Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Copa del Mundo 2030: una candidatura que ya suma más conflictos que trabajo

La inclusión de Paraguay como sede del Mundial del Centenario molestó al gobierno uruguayo, que no retomará las conversaciones hasta que la situación se aclare

Domingo 01 de octubre de 2017
0
Tabaré Vázquez, presidente uruguayo, y Mauricio Macri, hoy enfrentados por la inclusión de Paraguay en el Mundial 2030
Tabaré Vázquez, presidente uruguayo, y Mauricio Macri, hoy enfrentados por la inclusión de Paraguay en el Mundial 2030.

En el Defensores del Chaco, la catedral del fútbol paraguayo, jugaban la selección local y Uruguay por las Eliminatorias rumbo al Mundial de Rusia. De repente, la pantalla gigante del estadio proyectó un video promocional del Mundial 2030, que hasta ese día tenía como potenciales organizadores a Argentina y Uruguay. Paraguay se unía a la fiesta. En el estadio asunceño había dirigentes de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) que se sorprendieron con lo que vieron. Creían que los paraguayos se habían cortado solos.

La escena ocurrió el 5 de septiembre. Casi un mes después, la herida no está cerrada. Todo lo contrario: Uruguay culpa a la Argentina de haber aceptado la anexión de Paraguay a la postulación del 2030. Y en la vecina orilla del Río de la Plata entienden que fueron ellos los primeros en hablar del Mundial del Centenario, ya que fue el propio presidente Tabaré Vázquez quien recibió en Montevideo en 2006 a Joseph Blatter, por entonces presidente de la FIFA. Ambos líderes se dieron la mano. Uruguay tomó la iniciativa para traer el Mundial a esta parte del mundo y, tiempo después, eligió a la Argentina como socia. Pero la idea original les pertenece.

"Uruguay fue quien planteó con meridiana claridad el deseo de que se festejaran los cien años en el país que organizó el primer campeonato mundial", afirmó Vázquez durante una visita oficial a los Estados Unidos la semana pasada. Él fue el padre de la criatura y exige respeto. Su gobierno y la AUF entienden que Asunción no lo tuvo. Y que Buenos Aires dejó entrar a los paraguayos sin, siquiera, avisar.

La idea original de que Paraguay tenga una o dos subsedes es del presidente guaraní, Horacio Cartes. Una paradoja: tanto Cartes como Macri y Vázquez hicieron política en el fútbol: Cartes fue presidente de Libertad, Macri, de Boca, y Vázquez, de Progreso. Y pudo haber sido presidente de la AUF. Los tres saben, entonces, del magnetismo de la pelota para construir poder. Por eso, en Montevideo no entienden cómo nadie les avisó de la inclusión paraguaya en la candidatura.

"Nunca llegó ninguna propuesta formal. Estamos molestos", fue la frase del Secretario de Deportes uruguayo, Fernando Cáceres. El funcionario, que ocupa un rol clave de cara al 2030, era gerente de la AUF en 2006, cuando Tabaré le habló por primera vez de la idea a Blatter.

Incluso, Robert Harrison y Alejandro Domínguez (presidente de la Asociación Paraguaya y de la Conmebol, respectivamente), viajaron a Buenos Aires hace unos días para hablar del Mundial con Macri y sus dos funcionarios a cargo de organizar las reuniones de trabajo: Fernando Marín y Carlos Mac Allister. No vino un solo emisario uruguayo. "No fuimos invitados", sostienen desde Montevideo.

La agenda marcaba un encuentro tripartito en Asunción para el viernes pasado, que se suspendió. El incidente aún no está solucionado y nadie quiere volver a sentarse a la mesa de trabajo hasta que las reglas de este juego estén claras. "La reunión de trabajo no tenía fecha firme en la agenda. Queda postergada hasta después de las elecciones (del 22 de octubre). Puede haber entredichos entre todos, pero no hay nada raro", concedió una fuente del gobierno argentino.

Macri recibirá el miércoles al presidente de la FIFA, Gianni Infantino. Será su primera vez aquí: ya estuvo en Uruguay y Paraguay. Si la candidatura para el 2030 quiere prosperar, necesita mostrarse unida y dejar de lado estas rispideces. Domínguez es la llave para llegar a la FIFA: el paraguayo revista como VP de finanzas de la casa del fútbol mundial (el cargo que supo ser de Julio Grondona) y tiene una buena relación con el presidente Infantino. De hecho, el día en que fue elegido presidente de la Conmebol, Infantino estaba en Asunción acompañándolo. Y una de sus primeras visitas oficiales en el cargo fue al edificio que está enclavado en Luque y que supo tener inmunidad diplomática hasta hace unos años: allí es donde Domínguez tiene su oficina.

Claudio Tapia, el presidente de la AFA, sabe que el Mundial 2030 es una idea estratégica del gobierno. Tiene en la cabeza al dirigente que coordinará las reuniones de cara a la postulación, que ni siquiera tiene fecha. Tapia se vio la semana pasada en Colombia con Wilmar Valdez (presidente de la AUF) y con Robert Harrison (presidente de la Asociación Paraguaya de Fútbol), durante una reunión del Consejo de la Conmebol. Todos creen que el conflicto se arregla con una explicación oficial de por qué Paraguay se sumó sin el acuerdo de todos. A nadie le conviene la pelea.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas