La banda que secuestró aun funcionario, reincidente

Protagonizó dos hechos días antes de raptar al jefe de seguridad del IVC porteño

Martes 03 de octubre de 2017

La banda que secuestró a un funcionario porteño habría protagonizado otros dos hechos similares entre el 20 y 21 del mes pasado, dijeron a LA NACION calificadas fuentes de la investigación.

La víctima del último hecho, el jefe de seguridad del Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC), Matías Lauandos, y su padre, que fue quien pagó el rescate, declararon ayer ante el fiscal federal de Lomas de Zamora Leonel Gómez Barbella. Ambos aportaron detalles que ahora serán analizados por los detectives, que buscan dar con los delincuentes.

Lauandos, de 31 años, fue secuestrado el sábado a la noche cuando salió de un recital en Adrogué e iba a su casa, en Flores. Una banda de al menos seis delincuentes lo interceptó cuando iba por Llavallol, Lomas de Zamora, en su camioneta Jeep Renegade, de la que lo bajaron a golpes.

Según la agencia de noticias Télam, los secuestradores utilizaron el teléfono de la víctima primero y luego uno de su propiedad para hacer las llamadas extorsivas y acordar el pago del rescate.

El hecho tuvo un "testigo de oídas": Sebastián Saccomano, amigo de la víctima, con quien hablaba por teléfono con el sistema de manos libres cuando lo raptaron. Él avisó a la familia de su amigo y Gastón Lauandos, hermano menor del cautivo, fue a hacer la denuncia a la comisaría 1» de Almirante Brown.

El funcionario fue liberado en la madrugada de anteayer en Daytona y Viña del Mar, de la localidad de Villa Transradio, luego de que su padre -que vive en un barrio privado de Ezeiza- pagó un rescate en dólares, cuyo monto no fue especificado.

"Para un secuestro exprés se trató de una suma considerable", dijo una fuente del caso, sin dar más detalles. La policía encontró ayer la camioneta del funcionario, abandonada en Villa Centenario, Lomas de Zamora.

La sospecha de los investigadores es que la banda que secuestró al jefe de seguridad del IVC es la misma que el 20 y el 21 del mes pasado privó de la libertad a un estudiante y a un contador en la zona sur del conurbano.

Por esos dos secuestros los familiares de las víctimas también tuvieron que pagar sendos rescates para conseguir su libertad.

Al igual que lo que pasó en los casos donde fueron secuestrados el estudiante y el contador, los investigadores del secuestro del funcionario porteño sospechan que fue un hecho fortuito.

"Aún no lo podemos afirmar, pero sospechamos que no hubo una planificación previa, que el secuestro de Lauandos fue al voleo", sostuvo una calificada fuente con acceso al expediente.

Ver comentarios
Ir a la nota original