Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cacerolazos y gritos de "independencia" en Barcelona tras el discurso del rey

Las señales de rechazo empezaron apenas terminó la emisión del mensaje histórico; cuestionan que no haya mencionado a los heridos en la represión del domingo

Martes 03 de octubre de 2017 • 17:25
Protestas independentistas en las calles de Barcelona
Protestas independentistas en las calles de Barcelona. Foto: AFP / Lluis Gene

BARCELONA.- Fue inmediato. Apenas el rey Felipe VI concluyó el discurso institucional sobre la crisis en Cataluña empezó a oírse en las calles de Barcelona el sonido de las cacerolas.

La movilización que desbordó la ciudad durante la huelga se desconcentró un rato antes de las 21, la hora anunciada para la aparición en televisión del jefe del Estado. La expectativa era máxima: ¿haría algún tipo de oferta para descomprimir? ¿enviaría algún mensaje conciliador referido a los desbordes policiales en el domingo del referéndum? Se levantaban apuestas entre los independentistas movilizados en las calles.

A la hora de la transmisión los bares se llenaron, con la tele a todo volumen. Las palabras duras contra el gobierno independentista -los acusó de "una deslealtad inadmisible hacia los poderes del Estado"- y la carencia de un mensaje que conecte con los catalanes que protestan disparó la reacción.

En los barrios del centro de Barcelona empezaron a salir vecinos a los balcones a aporrear cacerolas. Sonaban bocinazos por todos lados. Algún petardo.

"Nada. Ni una palabra de apoyo. ¡Todos somos delincuentes para ellos!", se indignaba Elisenda Díaz, jubilada, en la esquina de Comte de Urgell y París, en el Ensanche. No había ido a las manifestaciones del día de huelga, pero sí fue a votar el domingo.

"¡Independencia!", se cantaba desde los balcones. Desde un quinto piso dos jóvenes que ondeaban una bandera estelada, el estandarte separatista, gritaban: "¡Visca Catalunya!" Desde la vereda de enfrente le devolvían: "¡Lliure!" (libre).

"Necesitamos alguien que pare el balón. Esto está yendo demasiado lejos y no parecen entender que por la fuerza no va", se lamentaba Raül Cambò, un abogado que no quiere la ruptura de España.

Muy cerca de ahí un grupo de activistas se paró frente a la sede del Partido Popular (PP), la formación que lidera el presidente Mariano Rajoy. "¡Fascistas!", gritaban. Un muchacho de pelo rapado iba con una bandera republicana. Empezó a cantar: "Fuera, Borbón, de mi nación".

Cerca de la Plaza de Cataluña, el corazón de la ciudad, seguían dando vueltas los manifestantes que habían participado de las marchas del día. El discurso del rey les levantó el ánimo: quieren la declaración de independencia y que nada se interponga en ese camino.

TV3, el canal público de Cataluña -embanderado con el proceso separatista-, abrió de inmediato un especial informativo. El título principal sobre el discurso del rey era: "Sin ninguna propuesta ni condena a la represión".

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.