Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Trump endurece el tono y ataca a las autoridades de Puerto Rico

Acusó a la alcaldesa de San Juan de tener una "pobre capacidad de liderazgo" para enfrentar la crítica situación de la isla

Domingo 01 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
En Yabucoa, Puerto Rico, desolación tras el paso del huracán
En Yabucoa, Puerto Rico, desolación tras el paso del huracán. Foto: AP / Gerald Herbert

WASHINGTON.- Ante el vendaval de críticas por su respuesta a la crisis en Puerto Rico, destruido por el huracán María , Donald Trump desparramó ayer ataques en Twitter contra la prensa, la oposición y la principal vocera de la desgracia en la isla: la alcaldesa de San Juan, Carmen Yolín Cruz, que había rogado un día antes más ayuda.

"Estoy suplicando, suplicando a cualquiera que nos oiga que nos salve de la muerte", había dicho Cruz, furiosa y frustrada, con la voz entrecortada, en el epílogo del viernes, casi diez días después del golpe de María. Había pedido más ayuda a Trump ante las cámaras y criticado la escasa agilidad de la asistencia federal.

"Si alguien nos está escuchando, estamos muriendo. Y nos están matando con su ineficiencia y su burocracia", continuó.

El desesperado pedido de Cruz llegó mientras Trump viajaba de Washington a su resort en Bedminster, Nueva Jersey, donde suele pasar los fines de semana y jugar al golf. Desde allí, el presidente cargó contra la alcaldesa, a quien acusó de mostrar una "pobre capacidad de liderazgo" y de seguir instrucciones de la oposición al atacarlo.

"A la alcaldesa de San Juan, que fue muy elogiosa hace sólo unos días, ahora los demócratas le dijeron que debe ser desagradable con Trump", escribió el presidente en Twitter, a las 7.19 de ayer.

"Muy pobre capacidad de liderazgo por parte de la alcaldesa de San Juan, y otros en Puerto Rico, que no son capaces de lograr que sus trabajadores ayuden. Ellos quieren que todo se haga por ellos cuando debería ser un esfuerzo comunitario. 10.000 trabajadores federales ahora están en la isla haciendo un trabajo fantástico", cerró.

Mientras, en Puerto Rico, alrededor de la mitad de los 3,5 millones de habitantes, todos ciudadanos estadounidenses, aún carecía de agua corriente. Faltaban alimentos, medicamentos y combustible, y varios hospitales seguían cerrados. El general que coordina la asistencia federal, Jeffrey Buchanan, reconoció que aún faltaba ayuda para contener la crisis.

La escasez de reflejos de la Casa Blanca en Puerto Rico, un territorio estadounidense, contrastó con la ágil respuesta del gobierno federal a los huracanes Harvey, que azotó Texas, e Irma, que golpeó Florida tras un arrasador paso por el Caribe.

Día tras día, el desastre climático se convirtió en un desastre político cada vez más grande para Trump, tapado por durísimas críticas que, ayer, recordaban además que el presidente tuiteaba desde uno de sus hoteles con campo de golf.

La negligencia oficial arraigó la comparación con la respuesta del gobierno de George W. Bush al huracán Katrina en Nueva Orleans, en 2005. Trump también fue acusado de carecer de empatía y de ser racista por no prestarle más atención a una crisis que ha golpeado a una población latina.

"El presidente demostró de nuevo que no le importa un diablo la gente pobre, la gente de color", fustigó el general (R) Russell Honoré, que lideró la operación militar que respondió a Katrina, y estaba en Puerto Rico durante el paso de María.

Darren Soto, congresista demócrata, dijo que todo era un "acto de negligencia", y que el gobierno había subestimado la crisis.

"Hemos invadido países pequeños más rápido de lo que ayudamos a ciudadanos estadounidenses en Puerto Rico y en las islas Vírgenes", graficó Soto.

Los ataques de Trump también alcanzaron a los medios: sólo querían "sacarles el espíritu" a los soldados y el personal de emergencia, dijo. Lo mismo hizo su vocera, Sarah Huckabee Sanders. Unas horas después, Trump intentó morigerar sus ataques con elogios a los puertorriqueños (a quienes llamó un "pueblo genial") y al gobernador de la isla, Ricardo Roselló. También hizo un llamado de unidad.

Cruz ya había respondido a los tuits presidenciales en otra entrevista en la cual dijo que no tenía tiempo para las distracciones y que su principal meta era salvar vidas en Puerto Rico.

"Para lo único que tengo tiempo es para que la gente consiga ayuda", afirmó la alcaldesa de San Juan.

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.