Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tres posibles salidas con consecuencias profundas

Martes 03 de octubre de 2017
0

Cataluña amaneció con la resaca de un domingo de referéndum y rebeldía, tan histórico como angustiante. Ayer fue un día de ansiedad y una gran duda: ¿se animarán de verdad el presidente Carles Puigdemont y sus aliados a proclamar la independencia esta semana? Es la clave de todo lo que vendrá. A partir de las posibles respuestas se abren tres escenarios posibles, cada uno capaz de disparar consecuencias profundas en el sistema político español.

1. Cataluña declara la independencia esta semana

Al dar por válidos los resultados del referéndum, Puigdemont anunció que el Parlamento se planteará en los próximos días proclamar la república catalana. A esa acción, el gobierno de España opondría la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que lo faculta para suspender la autonomía regional. El separatismo se echará a la calle. El futuro del presidente Mariano Rajoy quedaría atado a la suerte de esa operación. Hasta ahora lo respalda el socialismo en esta cruzada, pero si el orden público se le va de las manos puede terminar solo. No sería descabellado pensar en unas elecciones anticipadas en España. Incluso, aunque más improbable, en una acción desesperada del líder socialista, Pedro Sánchez, para encabezar una moción de censura y hacerse con el poder.

2.Se abre un intento de mediación

Puigdemont llamó a Europa a que intervenga en el conflicto. Algunos analistas ven en esa jugada un pedido de auxilio para salvar la ropa con sus simpatizantes sin asumir un choque suicida contra el Estado. Si se tendiera una mesa de diálogo, el proceso podría reconducirse hacia unas elecciones anticipadas en Cataluña, en las que el independentismo -cohesionado- buscara una mayoría legítima de votos. La bronca que dejó la represión policial del 1-0 podría ayudar a conseguirlo. A Rajoy se le reduciría en lo inmediato la presión. Tendría una ventana para hacer alguna oferta política.

3.El bloque separatista se fractura

Después del gesto soberanista del domingo parece muy improbable, pero hay sectores moderados en los partidos del separatismo que preferirían que no se tomaran medidas unilaterales drásticas, sin retorno. Están en juego la libertad y el patrimonio de quienes lideren una rebelión. Si la tensión llevara a una fractura de la unidad entre liberales, republicanos de izquierda y anarquistas, la situación derivaría en elecciones anticipadas. Podría surgir un gobierno catalán distinto, acaso con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, como figura clave. Es el escenario que mejor parado dejaría a Rajoy.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas