Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Piden el "control popular" de la actuación de las fuerzas

La ONG La Poderosa insistirá en la necesidad de una ley que permita la rápida acción vecinal

Martes 03 de octubre de 2017
0
Foto: LA NACION

"Lo que les pasó a Iván y a Ezequiel no es un caso aislado. Lo insólito, en realidad, fue la posibilidad de visibilizarlo. En todas las denuncias, además de la violencia institucional, hay un denominador común: la inocencia inapelable de los niños. Y eso se da no porque haya un ensañamiento particular contra los chicos, sino que es lo que hoy viven los jóvenes, viejos y todas las familias de nuestros barrios", remarca "Nacho" Levy.

El 8 de enero de 2016, en el barrio Kennedy de Santiago del Estero, tres adolescentes y una niña de cinco años que iban en una carreta fueron perseguidos por camionetas y motos de la policía provincial. Para obligarlos a detenerse les dispararon postas de goma; hirieron a los chicos en piernas, espalda, brazos y cabeza.

El relevamiento también detalla la paliza sufrida el mismo mes por un joven de 14 años a manos de efectivos del Comando de Acción Preventiva de la Policía de Córdoba, luego de pedir que no discriminaran a un amigo que estaba siendo víctima de una requisa arbitraria y violenta. "Para mí el reloj que tenés es choreado", había empezado el agente.

"La ONU se hizo eco de la realidad que viven los pobres en la Argentina. Decimos que las fuerzas de seguridad tienen hoy un protocolo de la ilegalidad y ejercen el terror para que ese trauma de por vida que pudieron haber sembrado en Iván y Ezequiel, por ejemplo, se propague en otros pibes", dijo Levy.

En su exposición ante la ONU (el Comité contra la Tortura había advertido, en mayo, sobre la situación de la violencia institucional en el país), La Garganta insistirá en la necesidad de un proyecto de ley sobre el control ciudadano de las fuerzas, "para que las villas no sean zonas liberadas ni territorios de abuso de autoridad, para que los fiscales reciban otra versión además de la policial y para crear organismos que permitan a los vecinos no pasar por comisarías y destacamentos que, muchas veces, son los que administran el delito en los barrios".

Para eso, generaron un dispositivo de "control popular sobre las fuerzas de seguridad", que propone que los propios vecinos "vayan juntando puerta por puerta denuncias sobre la actuación de los uniformados". En el primer mes, en 2013, hubo más de 250 denuncias.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas