Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Operativo en Puerto Rico para acallar las críticas

Trump intenta superar la crisis con el envío de 10.000 efectivos y un buque del ejército a la isla

Sábado 30 de septiembre de 2017
0

WASHINGTON (De nuestro corresponsal).- La Casa Blanca amplió la ayuda a Puerto Rico con un enorme operativo militar, en un tardío intento por contener la crisis humanitaria que dejó el paso del huracán María y acallar las críticas a la respuesta federal, que provocó cruces entre Washington y San Juan, y despertó comparaciones con la fallida respuesta a Katrina, en 2005.

En San Juan, miles de puertoriqueños tomaron cruceros para escapar de la isla, destruida por el huracán María
En San Juan, miles de puertoriqueños tomaron cruceros para escapar de la isla, destruida por el huracán María. Foto: Reuters / Albin Báez

El presidente Donald Trump, fustigado toda la semana por prestar más atención a su guerra cultural contra los atletas que se arrodillan durante el himno que a la crisis en Puerto Rico, elogió los esfuerzos de su gobierno e insistió en las dificultades para proveer asistencia.

"La respuesta y el esfuerzo de recuperación probablemente nunca se ha visto para algo como esto. Esta es una isla rodeada de agua. Agua grande, del océano", justificó Trump. Casi la mitad de los 3,4 millones de habitantes de la isla -ciudadanos norteamericanos- carece de agua corriente. Faltan alimentos, combustibles, medicamentos y energía. La red eléctrica quedó destrozada. Hasta ayer, la mitad de los hospitales permanecían cerrados.

En el puerto de San Juan, en una de las mayores evacuaciones desde el devastador paso de María, miles de personas atestaron un crucero para dejar la isla, donde se veían largas colas para conseguir comida, hielo o dinero de los cajeros.

Trump dijo que había ordenado una "masiva movilización federal" que incluía a más de 10.000 efectivos. La Casa Blanca designó además a un general para coordinar las tareas de asistencia de las agencias federales, y el Pentágono despachó ayer el buque hospital USNS Comfort, desde Virginia.

Nada parecía ser suficiente. La escasa asistencia se sumaba a las "dificultades logísticas" en Puerto Rico para mover la ayuda que ya había llegado. Faltaban camiones y hombres para conducirlos a través de rutas dañadas.

A la falta de reflejos del gobierno federal se sumó el malestar por la narrativa que intentó instalar Trump de que la asistencia era "genial". La secretaria interina de Seguridad Interior, Elaine Duke, dijo que estaba "muy satisfecha" por el operativo federal. La llamó una "buena historia noticiosa".

"¿Ella dijo eso?", reaccionó ayer la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz. "Eso me enoja y me frustra. Es una declaración irresponsable. ¡Diablos, ésta no es una buena historia noticiosa! ¡Esta es una historia de gente que está muriendo! ¡Es una historia de vida o muerte!"

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas