Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una payasa que enamora mientras exorciza los fantasmas de la muerte

Clown eximia y referencia ineludible en su oficio, regresa con una criatura que evoca el heroísmo de Juana de Arco

Lunes 02 de octubre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Hutter, clown de aire existencial: "Para qué tanto empeño y vanidad, si todos nos vamos a morir"
Hutter, clown de aire existencial: "Para qué tanto empeño y vanidad, si todos nos vamos a morir". Foto: Periplo Producciones

Sólo una función en Buenos Aires. Y armada casi de improviso, a pura voluntad de sus admiradores. La prestigiosa clown suiza Gardi Hutter vino a la Argentina invitada por el Instituto Nacional del Teatro para hacer una gira por la región patagónica y la provincia de Santa Fe. Llegó con su unipersonal Juana, la valiente. Pero al plan original se le sumó la mejor de las sorpresas.

"Siempre tuve ganas de volver. Estuve hace 25 años en el Teatro San Martín, invitada por la embajada de Suiza. Por fin se dio esta chance gracias al INT. Y a Lila Monti", dice Gardi, minutos antes de subir al avión que la llevará del sur al norte del país, refiriéndose así a la especial gestión de la payasa argentina, a quien conoció en festivales internacionales.

"No iba a hacer funciones en Buenos Aires, pero nos decidimos a intentarlo, aunque sólo había diez días para organizar. Yo sólo moví las redes para que el mayor número de gente posible tuviera la felicidad de verla. La producción la realizó Myriam Pérez junto con Pedro de Freitas, el representante brasileño de Gardi", dice Monti (Povnia, Cancionero rojo), fan de esta mujer payasa que desde hace más de 30 años es referente en su profesión.

Desde 1981, ha creado y producido unipersonales con los que recorrió el mundo, con 3300 representaciones en 30 países: La apuntadora, La costurera, Ratón ratón y Juana, la valiente, que mañana presenta en La Casona dirigida por el suizo italiano Ferruccio Cainero. Cuenta la historia de una lavandera torpe y quijotesca, obsesionada con Juana de Arco, que sueña con acciones heroicas mientras transforma el lavadero en campo de batalla.

"Fuimos a lugares alejados, con público popular -dice Gardi, en referencia a El Calafate y Comandante Luis Piedrabuena, en Santa Cruz-. Mi Juana es un personaje popular, cercano a la gente. En Buenos Aires será más un espectáculo de arte, con gente más acostumbrada. A mí me gusta trabajar para los dos tipos de público."

Graduada en la Academia de Arte Dramático en Zurich, formó a su Juana, Johanna o Giovanna con distintos maestros y en el Centro de Investigación Teatral de Milán.

"Es única por su energía y su proyección en escena, por su timing, por su precisión, por su carisma. Sus espectáculos no tienen texto (o sí, pero en grammelot, imitación onomatopéyica de distintos idiomas) y pueden llegar a personas de cualquier edad, sexo y nacionalidad. Su payasa es una criatura que enamora con facilidad. Y no porque sea un ser perfecto, sino todo lo contrario: es ridícula, irresponsable, malhumorada. Hay que verla, imposible describirla", dice Monti.

Gardi tiene la agenda colmada hasta 2020. "Nunca pensé en hacer mi trabajo según una lógica comercial; mi material son los sentimientos humanos y quiero que la gente se identifique con eso", señala. No le interesa hablar de coyunturas, sino de lo universal, de lo que puede ser revelado en cualquier momento: "El hombre hace todo por parecer importante. Pero el payaso -dice sin amargura- se pregunta para qué tanto empeño y vanidad si, en definitiva, todos vamos a morir".

Juana, la valiente

Martes, a las 20.

La Casona, Corrientes 1975.

Entradas, desde $ 200.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas