Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Moraleja

Lunes 02 de octubre de 2017
0

Aun en un espacio casi insignificante de 1200 caracteres, alejado de las zonas calientes del diario, el columnista intenta escribir algo de lo que pueda sentirse orgulloso. Lo mismo le pasó al Doctor Watson, según un chiste seleccionado por una universidad inglesa como el mejor representante del humor británico. Watson se va de campamento con Sherlock Holmes, que a mitad de la noche lo despierta y le pregunta qué ve. "Millones de estrellas", contesta Watson. "Y eso ¿qué te indica?", insiste Holmes. Watson (como el columnista) quiere lucirse, exhibir sus dotes deductivas. "Desde lo astronómico, me dice que hay millones de galaxias; astrológicamente hablando, veo que Saturno está en conjunción con Leo; cronológicamente, deduzco que deben ser las 3; teológicamente, que Dios es todopoderoso, y nosotros, insignificantes; meteorológicamente, que mañana será un día soleado. Y a usted qué le indica, mi querido Sherlock." Tras un corto silencio, Holmes dice: "Watson, estás cada día más tonto. Nos robaron la carpa".

Moraleja. Nada de buscar originalidad, brillantez. Watson ahora sabe que, como dijo Saint-Exupéry, lo esencial es invisible a los ojos. Y el columnista aprendió a ceder su espacio a una historia aleccionadora.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas