Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Gianni Infantino, "feliz" de estar en la Argentina por primera vez: un viaje relámpago de diez horas

El presidente de la FIFA aterrizó en Ezeiza esta mañana y habló ante los integrantes del comité ejecutivo de la AFA en el edificio de la calle Viamonte

Miércoles 04 de octubre de 2017 • 10:11
SEGUIR
LA NACION
0
Foto: LA NACION / Aníbal Greco

Sin rastros de cansancio tras 13 horas de vuelo desde Frankfurt, el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, exhibió hoy su alegría al pisar por primera vez la Argentina. "Estoy feliz, es mi primera vez aquí", dijo el presidente de la FIFA antes de saludarse con Claudio Tapia, presidente de la AFA, que lo recibió en un hotel porteño. De allí, pasadas las 9.30 de la mañana, Infantino y Tapia, acompañados por Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, se dirigieron a la sede de la AFA, sobre la calle Viamonte.

"Siento emoción por estar en un país...en una ciudad que escribió muchísimas de las páginas más emocionantes de la leyenda, del mito del fútbol", dijo el presidente de la FIFA, que ingresó en el tercer piso del edificio con sus acompañantes y flanqueado por Daniel Angelici, presidente de Boca, y Víctor Blanco, máximo directivo de Racing. Infantino lucía descansado, sin un ápice del jet-lag: apenas llegó a su hotel fue 45 minutos a entrenarse en el gimnasio.

Apenas habían pasado unos minutos de las 10 de la mañana. La sala en la que habitualmente se realizan las reuniones de cada categoría del ascenso lucía colmada. "En los últimos años, desde el punto de vista administrativo, la Argentina lo pasó un poco mal. Como en otras partes, como en la FIFA", recordó el hombre que sucedió a Joseph Blatter al frente del fútbol mundial. "Pero en la Argentina está la fuerza, el corazón para empezar a trabajar en serio otra vez por el fútbol mundial. No solo puede hacer mucho: la Argentina debe hacer mucho", afirmó Infantino antes de recibir un aplauso cerrado.

Sus palabras fueron el plato fuerte de una presentación que incluyó un video institucional sobre los primeros seis meses de gestión de Claudio Tapia al frente de la AFA, un intercambio de banderines de las tres entidades (FIFA, Conmebol y AFA), y la entrega de una pieza de orfebrería realizada para la ocasión por Juan Carlos Pallarols. Infantino posó con una copa de plata que tiene tallados los logos de la FIFA y la AFA. En la caja había una botella de vino tinto argentino. Infantino bromeó con los fotógrafos: "Saquen con la copa, no con el vino".

"El fútbol argentino ha comenzado una nueva etapa a partir del 29 de marzo. Ahora les pido un esfuerzo más: entre todos, no tengo dudas, vamos a hacer un fútbol mejor", dijo Tapia a su turno, luego de celebrar que los clubes comenzaron los torneos al día con sus planteles y que, por primera vez, la primera división tiene un fixture que le da previsibilidad. Antes, Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, había ensalzado a Buenos Aires y a la Argentina: "Cuando uno recorre el mundo visita varios templos del fútbol. Cuando uno viene a la Argentina, viene a la catedral del fútbol. Estamos en la tierra del Diego y del Lío, aquí es donde se hizo la huella digital de nuestro fútbol", cerró Domínguez, quien le agradeció a Infantino el haber viajado tantos kilómetros para vistar Buenos Aires por primera vez.

Tras una visita a la sede de la AFA, el jefe del fútbol mundial se reunirá con el presidente Mauricio Macri en la Casa Rosada. Allí estarán también Tabaré Vázquez, presidente de Uruguay, y su homólogo paraguayo, Horacio Cartés. Los tres países están unidos en una candidatura para ser sede del Mundial 2030, a exactos cien años de Uruguay 1930, el primer Mundial de la historia.

"La historia nos respalda", dijo a LA NACION un exultante Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol y gran impulsor de la candidatura tripartita.


Tras su paso por la Casa Rosada, Infantino tomará un helicóptero rumbo a Ezeiza y un vuelo que lo devolverá a Europa.
En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas