Polémica en Santa Fe: permiten a los presos tener piletas en las cárceles

El secretario de Asuntos Penitenciarios de esa provincia dijo que sólo podrán acceder a ese beneficio los reclusos con buena conducta

Germán de los Santos
PARA LA NACION
Martes 03 de octubre de 201710:30

ROSARIO.- Con una medida que generó polémica, el gobierno de Santa Fe decidió reglamentar el uso de piletas de lona en las cárceles de esta provincia, según confirmó este martes el secretario de Asuntos Penitenciarios Pablo Cococcioni, quien aseguró que las piscinas se podrán instalar en los patios de los pabellones para que los reclusos con buena conducta puedan refrescarse en verano con sus familiares.

"Nosotros pensamos en las personas que no están condenadas. Es decir, en los familiares de los presos que deben estar en las mejores condiciones cuando van a visitar a un pariente o a un amigo a la cárcel", ensayó el funcionario, quien aclaró que "se decidió reglamentar este tema que tiene una intensa trascendencia pública para definir quién puede y quién no usar las piletas".

Según Cococcioni, las piletas se armarán en los patios de los pabellones donde están los presos con buena conducta y sólo será para los días de visita. Quedarán excluidos de este beneficio los detenidos que estén en pabellones de máxima seguridad.

Antecedente

El verano pasado se desató una polémica en la cárcel de Coronda, en Santa Fe, donde dos ex barrabravas de Colón habían armado una pileta de lona en el pabellón N°7, donde se sacaron fotos refrescándose en la piscina.

En ese momento, el secretario de Asuntos Penitenciarios salió a aclarar que había muchos presos a los que se les autorizaba a armar piletas en los patios de los pabellones para recibir a sus familiares durante los días de visitas.

Legisladores de Cambiemos le pidieron explicaciones al funcionario en la Legislatura de Santa Fe.

Ahora, el funcionario decidió reglamentar el uso de piletas dentro de la cárcel, donde la semana pasada la justicia federal descubrió que Ariel Máximo Cantero, alias Guille, líder de los Monos tramaba realizar secuestros extorsivos para pedir 3.000.000 de pesos de rescate por cada rehén.

Ver comentarios
Ir a la nota original