Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Invento argentino: los cordones que no se atan

Lanzados al mercado en 2012, los hickies son el invento de un argentino que soñaba con no atarse los cordones nunca más. Hoy, su diseño es un éxito global.

Domingo 01 de octubre de 2017 • 20:08
SEGUIR
LA NACION
0
Los cordones son de tipo de plástico elástico capaces de reemplazar los cordones tradicionales
Los cordones son de tipo de plástico elástico capaces de reemplazar los cordones tradicionales. Foto: Brando

LA PEREZA

Gastón Frydlewski nunca se ataba los cordones. Prefería meterlos dentro de las zapatillas para no tener que preocuparse por desatarlos después. "Cuando estudiaba Administración en la Facultad me di cuenta también de que muchos de mis amigos y de sus hermanos hacían lo mismo. Ni hablar de los atletas que tienen que detenerse para atarse los cordones o de las personas mayores o con movilidad reducida que tampoco pueden hacerlo por sí solos. Al final, observé que en las vidrieras donde se exhiben zapatillas, nunca les hacen el moño, sino que también esconden los cordones", cuenta Frydlewski. Así surgió la idea.

¿VELCRO? NO

"El velcro no se usa en deportes, rompe la estética de las zapatillas, así que no era una opción para mí".

LOS HICKIES

Después de darle vueltas al asunto, Gastón diseñó unas pequeñas tiritas fabricadas con un tipo de plástico elástico capaces de reemplazar los cordones tradicionales. Se trata de un sistema modular de piezas individuales y de talle único. Un upgrade de los viejos cordones de tela. Su máxima innovación reside en que, una vez puestos, nunca más hay que volver a atarse o a desatarse nada.

LA MATERIA PRIMA

Se trata de un elastómero creado especialmente por el equipo de Hickies. "No existe nada igual en el mercado que tenga elasticidad y resistencia, incluso en usos de alto rendimiento", señala Frydlewski. Además, tienen la propiedad de recordar la forma de los pies del usuario y sus movimientos gracias a la tecnología de memoria fit.

EL ÉXITO

En 2012, Gastón lanzó el producto a través de una campaña en Kickstarter, una plataforma de financiamiento colectivo. El objetivo era conseguir US$ 25.000, pero terminó recaudando US$ 160.000. Hoy, los Hickies se venden en 47 países en todos los continentes. En nuestro país se consiguen en las tiendas Topper. El pack de 14 sale $149.

EL INVENTOR

"Me recibí de inventor cuando me dieron la primera patente. Practico el ejercicio de contemplar los objetos tradicionales como si fueran una tecnología y así los puedo deconstruir". Hasta ahora se vendieron alrededor de cuatro millones de packs de Hickies en todo el mundo. Son 14 unidades separadas que conectan de modo individual un par de ojales, a la vez que permiten unirlos de diferentes maneras para generar más o menos tensión.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas