Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cansado de los robos en el comedor de su parroquia, un sacerdote invitó a los ladrones a comer

Ocurrió en la capilla de González Catán, donde hubo cinco asaltos en el último año; para visibilizar la problemática, el padre colgó un llamativo pasacalle

Miércoles 04 de octubre de 2017 • 01:46
0
El mensaje que colocó el sacerdote de la capilla Nuestra Señora de Caacupé, cansado de los robos
El mensaje que colocó el sacerdote de la capilla Nuestra Señora de Caacupé, cansado de los robos.

Uno, dos, tres, cuatro y cinco asaltos en menos de un año. El último hecho lo agobió y le provocó una reacción poco común. El padre Eugenio Mazzeo, de la parroquia Nuestra Señora de Caacupé, de González Catán, no eligió ir a la comisaría del barrio, sino que optó por la denuncia social. "Sres. LADRONES: es la quinta vez que nos roban en menos de un año. El trato es este: la Parroquia les da la comida y ustedes la dejan cocinar en paz", dice el pasacalle que colgó en la puerta del edificio.

El mensaje, tomado con cierto humor por los vecinos, dejó en evidencia una de las problemáticas más graves del barrio Villa Dorrego, donde se encuentra la parroquia. "Los que roban son pibes de acá, los conocemos, no son profesionales. Roban para vender y comprar droga o alcohol. La gente se sonríe al ver el pasacalle, pero es una problemática que pone en riesgo al comedor. Estos pibes no tienen mucha conciencia de nada, muchos de ellos los conocemos, esto es un pueblo", cuenta el padre en dialogo con LA NACION.

En el comedor de Caacupé se preparan, de lunes a viernes, 120 viandas que son repartidas entre las familias con mayor necesidad del barrio, aunque allí se pueden cocinar hasta 300 porciones, en caso de ser necesario.

La parroquia Nuestra Señora de Caacupé, de González Catán, que sufrió cinco robos en un año
La parroquia Nuestra Señora de Caacupé, de González Catán, que sufrió cinco robos en un año.

En la zona hay otras tres parroquias, (San Lorenzo, San Cayetano y San Francisco) y en todas son frecuentes los robos reiterados. Antes de lo que ocurrió en Caacupé, el merendero de San Cayetano sufrió la inseguridad. Allí toman la merienda entre 40 y 70 personas por día.

"Después del primer robo, cada dos meses se repiten en cualquiera de las parroquias. Por eso se me ocurrió poner el pasacalle, fue una cosa impulsiva porque me quedé muy caliente con el último robo", admite el sacerdote, que está en Caacupé hace un año. "Un poco con sentido del humor, pero también para llamar la atención y visibilizar el problema entre la gente del barrio que también es víctima de la inseguridad", agrega.

Poca vigilancia

Ayer, cuando el quinto robo comenzó a circular por los medios y los móviles televisivos llegaron a la puerta de la parroquia, tres patrulleros se apostaron en el lugar. "El comisario [Javier Banegas] está abocando a las recorridas especiales para tratar de dar con los masculinos que cometieron el ilícito. Está participando de un relevamiento vecinal, pero hasta el momento no hay novedad", informaban desde la comisaría Distrital Sur Tercera, de Villa Dorrego. Para la gente del barrio, la explicación y el despliegue sonó más a puesta en escena que a lo que sucede en realidad.

"La gente está encerrada detrás de las rejas de su casa y si no pasan más cosas es porque se acostumbró a vivir así. En las calles hay silencio, con algunos pibes fumando o tomando. Acá todos los días se da algún episodio de inseguridad. En La Matanza, es así", dice Mazzeo.

En el último episodio robaron un microondas, doce cajas de aceite y otros productos alimenticios. Más allá de esta situación de inseguridad la función social en el comedor no se detiene, ya que hoy mismo tendrá que seguir entregando las viandas cocinadas por voluntarias del barrio.

¿Cómo se sostiene? El alimento no perecedero llega a través del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y de la Municipalidad de La Matanza. Mientras que lo perecedero, como carne y verdura, por la donación de la comunidad de Villa Dorrego. "La gente trae una bolsita con cebollas, unos tomates o un poquito de carne", dice el sacerdote.


Las cuatro parroquias de la zona están abiertas a cualquier tipo de donación que se quiera aportar. Para hacerlo los interesados podrán ponerse en contacto al mail eugenio.mazzeo@gmail.com o dirigirse a en Achupallas 7170, donde se encuentra la parroquia Caacupé.
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas