Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

De los lectores: cartas & mails

Hay que poner fin a un sistema fascista; Otra lección de Once; Abuso en el colegio; Viajes de egresados; Hospital Fernández; Respeto por la vida; Autopista Illia

Domingo 01 de octubre de 2017
0

Carta de la semana

Hay que poner fin a un sistema fascista

Ya antes del caso "Pata" Medina, según la consultora Taquion, siete de cada diez personas desconfiaban de los gremios, y sólo el 8% los consideraba "bastante o muy" confiables. Gran oportunidad para terminar con el sistema sindical fascista vigente desde tiempos de Perón, desregulando y dejando en libertad a los trabajadores para crear y aportar o no al sindicato que prefieran.

Así, estas organizaciones se transformarán en eficientes mutuales, en competencia, para beneficio de los trabajadores. De otro modo, si el gobierno no desarma este poder sindical verticalista y militarizado, la Argentina seguirá viviendo con una columna vertebral fascista y con una corrupción sistémica que no se soluciona ni encarcelando a cien dirigentes.

Alejandro A. Tagliavini

DNI 12.342.072

Otra lección de Once

Todavía no puedo creer que con la tecnología que hoy existe (y ya estaba disponible desde mucho antes de la tragedia de Once) se siga dando potestad de tantas vidas que viajan en un tren a un motorman. Sin invertir muchos dólares, se pueden aplicar mecanismos de sensores y circuitos automáticos para que las formaciones frenen de manera autónoma al detectar que se aproxima a estación central o a puntos intermedios. Incluso para advertir, muchos metros antes de pasar por un paso a nivel, que hay un vehículo detenido sobre las vías, evitando una colisión. ¿A ningún representante judicial se le ocurrió este tema? ¿Ningún político conoce esto? Así como después de cometido un delito no se puede alegar como defensa que uno no conocía la ley -la pena se aplicará de todas maneras- los funcionarios deberían evitar usar, como excusa, el desconocimiento de ciertos mecanismos de control y tecnológicos, ya que ellos hacen a nuestra seguridad. Pensemos no a base de qué partido político somos afines, sino en las vidas de todos los usuarios. Si hoy no están implementados dichos mecanismos, la desidia continúa. Si el motorman se levanta deprimido y se quiere suicidar, entonces hoy se lleva puestas también las vidas de todos nosotros. ¿Y si es un terrorista? ¿Si sufre un ACV o un paro cardíaco?

Ayer, hoy y siempre es el Estado quien tiene la responsabilidad de aplicar los mejores mecanismos para evitar una tragedia.

Gabriel Mavric

DNI 25.096.447

Abuso en el colegio

Más allá de la investigación que deberá realizar la Justicia por la grave denuncia de un abuso efectuado contra una menor durante la primera noche de ocupación del Colegio Nacional de Buenos Aires, es evidente la responsabilidad que le cabe al rector del colegio, por no haber tomado las debidas medidas para evitar que estudiantes menores de edad ocuparan el edificio de día y de noche. En algún momento, los adultos, especialmente cuando son autoridades, deberán acostumbrarse a asumir responsabilidades más allá de las que les caben a los estudiantes que cometieron el delito de usurpación. Estos últimos también tendrán que hacerse cargo por el encubrimiento del abuso. No es sólo con manifestaciones callejeras que se debe sostener el principio de "Ni una menos".

Jorge Reynoso Naón

DNI 4.381.522

Viajes de egresados

Las fiestas de egresados de los colegios secundarios dejan, semana a semana, el mismo saldo. La mayoría de los chicos llegan a ellas alcoholizados, en un estado de exaltación. En el boliche hay peleas a trompadas, con ojos morados y dientes rotos; algunos intoxicados terminan recibiendo atención médica. Y con mucha frecuencia alguno sufre un coma alcohólico y corre riesgo de vida. Además, tanto los que van a egresar como los centenares de invitados, al día siguiente perderán un día de clase (que hay que multiplicar por la cantidad de fiestas a las que asisten) o concurrirán a sus trabajos con las consecuencias de la falta de descanso. Y todo esto sin considerar el costo económico de ese festejo. El alquiler del local bailable, el disfraz, el transporte, la "previa" y el desayuno posterior pueden alcanzar la suma de 5000 pesos por chico. Así, un grupo de 60 alumnos habrá gastado en esa noche 300.000 pesos, el equivalente a doce casas de la ONG Techo. Ninguno de los adultos cercanos a los adolescentes que "eligen" esa manera de festejar el final del ciclo escolar nos sentimos cómodos con ella. Sin embargo, ¿por qué la avalamos? Cuando se muera un chico de nuestra comu-nidad por un coma alcohólico, en un accidente o en una pelea, ¿nos vamos a poder mirar a los ojos?

No hay paisaje más triste que el ocaso de la sensatez.

Alejandro Tloupakis

DNI 23.250.242

Hospital Fernández

En relación a la carta de lectores de la señora Géci del jueves pasado, quisiera comentar que, en efecto, el paciente de referencia ingresó a la guardia del hospital en coma profundo secundario a hemorragia intracerebral espontánea, no vinculada a malformaciones vasculares, el 19/6/17. Fue operado por neurocirugía ese mismo día, efectuándose evacuación del hematoma, biopsia, craniectomía descompresiva y drenaje ventricular. Recibió cuidados intensivos, pese a lo cual desarrolló hipertensión endocraneana y se decidió una ampliación de la craniectomía el 26/6/17. El paciente permaneció en terapia intensiva hasta el 12/7 en que pasó a terapia intermedia, con diagnóstico de estado vegetativo. En esa unidad se le colocó una gastrostomía percutánea para alimentación y se logró retirar la vía aérea artificial con lo cual pasó al servicio de clínica médica. Fue atendido por neurocirugía, terapia intensiva, nutrición, kinesiología, clínica médica y servicio social. Los familiares realizaron consultas con los centros de rehabilitación Roca del GCBA y ALPI, ya que el paciente tiene cobertura social como monotributista, munidos de un resumen de historia y de los estudios realizados. En ambos centros los especialistas coincidieron que no era un paciente para rehabilitar habida cuenta de las graves lesiones cerebrales. Dos familiares del paciente son enfermeros y le manifestaron a la médica tratante que se harían cargo de la atención en el domicilio familiar. El 4/9/17 se realizó la historia social y se solicitó por mail el Certificado Único de Discapacidad los días 7 y 14/9. El día 8/9/17 el paciente estaba en condiciones de alta y la familia pidió llevárselo el 13/9/17 para que estuviera el día de su cumpleaños en su casa. El servicio tratante accedió, se le explicó a la familia cómo preparar la alimentación, se le dio la medicación anticonvulsivante y ese día se le otorgó el alta con todos los recaudos médicos a tal fin. El 25/9 la familia concurrió al hospital, donde se le entregó más medicación. En ningún momento manifestaron los inconvenientes referidos por la señora Géci, quien nunca se hizo presente durante la internación, ni a los médicos tratantes, ni a sus jefes ni a esta dirección.

Dijo San Juan Pablo II que el paciente con estado vegetativo está bajo la amorosa mirada de Dios por ser de sus hijos más desposeídos. Toda la actitud del equipo de salud estuvo regida, consciente o no, por esta premisa. El joven pasó su cumpleaños en su casa. El lema del hospital es "Pasión por atender mejor a la gente" y esta pasión consiste en brindar una atención de excelencia al que lo necesita sin importar nacionalidad, género, credo ni cobertura social.

Dr. Ignacio J. Previgliano

Director Médico Hospital General de Agudos J. A. Fernández

iprevigliano@buenosaires.gob.ar

Respeto por la vida

Despierta perplejidad que la Asociación de Abogados de Buenos Aires adhiera a unas actividades organizadas para incentivar el aborto legal, seguro y gratuito. Parecería que esa entidad quiere ignorar que el aborto es contrario a nuestra Constitución. El artículo 75, dice: "Dictar un régimen de seguridad social especial e integral del niño en situación de desamparo, desde el embarazo hasta la finalización del período de enseñanza elemental, y de la madre durante el embarazo y el tiempo de la lactancia". Por otra parte, la Convención Americana de Derechos Humanos, incorporada a nuestra Constitución, en su artículo 4 señala: "Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y a partir del momento de la concepción." La persona por nacer que es destruida aumenta el campo de los desaparecidos, como hace unos días ha recordado con pertinencia el arzobispo de La Plata.

Salvador María Lozada

salvadorlozada72@gmail.com

Autopista Illia

En el editorial del 26, LA NACION se refiere a la modificación de la traza actual de la autopista Illia. Se trata de una obra semifaraónica que no parece justificarse. Con toda seguridad, si se hiciera una consulta a los ciudadanos de la CABA sería desaprobada por la gran mayoría: 150 millones de dólares es mucho dinero y en nuestro país hay muchas necesidades insatisfechas que podrían solucionarse con esos fondos. La conexión de la AU Illia con la Avenida 9 de Julio funciona muy bien. Debemos preguntarnos entonces si tiene sentido llevar adelante la modificación por algo de dudosa practicidad.

Horacio M. Barilatti

barilatti@yahoo.com

En la Red

El papa Francisco no viene a la Argentina en 2018

Facebook

"Pensar que elegí el nombre de Francisco para mi nieto, estaba tan emocionada de tener un Papa argentino, y ahora estoy tan decepcionada. Nunca me hubiese imaginado" - Graciela Alejandra

"Mejor, nos ahorramos la vigilancia y los gastos que genera la visita de un jefe de Estado" - Manuel Alfonso

"Me parece pésimo. Juan Pablo II visitó su país en primer lugar, y creo que es lo que corresponde" - Sil Rouseaux

"Qué triste es esto. Pienso en tantos compatriotas que se sintieron orgullosos cuando fue elegido y tantos religiosos y religiosas que esperaban su visita" - Norberto Emilio Laje

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.aro a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas