Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Caros, pero con retraso: los precios de los autos en la Argentina crecen por debajo de la inflación

Las subas en el sector no llegan al 10% en los primeros ocho meses del año, frente al 15,6% que acumula el costo de vida; la mayor oferta brasileña explica la tendencia

Lunes 02 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0
Una concesionaria de la zona norte del conurbano; se vive un boom de ventas de autos importados desde Brasil
Una concesionaria de la zona norte del conurbano; se vive un boom de ventas de autos importados desde Brasil. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk

La Argentina es cara y los 0 km no son una excepción. Actualmente, según los precios de lista y sin promociones especiales, sólo puede hallarse un auto por debajo de los $ 200.000 (US$ 11.363). Se trata del modelo de entrada de gama del Chery QQ. Ahí, a sólo unos $ 20.000 por encima, aparecen el Nissan March, el Fiat Mobi y el VW Up en sus versiones más básicas.

Pero más allá del nivel de precios locales, cuyos valores finales soportan casi un 55% de impuestos y un alto costo laboral frente a la región, en lo que va del año los precios de los autos 0 km corren muy por detrás de la inflación. Hasta agosto, el nivel general de precios acumulaba en lo que va del año un 15,4%, según el Indec. En tanto, el índice de precios del sector automotor de ese mes elaborado por la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara), un dato que la entidad decidió no difundir públicamente, estimó que los vehículos suman un alza del 9,8% en 2017.

Si se alarga el período de análisis, la diferencia es aun mayor. La inflación a doce meses, según datos del Indec, está hoy en 23,1%, mientras que la variación del precio de los autos, en el mismo período, es de 12,6%. El mismo diagnóstico tiene la consultora Abeceb, con datos propios. En los primeros siete meses de este año, sin contemplar agosto, la inflación interanual estaba en el 26,6%. En tanto, su IPC Vehículos mostraba para el mismo período un alza del 16,3%.

"Esto nace del no cumplimiento del flex", cuenta en estricto off the record el dueño de una concesionaria. El flex es el coeficiente que marca cuántos dólares deben exportarse a Brasil por cada dólar importado desde allí en cada terminal. El mercado local vive un boom de ventas, pero nueve de los 10 autos más vendidos en el país son brasileños. Por eso, si bien todas las variables del mercado crecen, los patentamientos vuelan muy por encima de la producción local y las exportaciones. "Es un tema de oferta. Todas las terminales están con un volumen importante y esto se transfiere al mercado con ofertas de las terminales y concesionarios muy agresivas", agrega el ejecutivo.

El incumplimiento del flex generó tensión entre la Secretaría de Industria y las terminales automotrices. Tanto es así que el Gobierno obligó a las empresas a constituir garantías ante el incumplimiento del acuerdo sellado con Brasil hasta 2020. Se realizarán a favor de la AFIP en efectivo, aval bancario o seguro de caución. "Todavía no llegó ninguna carta de la Aduana, pero esto puede llegar a pegar en la rentabilidad de las empresas, y hay varias casas matrices preocupadas", esgrimió un ejecutivo de una empresa. El tema será un desafío para el próximo presidente de la Asociación de Fábricas de Automotores de la Argentina (Adefa), que será elegido en la asamblea anual del 2 de noviembre: todo indica que será el número uno de Renault, Luis Fernández Peláez Gamboa.

Balanza en rojo

El incumplimiento del flex tiene varias razones: la enorme capacidad ociosa de la industria brasileña, que busca colocar su producción excedente; la reapertura comercial de la Argentina tras el kirchnerismo, con un dólar todavía atrasado (este año se encareció, según Abeceb, un 10,2%, es decir, por debajo de la inflación), y la caída del poder adquisitivo, tanto en Brasil como en la Argentina, que impulsó la compra de autos chicos, que se producen en el socio mayor del Mercosur.

"Hay mayor oferta que demanda y hay varias razones", afirmo a LA NACION una fuente del sector. "La eliminación de las DJAI (declaraciones juradas anticipadas de importación), la liberación de los pagos al exterior y la capacidad ociosa en Brasil, que hace que te manden autos a costo, lo que genera más competencia. El mercado no valida aumentos de precios", agregó. Destacó además que tampoco se trasladó a los precios el avance del tipo de cambio.

"Competencia por el mercado", agregaron en una importante terminal de la zona norte cuando se la consultó por el avance más lento de los precios. "Es que de otra manera no se vende", indicó otro gerente de una terminal líder. "Esto empezó con este gobierno. Los márgenes de los concesionarios también se fueron achicando a niveles similares a los de Brasil. Antes no había productos y te cobraban lo que querían. Ahora hay de todo. La importación en masa tiene su lado bueno para el consumidor."

El lado negativo es visible en la balanza comercial, que ya acumula casi US$ 4500 millones de déficit en ocho meses. Pese a que los analistas destacan que parte de ese rojo tiene que ver con el crecimiento de la inversión, el mayor aumento -en cantidades- responde al rubro vehículos automotores de pasajeros, que en lo que va del año sumó un alza del 41,6%.

"Dado el importante excedente de capacidad instalada en Brasil, que supera el 50%, y el crecimiento de los vehículos brasileños en el mercado local, de más de diez puntos porcentuales respecto de 2016, los precios promedio de importación bajaron levemente, sumado a que la evolución del tipo de cambio fue por debajo de la inflación en todo el año y en el acumulado", analizó el economista de Abeceb y especialista en el sector, Franco Roland. Y concluyó: "Esto permitió que los precios de los vehículos en pesos crecieran por debajo del resto de los bienes".

"A esto hay que sumarle que, a pesar del crecimiento del mercado, la mayoría de las marcas adoptó una estrategia agresiva de posicionamiento y compiten vía precio, financiación y disponibilidad de modelos. El escenario en su conjunto fue lo que permitió que los precios de los 0 km crecieran por debajo de la inflación, y para 2018 prevemos que se mantengan en línea con la inflación y el tipo de cambio", pronosticó Rolando, que dijo que no ve un rebote de los precios.

La carrera de los aumentos

9,8%

Incremento

Es la suba promedio que tuvieron los autos entre enero y agosto de este año, según la medición de la concesionarias, frente al 15,4% que acumuló la inflación del Indec

50%

Sin uso

Es la capacidad ociosa que tienen las terminales automotrices brasileñas, lo que se traduce en mayores ventas a la Argentina

4500

Millones de dólares

Es el déficit que acumula la balanza comercial de la Argentina con Brasil en el año, impulsada en gran parte por las compras de autos a ese país

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas