Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Argentina-Perú, Eliminatorias. Julio Meléndez, una voz autorizada: “La Bombonera es única, pero no hace milagros”

El ex defensor peruano comparte las sensaciones que significa disputar un partido en la cancha de Boca, escenario del trascendental encuentro del jueves entre la Argentina y Perú

Martes 03 de octubre de 2017 • 09:59
SEGUIR
LA NACION
Julio Melendez, una visita autorizada
Julio Melendez, una visita autorizada. Foto: El Comercio/GDA

“Mire Julio, creo que lo más aconsejable es que usted no juegue contra la Argentina. Imagínese: si se equivoca y Perú pierde por un error suyo, en su país lo van a criticar mucho. Es un riesgo.” Las palabras de Alfredo Di Stéfano, su entrenador en Boca, hicieron recapacitar al elegante defensor Julio Meléndez, que decidió aceptar el consejo y no formar parte del partido en el que, en 1969, el conjunto albirrojo dejó fuera del Mundial de México 70 al seleccionado albiceleste, en la Bombonera.

A poco menos de medio siglo de aquel encuentro, fatídico para los locales e histórico para los visitantes, Meléndez volverá a decir presente en las gradas del templo xeneize este jueves, cuando el equipo albiceleste reciba a Perú, en un partido trascendental para ambos en el camino al Mundial de Rusia 2018.

Antes de reencontrarse con el público argentino, el ex defensor peruano dialogó con LA NACION, en una entrevista donde a sus 75 años derrochó lucidez, contó qué siente un futbolista en la Bombonera y se mostró un eterno agradecido del cariño que aún recibe en nuestro país, especialmente de los hinchas de Boca.

-¿Qué siente un futbolista cuando juega en la Bombonera?

-La Bombonera es la cancha más linda del mundo. No tiene nada que envidiarle a la del Real Madrid, o la del Barcelona o la del Manchester City. Cuando uno está jugando allí, se siente una sensación única: la de estar haciendo historia.

-¿Qué significa ese estadio para usted?

-Esta cancha significó mucho para mí. Esa cancha hace famosos a los futbolistas que juegan allí. El público le da mucho calor. La cancha de River es muy bella, pero es demasiado abierta, la gente está muy lejos. En cambio en la Bombonera, uno siente todo más cerca.

"El día que me muera, quiero que me entierren con la camiseta de Boca. Es un club que me dio grandes satisfacciones y que me recuerda con enorme cariño, incluso mucho más que en Perú.""

-¿Hasta dónde “juega” la gente? ¿Puede afectar el marco a Perú?

-La gente no juega. Va a haber hinchas de distintos puntos de la Argentina, pero también muchos peruanos. No creo que el clima externo afecte a Perú. Solo hay que salir a jugar y no estar pensando en la cancha. La Bombonera no hace milagros. En ese estadio se gana fama. Es un templo del fútbol mundial. ¿Cuántos turistas la visitan? Es realmente única. Por el barrio, por el club, por Caminito. Es lo más lindo que hay. Lo mismo opino cuando me comentan la idea de hacer un estadio nuevo en Casa Amarilla. ¡Pero por favor! ¡De ninguna manera!.

-¿Cuál debería ser la estrategia peruana para el partido del próximo jueves?

-No estoy en el cuerpo técnico, pero yo creo que hay que salir a jugar como siempre, entregándose al 100 por ciento. Sería un error salir a defenderse.

-¿Cómo ve a este seleccionado de Perú y al trabajo de Ricardo Gareca, tan cerca de romper con 36 años de ausencias mundialistas?

-Perú está bien. Gareca está haciendo un muy buen trabajo, que comenzó a arrojar resultados más visibles en los últimos partidos. Ahora todo depende del entrenador. Cómo plantear el partido y saber qué decir en el camarín forma parte de su estrategia, pero hay que dejarlo tranquilo para que siga demostrando todo lo bueno que viene haciendo.

-¿Qué recuerdos tiene de aquel partido del 69, en la que Perú dejó afuera del Mundial 70 a la Argentina?

-Lo recuerdo con mucha pena, porque Perú dejó afuera a la Argentina, que es un país que quiero muchísimo y donde me quieren muchísimo. En esa época yo estaba triunfando en Boca. Ahora desgraciadamente los dos equipos están necesitados. Ojalá se den los resultados para que vayan los dos al Mundial de Rusia.

-¿Juega la historia en este tipo de partidos?

-No, no juega. Sólo juegan los futbolistas. Las historias... Uno vive de las historias. Acá en Perú hablamos de los Incas y no los conocimos. Hay que vivir más el presente y no tanto de la historia.

-¿Cómo ve a la Argentina rumbo a estos dos partidos clave?

-La veo tensa, pero la tensión es para los dos equipos. Lo que se está viviendo ahora en la Argentina es lo mismo que se siente en Perú también. Ojalá que se dé un buen partido y que todos demuestren su gran nivel. Hay grandes futbolistas en ambos planteles. El máximo es Messi, que seguramente se va a sentir contento de jugar por primera vez en la Bombonera.

Apenas cinco temporadas, 154 partidos y tres vueltas olímpicas le bastaron a Julio Meléndez para convertirse en uno de los defensores más queridos y recordados de la historia de Boca. Entre 1968 y 1972, su solvencia y calidad para recuperar la pelota sin cometer infracciones y su capacidad y elegancia para salir jugando fueron reconocidas por el hincha xeneize hasta con un cántico habitual de la época: “Y ya lo ve, y ya lo ve, es el peruano y su ballet”.

-¿Qué recuerdos tiene de Di Stéfano?

-Extraordinarios recuerdos. De don Alfredo y de mis grandes compañeros. El querido Antonio Roma, que Dios lo tenga en la gloria, el Chapita Suñe, el Flaco Rattin, Marzolini, Madurga, Novello, el Tanque Rojas, Pianetti, Ponce… Los recuerdo con enorme cariño a todos. Fueron grandes compañeros. Ojalá pueda verlos ahora que iré a la Argentina y podamos compartir al menos una entraña.

-¿Fue acertado que usted no haya jugado aquel partido del 69 o aún lo lamenta?

-Yo no me lamento de nada. Estoy feliz y contento con esa decisión, porque entre ese año y el 70 fuimos campeones por triplicado con la camiseta azul y oro (Copa Argentina 1969, y Nacionales 1969 y 1970). Boca me dio siempre alegrías porque sus hinchas, el famoso jugador Número 12, me sigue queriendo. El día que me muera, quiero que me entierren con la camiseta de Boca. Es un club que me dio grandes satisfacciones y que me recuerda con enorme cariño, incluso mucho más que en Perú.

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.