Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La curiosa historia del arquero uruguayo que "resucitó" en WhatsApp

La familia lamentaba su muerte y él mandó una selfie para mostrar que estaba vivo

Miércoles 04 de octubre de 2017 • 11:25
SEGUIR
Corresponsal en Uruguay
0
La formación de Nacional de San José, con el arquero Emanuelle Silva
La formación de Nacional de San José, con el arquero Emanuelle Silva.

MONTEVIDEO. "No estoy muerto, no estoy muerto, vean: estoy vivo", repetía el guardameta de un club del interior uruguayo a una tía que ante la confusión de la familia, conmovida por su presunta muerte, había probado de llamarlo a su teléfono móvil.

¿Cómo puede ser que si está muerto y su cuerpo descansa en la morgue, desde su celular sigan saliendo fotos como si estuviera vivo? Eso era lo que se preguntaban los familiares que ya pensaban en los trámites para el velatorio. Para salir del enredo, la tía de Emanuel Silva decidió hacer lo que otros no había hecho; llamarlo. Y la voz de Emanuel tranquilizó a todos.

El caso se había desatado el domingo en un batahola generada en un bar del barrio Las Palmas de esa ciudad. Dos hombres discutieron y uno de 43 años apeló a su cuchilla 32 centímetros de hoja para matar al otro a puñaladas y se fugó, según informó el portal "San José Ahora".

Esa ciudad está a unos 100 kilómetros de Montevideo.

La policía recogió el cadaver y lo llevaron a la morgue. Los testimonios indicaron que se trataba de Emanuelle Silva, golero del club Nacional local y también portero de la selección departamental de San José.

El diario "El País" informó que los agentes policiales fueron a la casa del golero para dar la triste noticia y a plantear que un familiar fuera a realizar el reconocimiento del cuerpo. El parte policial cayó como un balde de agua frío.

Un hermano de Emanuel fue a esa dura misión; le mostraron el cadaver con una herida en el pecho, lo que lo conmovió fuerte, y, confundido, acordó la identidad del muerto.

La noticia comenzó a circular esa misma madrugada y vecinos, familiares y amigos fueron a la casa para dar el pésame. Otro hermano se desmayó y la madre del golero sufrió un pico de presión alta.

Daniel Silva, padre del guardameta quiso ir a la morgue del hospital local para ver el cuerpo de su hijo. No querían dejarlo pasar por ese momento, pero lo acompañaron e incluso escoltado por un patrullero, aunque no les fue permitido ingresar.

Compañeros del equipo de fútbol comenzaron a pasarse mensajes de teléfono por la red de WhatsApp, lo que despertó al involutario protagonista de la historia, que estaba durmiendo en la casa de su novia. "No estoy muerto" respondió Emanuel que se sacó una foto selfie para que le creyeran. "¿Muerto yo? Muerto de sueño estoy; dejen dormir que mañana hay que entrenar".

La tía lo llamó y luego todos respiraron con alivio. El muerto era otro hombre de 34 años, al que pudieron identificar después.

"Esas cuatro horas que creímos que Emanuelle estaba muerto, fueron horribles. No se lo deseo ni a mi peor enemigo, si lo tuviera", dijo a El País el padre del golero.

Horas después, el Jefe de Policía de San José, William Martínez, explicó que el crimen había sido reportado al servicio 911, y que cuando los agentes fueron al bar, los parroquianos dijeron que el muerto era Emanuel, porque era parecido.

Aclaró que no dijeron a la familia que estaba muerto, sino que fueron al hogar a preguntar por él. Y como no estaba llevaron al hermano mayor para que viera el cadaver para que dijera si lo reconocía.

El asesinado fue identificado como Gonzalo Federico Gutiérrez de 34 años. Emanuel sigue vivo y atajando. El boliche del crimen se llama "Resto, Bar y P . Tres Copas".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas