Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un discurso de pesadilla expone a May cuando más lo necesitaba

gran bretaña . En la conferencia anual del Partido Conservador, tuvo un ataque de tos y un bromista le entregó un telegrama de despido

Jueves 05 de octubre de 2017
0

MANCHESTER, Gran Bretaña.- Theresa May tenía un objetivo en mente ayer: reafirmar su menguante autoridad ante los conservadores. Pero el discurso de la primera ministra británica se transformó en una pesadilla. Fue interrumpida por un comediante que le entregó un telegrama de despido, tuvo un ataque de tos e incluso una letra de su eslogan se cayó del escenario.

El comediante Simon Brodkin le entrega a May un telegrama de despido
El comediante Simon Brodkin le entrega a May un telegrama de despido. Foto: AP / Paul Ellis

May quería usar la conferencia anual del Partido Conservador para unir a su dividido partido y presentarse como la única persona capaz de lograr el Brexit y mantener fuera del poder al líder de los opositores laboristas, Jeremy Corbyn.

La primera ministra comenzó disculpándose por su fallida apuesta a una elección anticipada en junio, que la despojó de su mayoría en el Parlamento, y luego presentó un "sueño británico" revitalizado para el que propuso reparar los mercados y unir al país.

Las palabras de May fueron interrumpidas por el comediante británico Simon Brodkin, quien le entregó un formulario P45, un documento que se les da a los empleados cuando son despedidos. El documento estaba "firmado" por el canciller británico, Boris Johnson.

En las últimas semanas se especuló que Johnson quería expulsar a May del poder por demorar el proceso del Brexit. A eso hizo referencia el comediante, famoso por otros actos llamativos, como cuando lanzó billetes de dólar al ex presidente de la FIFA Joseph Blatter.

Además, en medio del discurso, May tuvo un ataque de tos que la forzó a beber agua en reiteradas oportunidades e incluso el ministro de Finanzas, Philip Hammond, le tuvo que dar una pastilla.

Como si fuera poco, mientras hablaba, se cayó una letra del eslogan detrás de ella, en el escenario. Algunos usuarios de Twitter aprovecharon el hecho para reírse de los conservadores. Uno dijo que su pegamento estaba fallando incluso para mantener cohesionado al partido.

En su discurso, May afirmó que su partido no debía "darse por vencido" por el fracaso de las elecciones de junio y sostuvo que la tarea de los conservadores después de 2010 fue recuperarse de la "gran recesión laboral". Luego enumeró los logros obtenidos desde entonces, incluyendo la reducción de la delincuencia, la lucha contra el terrorismo, el matrimonio igualitario y el salario mínimo, "introducido no por el Partido Laborista, sino por nosotros", aclaró desafiante.

Durante el discurso, May atacó además a Corbyn por no hacer nada contra el antisemitismo, la misoginia y el odio, y lo acusó de ver "la economía de Venezuela" como un modelo.

Luego, la jefa del gobierno británico apeló especialmente a los jóvenes y les prometió políticas e inversiones para ayudar a que se haga realidad el "sueño británico" de tener una casa propia.

"Para demasiada gente el sueño británico está fuera del alcance -reconoció-. Por eso, voy a dedicar mi trabajo como primera ministra a resolver este problema y renovar el sueño británico para una nueva generación". Se comprometió, además, a hacer una nueva revisión del sistema de salud británico (NHS, por sus siglas en inglés).

May, de 61 años, recibió ovaciones de pie por continuar con su discurso de una hora, en el que adoptó un tono más personal. Dijo que no le importaba que le dijeran "la dama de hielo" y confesó su "gran pena" de no tener hijos.

"Éste es el conservadurismo en el que creo, un conservadurismo de justicia y oportunidad para todos, un conservadurismo que mantiene vivo el juego británico para una nueva generación", declaró May ante una multitud que la vitoreaba.

May, que fue abrazada cálidamente por su esposo en el escenario tras concluir su discurso, se rió luego de su ataque de tos al publicar en Twitter una imagen de pastillas y medicamentos para la tos junto a una copia en papel de su discurso y su maletín de primera ministra.

Agencias AP, Reuters y ANSA

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas