El rival de la tarjeta: el boom del crédito llega a los préstamos personales

Los bancos suman líneas apuntando a clientes que quieren refaccionar su hogar, cambiar el auto o hacer un viaje; lo que hay que mirar antes de elegir

Mónica Fernández
PARA LA NACION
Miércoles 04 de octubre de 2017

Los créditos son el producto financiero estrella de 2017. Como hacía años no sucedía, todas las líneas se reactivan detrás del estandarte que levantó el regreso de los hipotecarios.

Ayudan el descenso de la inflación, los primeros signos de recuperación económica y la percepción de estabilidad en las reglas de juego. En ese contexto, los créditos personales también se suben al podio de la demanda. "Hubo una aceleración en la colocación durante todo 2017, llegando al pico más alto en agosto. No sólo hay un crecimiento en la cantidad de créditos otorgados, sino también en el monto promedio de cada operación", evalúa de arranque Pedro Piñeiroa, jefe de productos préstamos personales del Banco Galicia.

"Estamos observando una evolución de crecimiento en el mercado financiero del 60% respecto de 2016 en préstamos personales", evalúa Gustavo Giráldez, gerente de Operaciones Financieras del Banco Meridian. "El promedio de los montos tomados es de entre $ 25.000 y $ 30.000 y el plazo promedio de vida de los préstamos es de entre 18 y 36 meses."

Como en botica, hay oferta para distintos tipos de proyectos y clientes. Desde los más novedosos ajustados por UVA del Provincia y del Ciudad hasta los "clásicos", pero con tasas diferenciadas según el tipo de cliente y el canal a través del cual lo gestione: online o sucursal.

Para quienes tienen en mente sacar un crédito personal, LA NACION elaboró una guía con algunas de las alternativas que tienen los principales bancos, los ítems donde hay que poner la lupa para no pagar de más sin darse cuenta y los términos y condiciones que no se pueden desconocer.

Cuestión de tasas

Lo primero a saber es que estos créditos son a sola firma, es decir que no requieren garantías especiales (como en el caso de los hipotecarios o prendarios), y su otorgamiento está sujeto sólo a la evaluación crediticia que hace cada entidad.

El segundo dato: se consiguen plazos que en promedio son de cinco años (60 meses) para el repago de la deuda y montos máximos que en algunos casos llegan a $ 1 millón. El costo financiero total (CFT), que es el número que realmente hay que mirar más allá de la tasa de interés publicada y publicitada, ronda el 45% anual en el promedio del mercado.

No es un costo inocuo para el bolsillo, obviamente. Duplica la inflación proyectada, pero puede ser el pasaporte a ampliar o refaccionar la casa, a arrancar un proyecto profesional propio o a concretar un viaje. Incluso suelen ser muy útiles para "ordenar" y poner en caja deudas de tarjeta de crédito que se hayan salido de cauce y cuya tasa de interés sea mayor que la del crédito en cuestión.

Los que estén en busca de crédito tienen que poner la lupa sobre las promociones especiales que lanzan los bancos periódicamente para algunos clientes o segmentos en particular. El costo puede bajar unos cuantos puntos porcentuales (rondando entre el 4 y el 5%), siempre con tasas fijas.

"Lo primero que uno tiene que hacer es no dejarse obnubilar por la tasa de interés que ofrecen los bancos en este tipo de financiamiento y mirar el costo financiero total, que incluye no sólo la tasa de interés, sino también los costos del seguro, los impuestos y algún otro cargo adicional", recomienda en ese sentido Diego Martínez Burzaco, director de MB Inversiones, y agrega: "Una ventaja de los préstamos personales es que si uno es cliente privilegiado del banco (sea por tener contratado un paquete de productos premium o por acreditar su sueldo en la entidad) puede obtener alguna bonificación en la tasa de interés, lo que terminan pesando positivamente en el costo final".

Tercer dato: los créditos a tasa fija tienen cuotas mensuales más altas, lo que puede limitar el monto a solicitar, que tiene relación con los ingresos. La ventaja, la seguridad de que durante tres, cuatro o cinco años se pagará siempre lo mismo y si la inflación avanza la cuota quedará "más chica" en relación con los ingresos o se licuará, como se dice habitualmente. En cambio, los préstamos UVA tienen una menor cuota mensual desde el inicio, pero al componente fijo de tasa se suma uno variable. Para los que le temen a la inflación o descreen de que ésta siga descendiendo, la desventaja es que se actualiza por este indicador.

Opciones

En el caso del Banco Francés, "los personales aplican a todos los destinos y abarcan de 6 a 60 meses, para las líneas tradicionales, y hasta 84 meses para la última lanzada al mercado, llamada Préstamos 7X6, que premia al cliente por buen comportamiento en el pago de su cuota y por no haber hecho precancelaciones del préstamo. Un cliente que cobra su sueldo en el banco en reglas generales tiene una mejor oferta de tasas en comparación con el que no lo hace, y esa tasa también tiene condiciones diferenciales si contrata su préstamo de forma web o digital", explican en la entidad.

Con un ejemplo, puntualizan que un préstamo a 84 meses (7 x 6 años), tasa fija de 32% y CFT de 46,38% por un monto de $ 100.000 el cliente pagará una cuota total de 3567 pesos.

Karina Gómez Vara, superintendenta de negocios con personas del Banco Patagonia, aporta un dato importante para las parejas o para las familias: "Se pueden sumar ingresos y se puede precancelar sin costo una vez transcurridos los plazos mínimos de acuerdo con la normativa vigente". Además, agrega: "Actualmente tenemos una promoción que permite pagar la primera cuota del préstamo personal recién a los 60 días de haber recibido el préstamo".

Piñeiroa, del Galicia, explica: "La política de otorgamiento tiene en cuenta que la relación entre el salario y la cuota que el cliente va a pagar no supere el 30%; de esta manera, una pareja puede acceder a una mayor cantidad de dinero si suma sus ingresos. Nuestros préstamos se pueden precancelar de manera parcial o total en cualquier momento". "Para un crédito de $ 100.000 a un plazo de 60 meses con una TNA del 30% el cliente estaría pagando por cuota un promedio de $ 3565", grafica el ejecutivo.

En el Banco Itaú, también permiten sumar ingresos, y además de los créditos clásicos están terminando de desarrollar los préstamos UVA. "El objetivo es darles a nuestros clientes una nueva alternativa de asistencia financiera con valores de cuotas más bajos", delinea Guillermo Jejcic, director de producto y planeamiento del Banco Itaú. Para la línea clásica, en caso de un individuo que acredita sueldo en el banco, $ 100.000 a 24 meses de plazo arrojaría una cuota promedio de $ 5895, equivalente a una tasa de 30,5% anual y CFT de 43,84%.

Los ajustados

El Banco Provincia y el Ciudad son los que hasta el momento tienen en su oferta de personales créditos que se ajustan por unidad de valor adquisitivo (UVA), un coeficiente que se utiliza fundamentalmente para los hipotecarios. En el Banco Ciudad, subrayan la migración que en los últimos meses se vio de los créditos personales tradicionales a los que están ajustados por UVA.

"Por accesibilidad y menores costos finales, mucha gente está cambiando los créditos tomados tiempo atrás en el sistema a tasas fijas, variables o combinadas, que oscilaban entre el 30% y hasta más del 50% de tasa, por los nuevos personales en UVA, reduciendo las cuotas u obteniendo un monto mucho mayor por el mismo costo mensual", explica Alejo Espora, economista jefe del Banco Ciudad.

El Banco Provincia tiene tres líneas de este tipo para compra de autos y motos y para financiar posgrados. Esta última línea "es para graduados de carreras universitarias, sin límite de edad, y tiene como destino financiar estudios de especializaciones, maestrías, posgrados y doctorados a realizar en universidades públicas y privadas radicadas en la provincia de Buenos Aires y/o en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires", explica Gonzalo Diz, subgerente general del área de desarrollo del negocio.

El plazo es de hasta 48 meses, con un mínimo de 12 meses. En los tres casos la tasa varía entre el 8% y el 12% anual -según el tomador sea o no cliente del banco y/o acredite haberes-, a lo cual se suma la variación de las UVA. Para el ejemplo de un préstamo para comprar un auto, si el cliente percibe su sueldo en el banco y tiene contratado un paquete de productos la cuota cada $ 10.000 de préstamo es de 240,36 pesos.

En el Ciudad, los personales en UVA pueden ser aplicados a cualquier destino. "La relación cuota/ingreso es hasta el 20% de los ingresos computables del solicitante y/o grupo familiar; la tasa, desde un 7,9% anual (más UVA), y el monto máximo es desde $ 1 millón hasta 72 meses de plazo", especifica Alejo Espora.

Los que sean para la compra de automotores tienen una tasa anual promocional del 3,9%, una financiación de hasta el 100% del vehículo y 60 meses de plazo. En un crédito multidestino del Ciudad: para un monto de $ 100.000 a 72 meses la cuota inicial es de $ 1910, reduciendo en un 60% la de los créditos tradicionales del mercado a tasas fijas, variables o combinadas, que ronda los $ 4700", dice el economista del banco.

Lo que hay que tener en cuenta

Puntos a mirar al tomar un préstamo

Tasas comparadas.

En muchos casos, los préstamos se usan para cancelar deudas. Para estas situaciones, el punto clave a mirar es que el CFT del préstamo sea inferior al costo de refinanciamiento del saldo de la tarjeta.

Costo de salida

Otro punto a tener en consideración a la hora de contratar un préstamo es el costo por precancelar. En la mayoría de los bancos oscila entre 2 y 4% más IVA sobre el saldo.

Ingresos

La relación cuota/ingreso oscila entre 20 y 30% según el banco, aunque algunas entidades permiten sumar otros aportes para llegar a ese porcentaje.

Ver comentarios
Ir a la nota original