Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Huelga general en Cataluña: el turismo en Barcelona, afectado por el cierre de las principales atracciones

Con la ciudad bloqueada y las calles tomadas por manifestaciones, la rebelión independentista pasa factura a su principal activo

Martes 03 de octubre de 2017 • 07:45
SEGUIR
LA NACION
0
La Sagrada Familia está cerrada por la huelga general
La Sagrada Familia está cerrada por la huelga general. Foto: AFP / Pau barrena

BARCELONA.- Con la ciudad bloqueada y las calles tomadas por manifestaciones, la rebelión independentista pasa factura al turismo, uno de los principales medios de ingreso de Barcelona.

"No vuelvo más", juraba en la puerta de un hotel del barrio de El Clot, cerca de la Sagrada Familia, uno de los tantos turistas que se quedó sin visitarla. El templo e ícono de la ciudad cerró sus puertas y sólo atendía visitas programadas con antelación. Lo mismo ocurría con algunas de las joyas arquitectónicas de la ciudad modernista. Hasta el Monasterio de Poblet, manejado por los monjes del Císter, se sumaron al cierre de puertas.

"Lo único que he visto desde que llegué son banderas, violencia y gente protestando", se quejó otro viajero frustrado.

La ciudad está sin transporte público y buena parte de sus principales accesos están tomados por piquetes que defienden la independencia.

Cerca del mediodía, movilizarse era un virtual galimatías. "Tengan en cuenta que hay una huelga y que el día será difícil", avisaban carteles en varios hoteles. En la zona céntrica no fueron pocos los que tenían la puerta cerrada para evitar eventuales desmanes.

"No les aconsejo que vayan por el centro", fue la recomendación que escucharon en su hotel un grupo de turistas que acababa de llegar a la ciudad, esquivando justo el comienzo de la huelga.

Tanto la Plaza Cataluña, el corazón de la ciudad, como la Plaza Sant Jaume y el paseo de Las Ramblas son incesantemente recorridos por jóvenes embanderados con la "estelada", la bandera que simboliza la independencia.

"Tancat avui tot el dia": el turismo sufre el efecto de la toma de calles y de locales cerrados
"Tancat avui tot el dia": el turismo sufre el efecto de la toma de calles y de locales cerrados. Foto: AFP / Lluis Gene

Bajo un cielo -por momentos- encapotado llega el ruido de helicópteros que sobrevuelan la ciudad. El ruido genera inmediatos silbidos.

Alentada por el gobierno del independentista Carles Puigdemont, la huelga afectó también el servicio de trenes de larga distancia y los cuatro aeropuertos de Cataluña: El Prat, Girona, Costa Brava y Sabadell.

Pero ni siquiera el contar con vehículo propio garantiza por estas horas la actividad turística. "No se preocupen. Reprogramaremos", prometía la guía a cargo de un grupo de enojados turistas que pensaba llegar a la localidad de Sant Feliu de Guixols, en la Costa Brava.

La noticia, en el momento de partir, era que la ruta estaba cortada por piquetes. Móvil en mano y sonrisa nerviosa, la joven negociaba con sus jefes el nuevo destino de los indignados viajeros.

"Lo que más me llevo de aquí son fotos de banderas, de manifestaciones y de gente enojada", comentó, sarcástico, uno de ellos, entre las risas nerviosas de los que esperaban para subir al autobús.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas