Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Referéndum en Cataluña. El detrás de escena del partido: la disputa interna de Barcelona y los polémicos gestos de Las Palmas

El paso a paso de la previa de un partido que estuvo cerca de no jugarse; qué pasó y quiénes fueron clave en el desenlace

Domingo 01 de octubre de 2017 • 11:17
  |  
BarcelonaBarcelona

-

P
Las PalmasLas Palmas

-

P
0

El Camp Nou sin público
El Camp Nou sin público. Foto: Reuters

El partido Barcelona - Las Palmas se convirtió en la metáfora perfecta de la disputa entre Cataluña y España por la independencia catalana. Incluso, comenzó a jugarse mucho antes del pitazo inicial. Rumores, declaraciones cruzadas, decisiones unilaterales y poca colaboración entre ambos bandos. Así se vivió la previa del encuentro, como también se había vivido la previa del la votación de hoy del referéndum catalán.

Foto: Reuters

Desde las primeras horas de la jornada, comenzó la tensión. Desde el Gobierno de España habían anunciado que la votación era anticonstitucional. Y lo hicieron saber. A las 9 de la mañana, las fuerzas de seguridad española irrumpieron en varios colegios de Cataluña para secuestrar urnas y desalojar a los catalanes que esperaban para votar. "Es una vergüenza", sentenció Gerard Piqué, uno de personajes públicos que se expresó a favor de la votación, minutos después de sufragar.

El conflicto no tardó en trasladarse al fútbol. Es que Barcelona debía jugar como local ante Las Palmas. Previendo problemas con la seguridad del espectáculo, el club solicitó a la Federación y a la Liga la suspensión del partido. La resolución se hizo demorar. Mientras, el conjunto visitante echaba más leña al fuego y anunciaba que jugaría el partido con la bandera de España bordada en su camiseta.

"Hoy, lo que hacemos es muy simple. Con la bandera española bordada en nuestra equipación queremos votar de forma inequívoca en una imaginaria consulta a la que nadie nos ha convocado: creemos en la unidad de España", explicaban desde Las Palmas. "Lo hacemos desde la autoridad moral que le quieran conceder a la región más lejana de la capital de este reino. Lo hacemos para decirle al mundo que sentimos dolor por lo que está ocurriendo", agregaban.

Pese a que los organismos oficiales no se habían pronunciado (o en realidad sí, en contra de postergar el partido), una hora antes del partido, los medios españoles salieron con una información concreta: "Barcelona-Las Palmas, suspendido". Con el paso de lo minutos, aclararon que se trataba de una decisión unilateral del club, que podría traerle consecuencias negativas, como perder el partido y la quita de puntos.

En Las Palmas seguían con su estrategia en redes sociales: hacer como si no hubiese pasado nada. Publicaban el viaje del plantel al Camp Nou, las camisetas del equipo en el vestuario y hasta la alineación confirmada, con los argentinos Leandro Chichizola y Jonathan Calleri como titulares. ¿Se jugaba o no? Aún nadie lo sabía.

¡Todo preparado en el Camp Nou para el #BarçaLasPalmas! #vamosUD

Una publicación compartida de UD Las Palmas Oficial (@udlaspalmasoficial) el

Según otras versiones, los jugadores blaugranas le pidieron al presidente, Josep Maria Bartomeu, disputar el partido. Pero otro protagonista entrenó en escena: la Grada de Animación, como se conoce al grupo de hinchas que, haciendo un paralelismo con nuestro fútbol, ofician de barra brava. A través de un comunicado, los aficionados exigían la suspensión del partido y, en caso de no hacerlo, ellos lo harían.

"Ante la indignante represión que está sufriendo el pueblo catalán, pedimos al FC Barcelona que suspenda el partido. En caso de que no lo hacerlo, lo haremos nosotros. Hoy no se puede jugar. Es por eso que invitamos a los hinchas del Barcelona que vayan al Camp Nou a ingresar al campo de juego desde el minuto uno y hacer una reclamo pacífico en protesta por la violencia que estamos sufriendo. El mundo lo ve. Luego, vamos a seguir defendiendo los centros de votación y democracia", dice el comunicado, que fue publicado en catalán en las redes sociales.

Minutos después de esta amenaza, y ante la negativa que recibieron de la Liga, desde Barcelona emitieron un comunicado en el que confirmaban que el partido se iba a disputar, pero a puertas cerradas.

"Barcelona condena las acciones llevadas a cabo hoy en muchas localidades de Catalunya para impedir el ejercicio del derecho democrático y la libre expresión de sus ciudadanos.", comenzaba el comunicado. "Ante la excepcionalidad de estos hechos, la Junta Directiva ha decidido que el partido del primer equipo de fútbol de hoy contra Las Palmas se jugará a puertas cerradas, tras la negativa de la Liga de fútbol Profesional a decretar su aplazamiento", cerraba.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas