Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cristiano Ronaldo escribió un emotivo texto en The Players Tribune: los recuerdos de su infancia, cómo trabajó su físico y su ambición

El delantero publicó su relato en The Players Tribune y mostró un costado pocas veces visto

Martes 03 de octubre de 2017 • 16:06
Cristiano Jr y Cristiano
Cristiano Jr y Cristiano. Foto: The Players Tribune

"Tengo un fuerte recuerdo de cuando tenía 7 años. Tan fuerte que si cierro los ojos, me lo imagino y me emociono. Tiene que ver con mi familia." Así comienza la carta de Cristiano Ronaldo en 'The Players Tribune' en una descripción personal en donde muestra sus fibras más íntimas, esas que fuera de la cancha de fútbol pareciera esconder. Porque cuando se encienden los flashes de las cámaras el delantero portugués habla de él, sus lujos y sus récords. Pero nunca llega a mostrar qué hay dentro suyo, sus comienzos, el alma de ese niño que tuvo un sueño y luchó hasta conseguirlo.

"La vida no era fácil entonces en Madeira. Solía jugar con botas viejas que heredaba de mi hermano o que me prestaban mis primos. Pero cuando eres niño, no te preocupa el dinero. Solo te preocupa sentirte de una determinada manera", reflexiona Cristiano. A lo largo de la carta recorre momentos de su infancia, la relación con su familia, el sueño de formar parte de Real Madrid y algunos viajes que guarda con cariño.

Los recuerdos con su familia: "Cada noche durante la cena, mi padre trataba de convencerles para que mis hermanas y mi madre vinieran a verme jugar. Él fue mi primer representante. Cuando llegábamos a casa después de los partidos, él solía decir, "¡Cristiano ha marcado un gol!" Ellas respondían, "Ah, muy bien." No parecían muy emocionadas.Una noche, mi padre llegó a casa y dijo, "¡Cristiano ha marcado tres goles! ¡Ha sido increíble! ¡Tenéis que venir a verle jugar! Yo seguía mirando a la banda antes de cada partido y veía ahí a mi padre, de pie, solo. Hasta que un día -jamás olvidaré esta imagen- mientras calentaba, volví a mirar como siempre y ahí estaban mi madre y mis hermanas, sentadas en la grada. Parecía. ¿Cómo decirlo? Parecía que estaban cómodas. Estaban abrazadas, y no aplaudían ni gritaban, solamente me saludaban, como si aquello fuera un desfile o algo así. Se notaba que no habían estado nunca en un partido de fútbol. Pero estaban ahí. Y eso era lo único que me importaba."

Su cambio físico: "Yo era muy flaco. No tenía músculo. Así que a los 11 años tomé una decisión. Ya sabía que tenía más talento que los demás. En ese momento decidí que también iba a trabajar mucho más duro que ellos. Empecé a escaparme de la residencia por la noche para entrenarme. Me puse más fuerte y rápido. Y entonces, cuando salía al campo, aquellos que solían decir que era demasiado pequeño me miraban sorprendidos, como si se les cayera el mundo encima".

Su viaje a Lisboa: "Tenía once años el día que me mudé de la isla a la academia del Sporting de Lisboa y fue la etapa más difícil de mi vida. Me parece una locura cuando lo recuerdo. Mi hijo, Cristiano Jr., tiene 7 años en estos momentos. Solo pensar en cómo me sentiría si dentro de 4 años estuviera ayudándole a hacer las valijas para mandarle a París o Londres... prefiero ni imaginármelo".

Su sueño de jugar en Real Madrid: "Yo siempre había admirado el Madrid y quería un nuevo reto. Quería ganar trofeos con el Madrid, romper todos los récords y convertirme en una leyenda del club".

Su ambición: "Después de 400 partidos con el Madrid, ganar sigue siendo mi máxima ambición. Eso es todo para mí. Creo que nací siendo así. Pero la sensación cuando gano ha cambiado. Este es un nuevo capítulo en mi vida. Tengo un mensaje muy especial grabado en mis nuevos botines. Está justo en el talón y es lo último que veo antes de atarme los cordones e ir hacia el túnel. Es como un último recordatorio, la última motivación. Dice: "El sueño del niño".

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.