Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Argentina-Perú, eliminatorias. Hermetismo de la selección: el plantel se refugia en el predio de Ezeiza y sigue en silencio

Jorge Sampaoli ya cuenta con todos los convocados y hasta tiene un equipo en la cabeza; el plantel, en cambio, se aisla antes de los duelos claves por eliminatorias

El plantel se entrenó en Ezeiza
El plantel se entrenó en Ezeiza. Foto: Ricardo Pristupluk
Martes 03 de octubre de 2017 • 13:12
SEGUIR
LA NACION
0

Con Lionel Messi en el centro de la escena, los futbolistas de la selección argentina se mueven en una de las canchas del predio de Ezeiza. Corren por distintos sectores los posibles titulares y los suplentes. Los arqueros, el tercer grupo, realizan los habituales trabajos de entrenamiento para su puesto. Al costado, periodistas y fotógrafos tratan de captar cada momento. Al menos, intentan aprovechar los escasos minutos en los que el equipo nacional se deja ver. Eso sí, saben que no podrán intercambiar palabra con ellos. Ni ahora ni después.

Como es costumbre en el seleccionado desde hace varios años, y más cuando el contexto es complicado como el que afronta la Argentina en estas eliminatorias, son poco más de 15 minutos los que tienen los medios para captar imágenes. Las quejas de los fotógrafos, camarógrafos y periodistas se multiplican cuando comienzan a retirarlos. Son las reglas del juego, en una atmósfera de fuerte hermetismo.

Messi, en Ezeiza; la Pulga llegó esta madrugada al país
Messi, en Ezeiza; la Pulga llegó esta madrugada al país. Foto: LA NACION / Ricardo Pristupluk

Es poco, además, lo que se suele ver allí. Apenas algunos indicios de un posible equipo. Las decisiones se toman cuando sólo ellos están en el predio. Hoy, por ejemplo, se pudo ver trotando a la par del grupo encabezado por Lionel Messi a Lionel Scaloni, uno de los ayudantes que tiene en su cuerpo técnico el entrenador Jorge Sampaoli. El ex futbolista, que fue campeón del Sub-20 en Malasia 1997 junto a Riquelme y Aimar y que compartió la Copa del Mundo de Alemania con Messi y Mascherano, se entrena a la par del resto de la selección. Una unión de cuerpo técnico y jugadores.

Pero es sólo eso lo que deja ver la selección argentina. Para los futbolistas continúa la "veda" a los medios que comenzó hace casi un año. Sólo en casos muy aislados lo rompieron. Algunos hasta por desconocimiento. El único que enfrentó los micrófonos previo al partido que la Argentina jugará el próximo jueves ante Perú, en la Bombonera, fue Eduardo Salvio. "Estamos muy confiados para lo que viene, muy tranquilos", declaró ayer, desde arriba de su auto, en Ezeiza. Demasiado poco para un partido tan importante como el que tendrá el seleccionado. Recién mañana, como es costumbre, el entrenador Jorge Sampaoli dará una conferencia de prensa.

Este silencio de los jugadores argentinos con la prensa (que es también una de las tantas maneras de comunicarse con los hinchas) comenzó en noviembre del año pasado. El entrenador era Edgardo Bauza y habían vencido 3-0 a Colombia. Enojados por rumores que habían sido publicados por un periodista en las redes sociales sobre Ezequiel Lavezzi, decidieron no dar más notas. Hasta allí, en las eliminatorias, la selección había jugado 12 partidos y había conseguido 19 puntos. Desde ese día, con cuatro encuentros (cambio de entrenador en el medio) rescató apenas cinco y la clasificación al Mundial, hoy, está comprometida. Un detalle estadístico. Así, el único que se pronunciará ante el periodismo es Jorge Sampaoli, que brindará una conferencia de prensa este miércoles por la tarde.


Un equipo estimado que paró hoy Sampaoli (no trabajó con arqueros, pero Romero será titular) tuvo a: Mercado, Fazio, Otamendi; Enzo Pérez, Biglia, Banega; Salvio,Messi, Di María; e Icardi.

A la decisión de los futbolistas de no tener contacto con los medios se le suma su casi nula relación con los hinchas. El predio de Ezeiza es un recinto inexpugnable y cuando llegan allí pierden contacto con el mundo exterior. Hoy, por ejemplo, Lionel Messi y Javier Mascherano llegaron al país, salieron por pista del aeropuerto, y arribaron al predio. En el pasado, varios hinchas se juntaban en la puerta, tratando de conseguir alguna imagen o firma de sus ídolos. Hoy ya casi no se encuentran banderas o remeras allí.

A este contexto se le suma el cambio de estadio para el partido ante Perú. Nunca quedó claro si fue un pedido de los jugadores, del cuerpo técnico o impulsado por la dirigencia de la AFA. O de todos en conjunto. Así encara la Argentina los días previos al partido ante Perú. Deberá ganar para mantener intactas las ilusiones de llegar a Rusia 2018. Sino, deberá hacer cuentas. Y los números no los favorecen.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas