustrador hondureño Germán Andino, con El hábito de la mordaza, un cómic digital que publicó El País, de México. Durante la premiación también se entregó el Reconocimiento a la Excelencia Periodística a Jorge Ramos, periodista de Univisión, y el Reconocimiento Clemente Manuel Zabala a un editor colombiano ejemplar a Fernando Ramírez, de La Patria de Manizales.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas