Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Argentina-Perú, Eliminatorias. La visita revive la euforia de 1969, pero su héroe no está de acuerdo

Cachito Ramírez, autor de dos goles en la Bombonera, dice que no hay comparación posible entre aquel partido y el de mañana

Miércoles 04 de octubre de 2017
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Paolo Guerrero, el goleador del seleccionado incaico
Paolo Guerrero, el goleador del seleccionado incaico. Foto: AP

Los apellidos, las anécdotas y las similitudes se multiplican a medida que se acerca el encuentro de mañana. Perú se aferra a los recuerdos y tiene derecho a hacerlo. En 1969 produjo uno de los hitos deportivos más grandes de su historia, cuando el equipo de Didí sacó un empate 2-2 en la Bombonera de Buenos Aires y dejó a la Argentina por primera vez sin lograr la clasificación a una Copa del Mundo. Y si bien los peruanos transitan la previa como un revival de lo acontecido en aquel año, Oswaldo “Cachito” Ramírez –héroe de aquella jornada tras anotar los dos tantos visitantes– asegura que las historias son absolutamente distintas.

“No hay puntos de comparación entre los partidos, no se parecen en nada. Éramos completamente diferentes. Lo único que se asemeja es la Bombonera pero el escenario es un mudo testigo, nunca habla. Van a estar cara a cara once contra once que tienen las mismas unidades en estas eliminatorias. Perú saldrá con confianza y sin problemas a disputar el compromiso. Para la Argentina si las cosas no salen bien al inicio puede resultar complicado para su gente y en vez de apoyar se van a poner nerviosos”, asegura desde Lima Ramírez a la nacion.

No obstante, pasaron 48 años desde aquella gesta y en el medio surgen nombres y situaciones puntuales que encuentran hilos conductores con el cruce de mañana y que no sólo involucra al estadio de Boca: Cachito Ramírez, Didí, Ricardo Gareca y jugadores suspendidos entran en el lote de los ejemplos. Mucho se habla en estos días de la Bombonera, un templo que será uno de los escollos a quebrar para hacer añicos una racha de 35 años sin asistir a un Mundial. Aunque Ramírez, entonces, echa por tierra la idea de una influencia directa de la cancha en el desarrollo del encuentro. “No será un factor determinante, para nada. Es lógico y conocido que tiene sus tribunas pegadas al campo de juego pero estoy completamente seguro de que mis compatriotas van a dejar todo por clasificar al Mundial. Lo jugarán con actitud. Será un cruce difícil para ambos. Mi país está a 180 minutos de entrar al Mundial por méritos propios y sin pedir favores. De algo más estoy seguro: la Argentina tiene un plantel con excelentes jugadores pero que hoy no conforman un equipo como tal”.

Al margen del estadio, hay otros hechos puntuales que traen aparejadas ciertas coincidencias en la previa con los peruanos. Que la Argentina haya tenido varios entrenadores antes de cada uno de esos Mundiales es una de ellas. Adolfo Pedernera llegó en reemplazo de Humberto Maschio apenas un mes antes de las Eliminatorias para México 1970, ya que el gobierno de Juan Carlos Onganía había decidido remover a todas las autoridades de la AFA. Poco tiempo antes habían pasado Renato Cesarini y José María Minella. Un caótico mar de improvisaciones que la Argentina también transitó en esta etapa con Gerardo Martino y Edgardo Bauza antes del arribo de Jorge Sampaoli.

En Perú la expectativa es enorme porque Gareca le renovó el semblante a un equipo que caminaba a la deriva. Construyó una identidad, dejó atrás algunos apellidos históricos y apostó por varios jóvenes con proyección. Claro, a Buenos Aires llegará con la estructura resentida por las bajas de Christian Cueva, Paolo Hurtado, André Carrillo y Christian Ramos por acumulación de tarjetas amarillas y expulsiones. En 1969, recuerdan en Perú, también afrontaron el cruce con los albicelestes con ausencias notorias por suspensiones: a Ramón Mifflin lo reemplazó Luis Cruzado. Quizás como un guiño del destino, por Alberto Gallardo entró nada menos que Cachito Ramírez.

Si se retrocede en el tiempo apenas unos años, el apellido Gareca no transportaba a Perú los mejores recuerdos. El 30 de junio de 1985 es un día que tiene una marca especial en el calendario del Tigre, quien metió a la Argentina en México 1986 con un gol suyo y privó a los albirrojos de acceder a la máxima cita. Algo similar sucedió con Didí, quien anotó un golazo de tiro libre en 1957 (Brasil ganó 1-0) y evitó que Perú clasificara al Mundial del año siguiente. Ya como entrenador, fue el propio Waldir Pereira uno de los protagonistas de la gesta de 1969 en la Bombonera. “¿Cómo no soñar con que Gareca conseguirá el mismo resultado?”, se preguntan. “Ricardo está haciendo un gran trabajo, sin dudas. Al ‘69 lo recuerdo con una felicidad inmensa, entramos al Mundial por méritos propios por primera vez en la historia peruana. Esta será otra gran oportunidad y claro que lo deseamos. Es una historia diferente. Pero quién te dice que no tenga un buen final, ¿no?”, sueña Ramírez.

Gareca se blindó

Perú sigue trabajando en Lima y recién hoy viajará a Buenos Aires. Ricardo Gareca exigirá a Jefferson Farfán, que arrastra una molestia, para saber si llegará en condiciones. El DT ensayó ayer con Carlos Cáceda; Aldo Corzo, Alberto Rodríguez, Miguel Araujo y Miguel Trauco; Renato Tapia, Sergio Peña y Yoshimar Yotun; Andy Polo y Edison Flores; Paolo Guerrero. Peña ocupó el lugar que sería de Farfán.

La única ilusión es estar en Rusia 2018

“Perú-Argentina es obviamente difícil. Yo espero que ganemos los dos partidos (el otro será con Colombia), pero no me voy a aventurar a hacer apuestas. Tenemos que ir al Mundial”, dijo el presidente de la federación peruana, Pedro Pablo Kuczynski, según DPA.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas