Federico Álvarez Castillo: "Durante décadas a la Argentina la manejaron los peores del grado"

El empresario de la moda recompró la marca Etiqueta Negra, invertirá US$ 30 millones y se muestra optimista. Asegura que el país está quebrado porque "durante años nos faltó una conducción capaz" y "hoy lo gestiona un equipo de cracks".

José Del Rio
LA NACION
Miércoles 04 de octubre de 2017

Federico Álvarez Castillo es un emprendedor serial. En los 80 creó varias de las marcas que lideraron el mundo de la moda como Mango, Soviet, Motor Oil, Bowen y también junto a su ex mujer le dio forma a Paula Cahen d'Anvers. Ya en 1995, cuando el mundo se debatía por el efecto tequila y la crisis mexicana, volcó su diseño al mundo de los autos y le dio forma al Renault 19 Colección. También a Car One, la compañía que nació como un nuevo concepto en la venta de autos usados en la Argentina y que fue fundada por Manuel Antelo.

Entre 1998 y 2003, cuando las marcas argentinas protagonizaban las grandes ventas a los fondos de inversión estuvo a cargo de International Brand Group, donde lideró Emporio Armani, Polo Ralph Lauren, Lacoste y Kenzo y las nacionales Paula y Coniglio.

Después de 2003 cuando la economía argentina salía de la crisis de 2001 apostó a un segmento que estaba abandonado tras el éxodo de las grandes marcas de lujo: el de indumentaria para hombres. Así nació Etiqueta Negra, el proyecto que hoy lidera junto a su socio Juan Cahen d'Anvers.

Allí también hay novedades. Acaban de recomprarle el 50% del capital accionario que en 2007 habían vendido al fondo de inversión Tribeca Partners, de capitales colombianos. En su momento el plan de incorporar un socio fue para la expansión internacional. De hecho, abrieron en Nueva York y en Miami y luego sumaron submarcas para Europa con el nombre de Etiqueta Negra Polo and Sportwear, que está licenciada y tiene cinco tiendas en Italia, Francia, Suiza, Brasil y Chile.

Ahora planea un agresivo plan de expansión con inversiones por US$ 30 millones para Etiqueta Negra (hombre), Etiqueta Negra (mujer), Gola (una licencia inglesa de ropa y zapatillas) y su nuevo proyecto que está listo para competir en el mercado deco: Quiu.

"Empecé a emprender desde muy chico. A los 11 años, cuando falleció mi padre, comencé a trabajar en un taller de motos y no paré nunca. Desde ahí, he pasado diferentes situaciones muy adversas. Arranqué desde abajo y hoy la vida me llevó a un lugar muy próspero", afirma en su entrevista con LA NACION.

-¿Por qué cree que ahora el país va a ser distinto?

-A la Argentina la manejaban los peores del grado. Quienes han sido presidentes de la nación han mentido. Decían que tenían títulos universitarios y no los tenían. En sus áreas tenían narcotraficantes y estafadores, un delirio, peores no podía haber, salvo algunas excepciones, que siempre las hay. Hoy lo analizo al presidente y veo que es un tipo que estudió en un colegio de primer nivel. Hizo una carrera compleja como Ingeniería, decidió manejar las empresas del grupo de su padre y agregó valor, sabe lo que es tener una masa crítica de muchos empleados bajo su responsabilidad.

-¿A qué se refiere concretamente?

-Por ejemplo, tomó Boca y no sólo eliminó las mafias, sino que puso al equipo en un lugar de lujo en el mundo. Tomó la ciudad y la transformó. Tenemos la suerte de que está manejando la Argentina con capacidad y convocando a un grupo de líderes que lo siguen con pasión, como [Horacio Rodríguez] Larreta, [Andy] Freire, [Marcos] Peña, [María Eugenia] Vidal, [Federico] Sturzenegger. Es un equipo de cracks. He leído sus currículums para saber quiénes nos están manejando hoy. Me di cuenta de que sus track records son positivos y que han crecido en sus líneas de conducción a través del mérito.

-¿Qué es lo que lo seduce?

-Yo creo mucho en la meritocracia. En mi compañía, maneja el que mejor lo hace. [Mauricio] Macri tiene una oportunidad histórica de generar una revolución en la economía argentina y esto va a arreglar los demás temas. Para la educación se necesita dinero; para la seguridad, patrulleros; rutas para que no haya más accidentes, vías, estaciones, más puertos. Creo en la lógica cuando él dice que el diagnóstico es claro: se está gastando más de lo que ingresa. Ese déficit nadie lo discute, entonces, ¿cuál es la variable? ¿El ajuste? No para Macri, ni para mí. Es el crecimiento. Podés achicar o crecer. Estuve parado varias veces en el abismo de tener que decir estoy en rojo, nos fundimos y optamos por crecer, como en este momento. Tenemos 300 empleados directos y miles de indirectos y estamos creciendo.

-¿Usted hace negocios con el Estado?

-Jamás tuve un contrato con el Estado ni lo quiero tener y con ninguno de estos señores tengo una relación personal ni siquiera los conozco. Solamente me intereso como ciudadano y como actor económico, y he investigado su historia académica y laboral para saber en manos de quién estamos. Culturalmente, estamos divididos porque durante mucho tiempo no tuvimos un liderazgo capaz de transformar el país. Para eso, yo creo en la formación, la experiencia y el mérito. El mérito lo mido, entre otras variables, a través de los resultados que se obtienen. Hace 70 años que los que manejan son los peores, ladrones, contrabandistas, gente que miente, sin formación, sin experiencia ni mérito.

-¿Se pueden solucionar los grandes problemas del país?

-Los grandes problemas son solucionables solamente generando riqueza y progreso. El progreso va a sacar a los pobres de la pobreza. Nos va a dar educación, seguridad y dignidad. Hablo de dinero ganado, no donado o como fruto de ese asistencialismo perverso que somete a los más desfavorecidos. Sólo el dinero ganado da dignidad, yo sufrí no tener trabajo, será por eso que respeto tanto a los que dan trabajo. No hay situación que me emocione más que cuando un trabajador con los ojos mojados le comunica a su mujer: "Vieja, finalmente nos vamos a poder comprar la casa". Y el progreso puede llegar únicamente mediante liderazgo idóneo y moderno.

-Pero cómo se arregla...

-Muchos amigos me preguntan y este país cómo se arregla. Yo contesto que no tengo la menor idea. Ahora si me traés un empresa de indumentaria radicada en la Argentina que está agonizando, es muy probable que te pueda ayudar mucho a sacarla adelante. Necesitamos a los mejores en cada sector y este gobierno está generando esa lógica meritocrática.

-La economía argentina es un péndulo...

-No estamos quebrados por la riqueza natural de nuestro suelo ni por la calidad de nuestro pueblo; creo fuertemente en los argentinos y en su capital humano. Estamos quebrados porque durante décadas nos faltó una conducción capaz. Por primera vez tenemos un piloto atrás del volante. Es más que obvio que este equipo tiene todo para generar una revolución en la Argentina y ponerla en lo más alto del podio, de donde nunca tendría que haber bajado. Éstos son cracks, se están inmolando por nosotros. Yo pido apoyo de todos los sectores. Tenemos que apoyar a la Argentina y dejar los intereses personales o particulares de lado para pensar lúcidamente en el país que les vamos a dejar a nuestros hijos. Yo te juro que todas las noches pienso en qué estoy haciendo para que Indalecio, Iñaki, Luna y Josefina -sus hijos- vivan en un país próspero cuando yo y los de mi generación no estemos más.

-¿Qué rol debe ocupar cada uno?

-Los actores, los periodistas, los panelistas, los sindicalistas dan cátedra de cómo hay que hacer para arreglar la Argentina. Es gracioso. En realidad, sería gracioso si no fuera un fiel reflejo de la fatalidad argentina. Yo diría que los actores actúen, que los periodistas nos informen y que los sindicalistas defiendan a los trabajadores (no que se hagan ricos con los trabajadores). Hoy los roles están invertidos. Los tenés a Messi y al Del Potro que son dos cracks... pero qué ridículo sería ponerlo a Juan Martín con la camiseta número 10 representando a la selección argentina en el Mundial de Rusia y a Messi para que juegue en la próxima Copa Davis... Por eso digo que creo en la división de roles y en la capacitación.

-¿Qué es lo que más lo enorgullece?

-Yo lo que veo en la ciudad es un cambio muy importante. Y no me refiero solamente al gran estado de las plazas, los teatros o el tránsito -que es lo que afecta directamente a un tipo privilegiado como yo-. Me refiero fundamentalmente al estado de los hospitales, las escuelas y la atención a los barrios más vulnerables. Yo sé lo que es estar abajo y sigo en contacto estrecho con gente que la lucha. A mí ningún revolucionario de salón me va a correr por izquierda porque me hice de abajo, trabajando. Y la verdad es que todo eso, todo lo que cambia la vida de la gente de a pie, mejoró ampliamente. Hoy ese mismo señor ganó las elecciones porque fue quien se acercó a las necesidades de la gente y quien nos invitó como sociedad a mirar al futuro para satisfacerlas. Mirar el futuro es conciliar, modernizar y reflexionar.

-Durante mucho tiempo se habló del sector textil como un sector cerrado y protegido...

-Algunos me preguntan si tengo miedo de que vengan a la Argentina las marcas internacionales Forever 21, H&M, Polo. Yo les digo que por el contrario estaría muy feliz, porque si esas marcas vienen a la Argentina y van a venir, es porque el mercado argentino está listo, ellos no van a venir a perder, y si está listo para ellos está listo para nosotros y si entonces nos iría mal siendo locales hablaría de nuestra propia incapacidad. Yo creo en la lógica del presidente, de no achicar, si no de crecer, yo veo a una Argentina poderosa con más puertos, con más trenes, autopistas, más fábricas, más marcas, más turistas, más compañías como Mercado Libre, que dan orgullo, más de todo hay mucho lugar, estoy seguro que este equipo tiene todo para generar una revolución. Para iniciar un proyecto en la Argentina nunca esperé el buen momento económico. Nosotros, los empresarios, nos la tenemos que jugar.

-¿Cómo está su sociedad con el fondo Tribeca?

-La buena noticia es que acabamos de comprar el 50% del paquete accionario. Estamos apostando a esta nueva Argentina. Siempre creí en el país, pero ahora estoy más optimista que nunca con el equipo que lo conduce. En este momento estamos invirtiendo fuerte, tenemos el 100% con Juan Cahen d'Anvers y un plan ambicioso de expansión para la marca, tanto en hombre como en mujer. Además, tenemos otras compañías como Gola, de calzado, más juvenil y lanzando una marca nueva de home, Quiu, que también creo que va a ser bastante revolucionaria en el mercado argentino.

-¿Cómo planean gestionarlas?

-Tienen managements diferentes. La mayor parte de la facturación de la marca nueva, por el tipo de producto, es más factible que provenga de e-commerce, ya que no tiene talles y toda la complejidad de la moda.

-¿Cuánto van a invertir?

-Nosotros tenemos un presupuesto de aproximadamente US$ 30 millones tanto en capital de trabajo y redes comerciales para los próximo tres o cuatro años.

-¿Gola cómo está jugando?

-Gola es una compañía inglesa que está dirigida a un público más joven que Etiqueta Negra y tenemos un plan bastante ambicioso. Queremos duplicar la facturación de la marca en los próximos dos o tres años y llevarla a todo el país. Tenemos la representación para toda Sudamérica.

-¿Cual es el objetivo de la marca Quiu en términos de plan de expansión?

-La primera tienda se va a abrir en Dardo Rocha, en Martínez. Es como un laboratorio, en este momento se está gestando, estamos colgando los productos. Antes de fin de año vamos a hacer una inauguración de esa tienda, vamos a medir ahí la performance de la marca. La segunda tienda la queremos abrir en Nordelta y la tercera en el shopping Paseo Alcorta, en el tercer piso.

Un emprendedor serial

100%

por ciento

Es el porcentaje que controla con su socio Juan Cahen d'Anvers en Etiqueta Negra, tras la compra del 50% que tenía el fondo Tribeca.

30

US$ millones

Es la inversión que destinará a la expansión de sus marcas Etiqueta Negra y Gola y el lanzamiento de la nueva línea Quiu.

300

empleados

Es la cantidad de trabajadores que hoy tiene el grupo de indumentaria que lidera Álvarez Castillo a través de sus distintas marcas.

Ver comentarios
Ir a la nota original