Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Policía Nacional, vista como una fuerza de ocupación

Miércoles 04 de octubre de 2017
0

BARCELONA.- ¿"Tienen la situación bajo control?" En conferencia de prensa, la pregunta al gobierno español reflejó una tensión en alza ante el reclamo popular para que "retire ya mismo" la Policía Nacional y su firme respuesta de que "permanezca" en Cataluña para "garantizar los derechos y la libertad de sus ciudadanos".

La Policía Nacional, el blanco de la ira catalana
La Policía Nacional, el blanco de la ira catalana. Foto: Reuters / Albert Gea

Como pocas veces, la Policía Nacional se ha convertido en centro de pasiones encontradas. En esta ciudad se la insulta. En los hoteles de la zona costera, se la desaloja. Sus cuarteles necesitan la custodia de fuerzas locales para evitar desmanes de los manifestantes.

"Asesinos, fuera, no los queremos aquí", le grita la multitud. "Son la fuerza de ocupación de Madrid", le reprochan. Del otro lado, el Ministerio de Interior los respalda incluso ante las imágenes de la violenta represión del referéndum. "No hicieron nada que afectara la convivencia. Al contrario, son ellos los que soportan agresiones de la gente", fue el mensaje desde Madrid.

Con ese juego servido, el gobierno independentista de Carles Puigdemont concretó un nuevo y hábil cambio de agenda. Transformó a la masiva huelga de ayer en un "reclamo" para que Madrid retire a la policía enviada a su territorio.

Pero el gobierno de Mariano Rajoy respondió con una ratificación de su permanencia. "Que nadie se mueva de allí", ordenó públicamente el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido. Sus dichos parecieron chocar con la evidencia de que, en varias poblaciones costeras, los efectivos están siendo acosados para que dejen sus alojamientos. En algunos casos, incluso, ya tuvieron que abandonarlos.

"Por supuesto que tenemos la situación bajo control", aseguró la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. Un rato después, y en lo que parece un aumento de las dificultades, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) le retiró su apoyo en el manejo de la crisis policial. De hecho, parece claro que la mano derecha del presidente podría ser la primera víctima en el elenco gubernamental. "Es responsable por las cargas policiales contra la población", dijeron desde el PSOE.

De confirmarse, la presión sobre la vicepresidenta evitaría un pedido de cuentas al presidente. En medio de la espiral de estos días, Rajoy zafó, hasta ahora, de poner fecha concreta para su anunciada comparecencia en el Congreso.

Soraya, uno de los alfiles más efectivos de la debilitada administración de Rajoy, aseguraba ayer que la situación estaba bajo control. "No sólo eso. También tenemos calibrada las medidas que iremos tomando", insistió.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas