Carrizo, Kempes, Batistuta, Burruchaga y otras nueve leyendas mundialistas analizan a la selección y reclaman rebeldía para llegar a Rusia 2018

¿Cómo analizan la situación de la selección? ¿Cómo cree que convendría afrontar un bloqueo emocional? ¿Qué debe hacer Sampaoli para conseguir que Messi ofrezca la versión más cercana a su máximo potencial?

Martes 03 de octubre de 2017

En el arquero sobran opciones de prestigio, desde Amadeo Carrizo hasta Sergio Goycochea, pasando por un emblema como Ubaldo Fillol. "Quique" Wolff y Silvio Marzolini como laterales, con Roberto Ayala y Nicolás Burdisso en la zaga. Antonio Rattín grita en el medio y el dinámico Jorge Burruchaga mueve los hilos. Javier Zanetti percute por la banda derecha hasta el fondo y Juan Pablo Sorin sorprende desde la izquierda con sus apariciones en diagonal. Arriba, Gabriel Batistuta y Mario Alberto Kempes atemorizan a los rivales. Ellos ya jugaron un Mundial. O varios. La invitación de la nacion descubre a 13 hinchas, apasionados y nerviosos. Decenas de partidos, mil simbolismos y 60 años de Copas del Mundo desde Suecia 1958 hasta hoy.

¿Qué cuentan las leyendas? Regalan optimismo, casi nadie duda de la clasificación al Mundial de Rusia, pese a que todos coinciden en la situación extrema en la que se encuentra la selección. Sí, se detienen especialmente en el factor anímico y hacen un llamado a la rebeldía y al temperamento como motores imprescindibles para la reacción. Invitan al esfuerzo colectivo y a la dinámica para ayudarlo a Messi, para que no cargue con toda la responsabilidad.

Un representante por cada Mundial (de 1930 y del 34 ya no quedan testimonios) le cuenta sus sensaciones a la nacion. Sólo los protagonistas del último eslabón, Brasil 2014, prefieren no opinar. Muchos aún integran la selección, y otros, como Maxi Rodríguez, Martín Demichelis y Pablo Zabaleta, se disculpan pero la cercanía con el actual plantel los lleva a elegir el silencio.

Tres campeones de 1978 y 1986, el héroe de Italia 90, los capitanes en 1966, 1974 y 2006, el máximo goleador argentino en los mundiales, el futbolista con más presencias en la historia. Y el mundialista con más años, don Amadeo Carrizo, que desde sus 91, lanza una arenga: "Me atrevo a pedirles que defiendan la camiseta con amor".

1- ¿Cómo analiza la situación de la selección frente a las dos fechas finales de las eliminatorias? 2- Advierte un bloqueo emocional? Si fuese así, ¿cómo cree que convendría afrontarlo para intentar desactivarlo? 3- ¿Qué debe hacer Sampaoli para conseguir que Messi ofrezca en la selección la versión más cercana a su máximo potencial?

Amadeo Carrizo (Suecia 1958)

"Me atrevo a pedirles que defiendan la camiseta con amor"

Tenemos un muy buen equipo, con grandes figuras. Y debemos confiar en las ideas que está intentando inculcarles el técnico. La capacidad de estos jugadores nos llevará al Mundial, no tengo dudas. Un Mundial sin Argentina no se puede concebir, sería incompleto.

No creo que exista ningún bloqueo. Son hombres grandes, de tanta jerarquía que juegan en los mejores clubes del mundo. En mi condición de ex jugador, sólo me atrevería a pedirles que defiendan con amor la camiseta y le regalen a los hinchas la enorme satisfacción de estar en otro Mundial. Con todo mi corazón les deseo lo mejor.

Messi.. ¿qué puedo decir de Messi que no se haya dicho? Él es el crack indiscutido, es un fenómeno, es increíble. Él hace jugar al resto e inventa jugadas mágicas. Lo digo como arquero: con él es imposible imaginar qué va a hacer.

Silvio Marzolini (Chile 62 e Inglaterra 66)

"Les pesa recibir tantas críticas e irse con silbidos de la cancha"

La selección está atravesando un momento difícil, por eso hay que calmar los ánimos y apoyar al equipo. Las eliminatorias, nos perjudican porque al tener a muchos jugadores en Europa no se puede conformar un equipo estable. Lo que me preocupa es la crítica despiadada contra el equipo; no olvidamos que disputó tres de las últimas finales en competencias internacionales. Como ex jugador, sé lo que se siente; deben recibir nuestro completo apoyo, más allá de las circunstancias.

La parte emocional afecta. Es entendible el peso que genera vestir la camiseta de la selección. ¿Cómo no les va afectar la presión de vestir estos colores con todo lo que eso significa? Sumado a lo que mencionaba antes, que lógicamente les pesa recibir tantas críticas e irse con silbidos de la cancha.

Messi es indiscutible. Y pedirle que juegue en la selección como en el Barcelona no es posible. Allí está acostumbrado a jugar con el equipo semanalmente y desde que es muy chico. En cambio, con sus compañeros de la selección se entrena muy poco. Sí creo que hay que rodearlo bien a Messi para que él pueda fluir entre sus compañeros y así desplegar sus habilidades.

Antonio Rattín (Inglaterra 1966)

"Yo jugué en River y desde el campo no sentís nada del público"

Ante Uruguay y Venezuela el equipo no me gustó. No hay feeling con la gente. No rinden y todo se hace difícil. La falta de tiempo de trabajo complica, pero eso le pasa a todas las selecciones y somos nosotros los que estamos flojos. En este contexto, la cancha de Boca es ideal para jugar contra Perú. Yo jugué en River y desde el campo no sentís nada del público. En cambio en la Bombonera los hinchas están cerca y constantemente alentando y gritando. Ellos también juegan.

No lo creo. Si son futbolistas de selección es porque tienen la personalidad para estar a la altura de las circunstancias.

A Messi lo pongo aunque esté rengo, porque él tiene que rendir siempre. Pero lo deben ayudar los compañeros que lo rodean. Nadie puede jugar vos solo contra 11. El fútbol es un deporte de equipo. Él es el mejor del mundo, le sobra capacidad, aunque sea un capitán que no habla mucho. El que no me convence es Sampaoli; creo que le falta personalidad. No es un Pedernera, un Basile. No lo siento ordenar ni dar indicaciones claras.

"Quique" Wolff (Alemania 1974)

"No hay que evitar la messidependencia, al contrario, debemos ser messidependientes"

Serán dos partidos complicados. Supongo que la Argentina debería sacarle ventajas a Perú, pero jugando de otra manera y demostrando que es un equipo competitivo. Será clave no perder el primer partido para ir a definir a Ecuador. Es una situación extrema, pero contamos con jugadores capaces de revertir esta historia.

¿Bloqueo emocional? Me sorprende la expresión. No hay bloqueos emocionales. Acá hay jugadores de categoría que se destacan en el primer nivel internacional, y que saben que la selección es una huella imborrable en sus carreras. Y seguramente sienten, también, que la posibilidad de jugar un Mundial no se les presentará todos los días. No creo que haya un bloque emocional.

No hay que evitar la 'messidependencia', al contrario, debemos ser ?messidependientes'. Tenemos al mejor jugador del mundo y en todos los tiempos el mejor ha sido determinante. Pasó con Maradona, con Pelé y con todos los grandes. Necesitamos que Messi siga siendo gravitante para que la Argentina se mantenga en ese lugar tan alto en el que él la ubicó desde que se puso la camiseta argentina.

Mario Kempes (Argentina 1978; Alemania 1974 y España 1982)

"Cuando se ponen la camiseta argentina pareciera que se olvidaran de jugar"

No se ha encontrado ni a los jugadores ni a los técnicos que den en la tecla para que todos se sientan cómodos y así aparezca un juego que favorezca a los grandes futbolistas que tiene la Argentina.

¿Trauma emocional? ¿Qué es eso? Cuando los veo en sus equipos andan de mil maravillas, pero cuando se ponen la camiseta argentina pareciera que se olvidaran de jugar? No sé si pesa mucho la camiseta o los abruma la presión? No, no lo creo. No es lógico pensar que es una carga extra jugar en la selección.

Más allá de la liga en la que jueguen, sería importante encontrar a aquellos que tengan la personalidad suficiente para evitar la tentación de levantar la cabeza y buscarlo inmediatamente a Messi. A nadie llaman a la selección para ser amigo de Messi, sino para ser un compañero que ayude al mejor jugador del mundo a potenciarse aún más. Yo no puedo imaginarme a una Argentina sin Mundial con la cantidad y calidad de jugadores que tiene, y no solamente en el exterior, sino también en el país.

Ubaldo Fillol (España 1982; Alemania 1974 y Argentina 1978)

"Necesitamos jugadores sin dudas ni miedos"

Es una situación muy complicada, que se asemeja a lo que nos ocurrió en el 85; otra vez Perú y la clasificación que llegó en el último suspiro. Los hinchas y la prensa criticaban a ese equipo y casi todos pedían la destitución de Bilardo. Pero nos clasificamos y siete meses después fuimos campeones en México. Las eliminatorias siempre han sido difíciles, y la vez que más fácil nos clasificamos, con Bielsa, después fuimos un desastre.

Debe aparecer la rebeldía, la personalidad del jugador argentino. Necesitamos jugadores sin dudas ni miedos, que crean en sus compañeros, en el equipo y fundamentalmente en la propuesta del DT.

No sé cómo será Sampaoli como piloto de tormentas, pero es un técnico capaz. Prefiero subrayar lo más importante para mí: el 80 o el 90% de la solución la deben aportar los jugadores en la cancha. Eso que yo tuve a un genio como César [por Menotti], a un Dios del fútbol, pero es ahora cuando el fuego sagrado del futbolista debe aparecer. Creo mucho en el futbolista argentino y en esta generación. Cuando todos creen que está vencido, el futbolista argentino siempre se levanta.

Jorge Burruchaga (México 1986)

"En algunos futbolistas puede rondar el recuerdo de las finales perdidas"

Las eliminatorias son más difíciles que el Mundial. Naturalmente la situación es delicada, con una dosis de incertidumbre que a esta altura no estaba en los cálculos de nadie. Estamos obligados a sumar cuatro puntos para, al menos, asegurarnos jugar el repechaje. No hay margen de error y no podemos perder más puntos en casa. Ya pasamos por momentos similares, nosotros en el 85, Basile contra Australia, Diego para ir al 2010?, y siempre salimos adelante.

Lógicamente en algunos futbolistas puede rondar el recuerdo de las finales perdidas, los estados emocionales también juegan. Antes de enfrentar a Perú, en el 85, nosotros también estábamos cargados de angustia; como potencia futbolística, sabés que no podés quedar afuera del mejor evento del mundo. El fútbol es un estado de ánimo y eso quedó reflejado en el segundo tiempo con Venezuela, cuando el equipo ya no pudo replicar lo que había hecho en la etapa anterior. No es fácil manejar la sensación de frustración, pero estos muchachos tienen ganas de revertir la situación, por eso vienen y dando la cara. Creo en ellos.

Para que Messi tenga opciones se necesita trabajo, precisamente lo que le falta a Sampaoli; por eso intenta aprovechar cada minuto que está con los jugadores. Los procesos son los que desembocan en mejores movimientos, no hay magia acá. Messi prestigia al equipo y él también necesita de sus compañeros para potenciarse. Hoy la jerarquía deberá ser un atajo para el entendimiento, y luego, ya rumbo a Rusia, se podrán ajustar el estilo y el funcionamiento.

Sergio Goycochea (Italia 1990; Estados Unidos 1994)

"Se percibe un dolor emocional que está en carne viva"

La situación es tremendamente complicada, pero no sólo por el presente futbolístico, sino por todo un recorrido en las eliminatorias sudamericanas que nos dejó sin margen de error. Sinceramente, no sé cuánto hay para mejorar porque no habrá tiempo. Y eso, sinceramente, potencia mi preocupación.

Se percibe un dolor emocional que está en carne viva. Se la ha presionado tanto a esta selección? Llegar a tres finales, y aun perdiéndolas, en cualquier otro lugar hubiese sido valorado como una gran actuación, pero acá acentuamos una industria del fracaso. Y los jugadores lo están padeciendo. Es una presión insoportable jugar una eliminatoria donde, de antemano, todos te dan por clasificado y entonces prácticamente jugás por nada: todo lo que bueno que te suceda será visto como normal, y ante las dificultades quedás a un paso del fracaso. Eso es muy tirano.

Es muy difícil escapar de la ?messidependencia'. El mejor del mundo tiene que estar en el campo de juego siempre. Cómo rodearlo es una elección muy personal de cada entrenador. ¿La verdad? No se me ocurre cómo potenciarlo. Si me preocupa cuando lo condenamos a Messi a la jugada heroica; él sólo no puede resolver todo. Sí, bien rodeado, sin dudas marcaría aún más diferencias.

Gabriel Batistuta (Estados Unidos 1994; Francia 1998 y Corea/Japón 2002)

"Messi está jugando muy bien, el problema es que el equipo no lo acompaña"

La situación es incómoda y Sampaoli casi no ha tenido tiempo para trabajar. Perú es un rival muy competitivo, que además llega con dos triunfos consecutivos y otros dos puntos que ni se esperaba; para ellos se trata de una cuestión nacional. Pero Argentina tiene con qué ganarle.

No creo que ese bloqueo emocional se de en todos los casos, puede sucederle a algunos jugadores. A mí no me pesaba la camiseta argentina, y para otros compañeros se trataba de una gran responsabilidad. Muy superior a lo que les ocurría en sus clubes. Acá los problemas han sido la falta de organización, de planificación, de respaldo para los distintos técnicos... A esta situación no se llegó solamente por los resultados futbolísticos de la cancha.

Messi ya está dando su máximo potencial hace tiempo. Él está jugando muy bien, el problema es que el equipo no lo acompaña.

Roberto Ayala (Francia 1998; Corea/Japón 2002 y Alemania 2006)

"No es lo mismo jugar por ganar un título que por evitar perderte algo"

La situación es complicada, es cierto, pero frente a las dos fechas finales yo prefiero ser Argentina y no otra selección. ¿Por qué? Porque tenemos armas para ganar estos partidos. Nos sobran jugadores de calidad. Claro que Sampaoli tendrá que encontrar el funcionamiento.

No es fácil para un futbolista convivir con la idea de, quizás, quedar afuera de un Mundial. No es lo mismo jugar por ganar un título que por evitar perderte algo. Sampaoli tendrá que trabajar la cabeza de todos. Pero también apelo a la rebeldía del jugador argentino, que ahora debe aparecer. Con algunos muchachos me ha tocado estar y los conozco, y sé que cuentan con esa fibra. Ahora quiero ver esa rebeldía en la cancha.

Leo tiene que estar lejos de la mitad de la cancha, debe recibir en lugares donde pueda desequilibrar, sacar tiros libres o directamente definir. En la selección tiene que bajar hasta la mitad de la cancha y pedirle la pelota al volante central, y desde ahí iniciar una apilada de rivales. Eso es imposible en Sudamérica. Lo intenta y se saca a varios, pero termina chocando y fastidiándose porque no le sale como vemos todos los fines de semana en Barcelona. ¿Y por qué no le sale? Porque es diferente la marca, es diferente cómo corre la pelota, cómo se la dan y cómo se mueven sus compañeros. Leo debe estar más cerca del arco rival y otros compañeros deben tomar el protagonismo y llevarle la pelota.

Javier Zanetti (Corea/Japón 2002; Francia 1998)

"Se tienen que volver a sentir a gusto jugando juntos"

Es una situación con poco margen de error porque es un momento de definición, la clasificación al Mundial, nada menos, está en juego y sabemos lo que significa para el fútbol argentino. Pero es en estos partidos cuando el temple y la jerarquía del jugador argentino aparece para superar las dificultades.

Cuando se dan una serie de resultados negativos, el futbolista sufre la falta de confianza, se daña su autoestima y eso lo empuja a no poder ofrecer los mejor de sí. Como en un espiral, todo se hace más difícil. Este grupo precisamente necesita recuperar la confianza.

Leo es el mejor y tiene jugadores de gran nivel que lo rodean, nadie puede discutir la calidad de estos jugadores. La explicación va de la mano del punto anterior: se tienen que volver a sentir a gusto jugando juntos y ahí va a aparecer la mejor versión de ellos. Hoy los apremia el resultado y por ahí la presión y la prisa les impide encontrar el funcionamiento, pero Sampaoli con tiempo y trabajo lo va a lograr. Hoy más que nunca hay que apoyar porque no tengo dudas: nos vamos a clasificar.

Juan Pablo Sorin (Alemania 2006; Corea/Japón 2002)

"No hay que paralizarse, sino rebelarse frente al problema"

Es un momento delicado. Y, a la vez, será una gran oportunidad para aquellos a los que les toque jugar. Necesitamos una actitud demoledora durante 180 minutos y, también, inteligencia dentro y fuera de la cancha para manejar los ritmos. Perú jugó, hasta ahora, una gran eliminatoria. A veces, incluso, sin obtener resultados, pero Gareca hizo un excelente laburo manteniendo el estilo y dándole fuerza a la renovación. La Argentina tiene que llegar convencida, firme, sin titubear para hacer un gran partido. También se precisa mucha movilidad, atrevimiento y no temerle al error. No hay que paralizarse, sino rebelarse frente al problema.

No creo que haya un bloqueo emocional. Estos jugadores, o muchos de ellos, nos han llevado a las últimas tres finales. Saben de qué se trata vestir la celeste y blanca. Es el momento: deben sacar a relucir esas personalidades fuertes. Es verdad que se trata del inicio de un proceso, pero ahora no sirven las dudas sino las certezas. Hay que jugársela. La selección los precisa y esa cadena de energía positiva nace en los entrenamientos y se extiende en la convivencia, pero el punto más importante es que esa construcción explote en los partidos, tiene que ser la cumbre de esa unión. Es ver a tu compañero talentoso rompiéndose el alma para recuperar? Son esas señales que te obligan a correr más, a entregarte más y a jugar mejor. La gente también espera esos estímulos para gritar cada vez más; el hincha argentino es único por su aliento. Está impaciente pero confía; todos soñamos con el Mundial.

Leo ya se puso el equipo al hombro e intentó por todos lados. Ahora, para no ser previsibles, el funcionamiento y las individualidades deben mejorar. Encontrar las conexiones por fuera entre laterales y extremos, que el equipo siempre tenga varias opciones. El desafío será que Leo saque todo su repertorio en los lugares de la cancha donde es determinante y tenga varias conexiones letales. El colectivo debe ser el motor de esa constancia en ataque y en defensa. Equilibrio. Y más que nunca ser efectivos. No hay más tiempo para errar.

Nicolás Burdisso (Sudáfrica 2010; Alemania 2006)

"La angustia abre una gran posibilidad: acercarse a la gente"

La situación es incómoda, inusual para la Argentina. Pero en los casos extremos se puede ver la calidad del jugador argentino, y especialmente su temperamento. La angustia por llegar a un Mundial también abre una posibilidad: acercarse a la gente, alcanzar el objetivo y después sí pensar en Rusia.

Este es un grupo que le ha dado muchísimo a la selección, que no ha tenido la fortuna de poder coronarlo con un título, y eso seguramente lo lleva en cada partido. Este será un partido extremo y eso impone dar todo. Y en ese sentido los jugadores tienen las aptitudes para imponerse al rival y, aunque cargarán con el peso de que habrá mucho más para perder que para ganar, van a sacar lo mejor de cada uno y lograrán la clasificación.

Este ha sido el gran desafío para todos los técnicos que pasaron por la selección. Prefiero no detenerme en cuestiones tácticas, pero Banega o Gago pueden ayudarlo muchísimo a Messi para que juegue 15 metros más adelante, que es dónde hace realmente la diferencia. Y sería conveniente que el vértigo no guie los movimientos de la Argentina, porque en ese torbellino no sale lo mejor de Messi. Cuando Messi marca los ritmos del partido, da lo mejor.

En esta nota:
Ver comentarios
Ir a la nota original