Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Arabia, las mujeres y los autos

Martes 03 de octubre de 2017
0

Aunque pueda parecer increíble, hasta hace pocos días las mujeres en la ultraconservadora Arabia Saudita, cuna misma del islam, tenían absolutamente prohibido conducir automóviles. Era ésta apenas una forma más del maltrato a la mujer. Considerado algo "inapropiado" y hasta incluso una conducta "promiscua", era aquel el último país del mundo en el que esta prohibición regía.

De tanto en tanto, pese a la interdicción, algunas valientes mujeres sauditas desafiaron abiertamente las retrógradas normas vigentes y pagaron con la prisión por su coraje, como las recordadas 47 que en 1990 conformaron una caravana de autos con la que cruzaron Riad manejando.

La reciente llegada al poder de Mohammed bin Salman, de 32 años de edad, parece haber tenido influencia sustantiva en la decisión de dejar atrás una arcaica prohibición por demás absurda y que contraría el espíritu modernizador que él busca instalar en su país, eliminando restricciones como ésta, que afecta sólo a las mujeres.

Tras consultar a las autoridades religiosas, un decreto real ha dispuesto que no será más necesario que las mujeres deban disponer de choferes al volante de sus automóviles, pues quedarán legalmente habilitadas para conducir vehículos en todo el territorio saudita a partir de junio del año que viene. Será recién entonces cuando un comité especial estudiará las reformas adicionales que requiere implementar el cambio.

La marcha hacia la normalización de la vida de las mujeres parecería haberse acelerado en 2015, cuando se las autorizó a votar y a ser candidatas en las elecciones municipales. Luego vino su posibilidad de acceder a los claustros universitarios para estudiar y, no hace mucho, a los estadios deportivos para presenciar espectáculos, aun cuando la práctica deportiva sea mal vista para ellas. El cambio social debe profundizarse para flexibilizar códigos de vestimenta, criterios sobre su inserción en el mundo laboral y autorización para ingresar solas a determinados lugares. Las mujeres sauditas hasta aquí siguen necesitando que sus "guardianes" varones las autoricen a sacar pasaportes, a viajar al exterior, a abrir cuentas bancarias y hasta a someterse a distintos tipos de cirugías.

Muchas son las reformas aún pendientes que contribuirán progresivamente a dejar atrás siglos de maltrato y postergación sufridos por las mujeres del mundo saudita. La autorización para manejar, revolucionaria para el país árabe, debe naturalmente celebrarse.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas