Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Referéndum en Cataluña: el cierre de una campaña marcada por el grotesco

Desde "urnas chinas", hasta Tweety, el proceso sumó elementos que fueron furor en las redes

Domingo 01 de octubre de 2017
0

BARCELONA (LA NACION).- Tenía que ocurrir. Entre el llamado "Acorazado de Piolín" -que en la Argentina sería el pajarito Tweety- movilizado por la Moncloa y las "urnas chinas" que el gobierno catalán sacó de la manga para votar, el proceso independentista sumó, en medio de las tensiones, una generosa cuota para la sátira.

"Por lo menos nos reímos un poco de nosotros mismos, que, a estas alturas, es muestra de que nos queda inteligencia", dijo, sarcástico, un empleado de un bazar del barrio de El Clot, que ayer vendió más banderas que en una final de fútbol. "Si me piden españolas, igual tengo", aclaró.

De uno y otro lado, los extremos dieron generoso material para el grotesco en una ciudad crispada en la que, sin embargo, ambos bandos aparecieron hermanados por un mismo modismo: el de exhibir su posición con una bandera atada a los hombros.

"Lo que mola [lo que está bueno] es llevar una bandera como una capa", comentaba una oyente en la radio local, al explicar el fenómeno que hizo carne, sobre todo, en los menores de 30 años. A estas horas, no importa el bando, la bandera se convirtió en elemento básico para salir a la calle.

Con el correr de la tarde, las de tres bandas de España se multiplicaron y avanzaron sobre balcones y espacios públicos en los que, hasta hace poco, se veían bastante poco. Mucho más nutrida era la presencia de las "esteladas", tal como se conoce a la que simboliza una Cataluña independiente.

Pero a la hora de la sátira, lo que hasta ahora se lleva todos los premios es el llamado "Acorazado de Piolín". Tal el apelativo con el que se conoce al crucero turístico Mody Dada, alquilado a última hora por el gobierno nacional y atracado en el puerto local para alojar a cientos de policías nacionales trasladados para suplir la aparente pasividad de los regionales Mossos d'Esquadra.

Ocurre que el barco en cuestión tiene pintados en su casco las figuras de populares dibujos animados. Entre ellos, el Demonio de Tasmania y, sobre todo, el Gato Silvestre y su inefable provocador, el pajarito Tweety (sí, el de "He visto un lindo gatito"), que en España se conoce como Piolín.

Fueron tales las burlas que hubo intentos por cubrir los enormes dibujos con -igualmente enormes- lonas sobre el casco y puentes. Pero no hubo caso: el rebelde pajarito aparecía una y otra vez. Siempre perseguido por su archienemigo, el Gato Silvestre. "Si a eso le sumamos que el presidente regional, Carles Puigdemont, se parece a Harry Potter, esto terminará siendo un éxito para las fantasías animadas de la Warner", fue una broma largamente repetida por Twitter.

Hasta el omnipresente activista Julian Assange no se pudo resistir y pidió "libertad para Piolín".

En el otro extremo, el folklore político se cebó con la "urna china" que el vicepresidente Oriol Junqueras sacó de la manga y presentó como la herramienta para llevar a cabo hoy la cuestionada votación.

"Mi mujer tiene una igual para guardar la ropa sucia", arrancó el presidente del Partido Popular (PP) catalán, Xavier García Albiol.

A partir de allí, todo fueron mofas contra los pequeños contenedores de plástico semitransparente con los que el gobierno regional pretende, de algún modo, dotar a los 2315 colegios electorales.

"Son igualitos a los que vende el supermercado chino de la esquina", repitieron cientos de mensajes por las redes sociales, poco menos que llamando al fraude.

En medio quedan los talleres con que los defensores del referéndum llamaron a la "resistencia" en las escuelas. Para burlar a la policía, nadie, por supuesto, dijo ni media palabra del referéndum.

Sí los hubo, en cambio, de zumba, de magia, de malabares, de manualidades y hasta de producción de butifarras. A la hora de improvisar, no faltó casi nada.

Pep Guardiola: "Se vota por la democracia"

"No se vota por la independencia, se vota por la democracia", afirmó ayer el director técnico catalán Josep Guardiola, al confirmar que emitió su sufragio por correo para el referéndum catalán de hoy.

"Sí, voté por correo", explicó el entrenador del Manchester City al refrendar su respaldo a la iniciativa y reclamar que se le permita al pueblo catalán expresarse libremente. "Es una jornada por la democracia y el referéndum es legal."

"El pueblo de Cataluña quiere que la gente hable y no hay mejor manera de hacerlo que ésta", completó el ex técnico del Barcelona, tras un triunfo frente al Chelsea.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas