El delicado caso de Alexis Zárate, un dilema para dos clubes: Temperley lo licenció e Independiente no se mete

Está condenado en primera instancia a 6 años y medio de prisión por abuso sexual

Martes 03 de octubre de 2017

Hay veces en las que la vida invade al deporte. Pero lejos de volverse una intrusa, ayuda a ubicar y a darles contexto a ciertas situaciones. En algo de eso andan Temperley e Independiente, que todavía no saben qué hacer con Alexis Zárate, condenado en primera instancia a seis años y medio de prisión al encontrarlo culpable del delito de abuso sexual agravado.

Temperley busca reconstruir el habitual clima de trabajo. Prepararse en los entrenamientos y concentrarse en la competencia es hoy un esfuerzo. Todavía repercute el fallo judicial sobre Zárate.

"Hoy el club está más tranquilo, tras tanta exposición. Es necesario para la institución seguir adelante con sus cosas, con el fútbol y cada una de sus actividades sociales y deportivas", dijo Alberto Lecchi, presidente de Temperley, a la nacion. "En lo personal sigo mortificado con toda la situación, porque es muy compleja e incómoda, pero estoy absolutamente tranquilo con la decisión que tomamos." La determinación a la que se refiere es la de licenciar al jugador sin plazo definido. Zárate aceptó la medida y se recluyó en Córdoba con su familia. La dirigencia cree que lo más conveniente sería extender la cesación hasta fin de año.

El cuerpo técnico y el plantel decidieron no hablar del tema después de las declaraciones en las que se manifestaron "respetuosos de los fallos judiciales y las decisiones que tome el club" ante la gravedad del hecho. El joven nacido en la localidad mediterránea de General Deheza había llegado a Temperley hace un año y medio (ya con el trámite judicial en marcha) y en la convivencia diaria se generaron lazos que en varios casos se consolidaron en amistades. Hoy los futbolistas intentan superar la perturbación de saber que un compañero para algunos y un amigo para otros haya sido encontrado culpable de un delito sexual.

"El plantel quedó consternado cuando se conoció la sentencia. Fue un día muy particular porque jugábamos esa misma tarde y Zárate había estado hasta pocas horas antes con el resto de sus compañeros. Hoy los jugadores hacen el esfuerzo de seguir manteniéndose bien unidos, como han estado siempre, con el gran empuje de los referentes", reconstruyó Lecchi.

Hubo un dilema deportivo, al tratarse de un jugador importante en la estructura. Apartarlo significaba debilitarse en la lucha por mantener en la categoría. El hecho de que Zárate haya sido condenado pero dejado en libertad arrinconó a Temperley, que se sintió obligado a tomar una determinación. Si bien la licencia es por tiempo indefinido, en algún momento deberá darse de baja. Hasta que no haya un fallo firme de la Cámara de Casación Penal de la Suprema Corte bonaerense (algo que podría demorarse más de un año), Zárate puede ampararse en su contrato vigente y la libertad de trabajo. De momento, aceptó la propuesta de licencia. El contrato que lo vincula al club es hasta junio del año próximo, aunque en el Gasolero creen que la pelota debe pasar al terreno de Independiente, dueño de su pase. Ya hubo comunicaciones con los dirigentes del club de Avellaneda, pero todavía no se juntaron a tratar la situación. Esa negociación no se prevé sencilla.

La voz de Independiente

Carlos Montaña, vicepresidente, y Héctor Maldonado, secretario general, estaban en Mendoza cuando desde Buenos Aires llegó la noticia de que Zárate había sido condenado en primera instancia a seis años y medio de prisión por abuso sexual. A poco más de mil kilómetros de donde se concentraba la delegación de Independiente, en la Capital Federal, no hubo grandes sorpresas entre el resto de los directivos: aunque las pruebas no eran del todo contundentes y existía la posibilidad de que Zárate fuera absuelto, durante las últimas semanas ya se hablaba de que la situación del defensor formado en las inferiores del club era compleja.

En Independiente, dueño del pase de Zárate, supieron que la mirada estaba puesta en la institución presidida por Lecchi, en donde sí tuvieron que convocar de inmediato a una conferencia de prensa para informar los pasos a seguir con respecto al vínculo con el futbolista. En Avellaneda, durante las primeras horas, hubo una pausa y se escuchó un mensaje claro: hasta tanto no concluya el vínculo entre Temperley y el cordobés, desde Mitre 470 no oficializarán ninguna determinación. Se tomarán su tiempo para analizar cada detalle. Hay dos columnas que sostienen la decisión de mantenerse al margen: la sentencia todavía no es firme y, mientras el contrato con Temperley esté vigente, legalmente no hay nada que puedan hacer. Todavía, dicen, no es el momento.

"No podemos -dijo Montaña- desconocer que hay un fallo contundente, en el que se lo condena al jugador, pero también sabemos que hay una instancia que todavía está abierta. Hoy (Zárate) está en Temperley, por lo que nosotros, por el momento, no tenemos nada que definir. La relación contractual del jugador es con ellos".

Ya hubo algunos contactos entre ambas dirigencias, pero no profundizaron demasiado: en el Rojo no pretenden interferir en lo que Temperley resuelva. "Hay que dejar actuar a la Justicia. Veremos qué determinación toma Temperley y luego, en consecuencia, actuaremos nosotros. Otra cosa no se puede decir", agregó Maldonado. "Es difícil hablar de cuestiones contractuales cuando hay de por medio una víctima y una persona que tiene derecho a su defensa. Todo está en manos de la Justicia", continuó Montaña.

Durante el último receso de invierno, cuando Zárate regresó a Independiente de su primer préstamo, fue evaluado por Ariel Holan, quien se vio interesado por su soltura para adaptarse a distintos puestos. Sin embargo el futbolista pidió que lo dejaran renovar su contrato con Temperley, en el que iba a tener más continuidad. Los dirigentes y el propio DT, tras cotejar todas las opciones, entendieron los argumentos y se lo permitieron. De alguna manera, la inminencia del juicio pudo haber influido para que no se opusieran al deseo de Zárate.

En esta nota:
Ver comentarios
Ir a la nota original