Las colectividades española e italiana, unidas en una fiesta

Se reunieron inmigrantes y descendientes; asistieron los embajadores

Valeria Musse
LA NACION
Lunes 02 de octubre de 2017

Un domingo de encuentro y emoción se vivió ayer en el Centro Galicia de Buenos Aires. Miembros de las colectividades italiana y española en la Argentina compartieron una festiva jornada. La comida tradicional y la música típica acompañaron la cita, pero lo más importante ocurría en las mesas redondas, donde se mezclaban recuerdos nostálgicos y alegres charlas.

Organizada en conjunto por la Federación de Entidades Italianas en Buenos Aires (Fediba) y la Federación de Sociedades Españolas de Argentina (Fedespa), la Gran Reunión de Familias Mixtas -como fue denominado el primer encuentro de este tipo entre esas colectividades- contó con alrededor de 1100 participantes, entre vecinos y funcionarios.

"Nos pareció una linda idea", dijo Antonia Busquets, una española que llegó a la Argentina en 1950. Llegaba el evento junto con su marido, José Calvet, que también arribó desde el país europeo por aquella época.

El objetivo de la reunión era el mismo para todos los asistentes: compartir un almuerzo de domingo como si fuera un encuentro familiar. Juan Balestretti, vicepresidente de la Federación Argentina de Colectividades, en representación de la comunidad italiana, resaltó que el encuentro era "una clara demostración de fraternidad".

Y eso era lo que se percibía en el ambiente, que era cordial y ameno. El salón del Centro Galicia, en el barrio de Balvanera, fue decorado para la ocasión. Telas con los colores de las tres banderas -la española, la italiana y la argentina- rodeaban las sillas de los comensales.

Benito Blanco, integrante de Fedespa, soñó con esta idea a comienzos de año e inmediatamente se la hizo saber a funcionarios y a distintas entidades. "Queríamos festejar esta hermandad entre los tres países. Porque nos unen la sangre y el respeto", contó el hombre. Estaba sentado a la mesa principal, a metros de los embajadores en Buenos Aires de Italia, Teresa Castaldo, y de España, Francisco Javier Sandomingo Núñez.

"Es muy emocionante este encuentro", dijo el representante del gobierno español en diálogo con LA NACION. La embajadora Castaldo, en tanto, dijo ante la audiencia: "Argentina pudo acoger a todos".

Hugo Pagliai y Carlos Magni, ambos italianos, conversaban animadamente. "Demostramos que con trabajo se podía empujar a este país. Somos parte de la historia", enfatizó Pagliai. Lo entusiasmaba la idea de encontrarse con integrantes de la colectividad española.

Magni recordó que llegó a la Argentina junto con sus padres cuando tenía tres años y medio. Cuando cumplió 18 años regresó a Italia con su familia, "pero extrañaba y un año después volví a Buenos Aires para no irme más", relató.

Un locutor dio la bienvenida al evento e invitó a los presentes para que con su recuerdo sentaran a la mesa a sus abuelos, a esos hombres y mujeres que llegaron a la Argentina en barco. "Viva Argentina", "Viva España", "Viva Italia", alentó el hombre. Más tarde, músicos italianos y españoles le darían un marco aún más festivo a la reunión.

Entre los presentes hubo también integrantes del Centro de Descendientes de Españoles Unidos (Cedeu) y representantes de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación.

Ver comentarios
Ir a la nota original