Un Hamlet diferente, con la locura neopunk de The Tiger Lillies

El danés Caspar Phillipson pasó de ser JFK en la película Jackie al famoso príncipe de Dinamarca

Alejandro Lingenti
PARA LA NACION
Viernes 06 de octubre de 2017

Podrá haber aliados entusiastas y detractores categóricos de la versión de Hamlet presentada en esta 11» edición del Festival Internacional de Buenos Aires. Lo seguro es que nadie quedará indiferente, por lo osado de la propuesta, cargada de música en vivo, efectos visuales y abundante humor negro.

Dirigida por Martin Tulinius, nombre clave de la prestigiosa compañía danesa Theatre Republique, la puesta tiene el condimento especial del aporte de The Tiger Lillies, la excéntrica y singular banda inglesa nacida en el Soho londinense a fines de los años 80 e integrada por Martyn Jacques, Mike Pickering y Adrian Stout, que siempre trabajó al filo de la incorreción política.

The Tiger Lillies Perform Hamlet cuenta también con un protagonista cuyo trabajo la crítica internacional ha destacado con creces: el danés Caspar Phillipson, un actor de 46 años formado en el Aarhus Teater de su país y con vasta experiencia en el musical, algo que influyó claramente en la decisión de elegirlo para esta versión del clásico de Shakespeare. "Este papel en Hamlet y el que hice en West Side Story son los más importantes de mi carrera. Mi experiencia en musicales importantes como The Rocky Horror Show y Los miserables seguramente ayudó a que me convocaran para esta puesta tan particular en la que la música tiene un rol determinante", comenta el actor, en diálogo con LA NACION.

A lo largo de las dos horas de espectáculo son 21 temas de corte neopunk con elementos gitanos y música de cabaret que suenan en la turbulenta tragedia de traición, amor y venganza protagonizada por Hamlet. "Es una versión muy original -asegura Phillipson-. Pero al margen de esto, el sueño de cualquier actor es hacer este papel. Que se trate del príncipe de Dinamarca obviamente tiene un significado especial para mí. La historia, ya se sabe, es muy potente y lo que pasa con el público también es muy fuerte. Su energía durante las funciones es tremenda, un gran incentivo".

La presencia en escena de The Tiger Lillies, sostiene Phillipson, es fundamental para crear esa energía de la que habla. "Ellos funcionan como un coro griego, pero no como uno tradicional, sino como uno completamente enloquecido, recargado de falsettos e ironía filosa -sintetiza-. Por otra parte, Ofelia tiene aquí un papel muy importante, mucho más relevante que en otras versiones que he visto -agrega-. Ella es la que despierta una pasión encendida en Hamlet, cuyos arrebatos de locura están potenciados por la música de los Tiger Lillies. Una de las ideas-fuerza de la versión es que la conducta de Hamlet está muy determinada por el entorno en el que creció, el de una familia enloquecida. La interna familiar tiene aquí más peso que los asuntos políticos".

Hijo de madre danesa y padre inglés, Phillipson dice que durante años odió Shakespeare "porque me llevaron demasiadas veces a ver sus obras cuando era niño". Ya entrado en la adultez, su percepción naturalmente cambió, aunque todavía mantiene algunas observaciones específicas: "Sus tragedias me parecen maravillosas, pero sus comedias no tanto. Sé que puede sonar irrespetuoso, pero no me interesa mucho esa parte de su obra".

Dedicado de lleno a la actuación profesional desde fines de la década del 90, Phillipson le puso la voz al irritante Prince Charming del tanque de animación Shrek 2 y fue también, gracias a un parecido físico notorio, el John Fitzgerald Kennedy de Jackie, la celebrada película del chileno Pablo Larraín protagonizada por Natalie Portman, una experiencia que recuerda como muy enriquecedora: "Natalie es una gran actriz y una buena compañera, muy seria y generosa. Es exactamente lo que esperás que sea". Phillipson llegó al film gracias a que un amigo danés le avisó de la convocatoria al casting: "Estábamos justamente con nuestro Hamlet en Estambul y un colega me escribió, pensando en que la similitud fisonómica con JFK podría beneficiarme. Así fue".

Hoy por hoy, su atención está enfocada por completo en la obra que ha llegado al FIBA y que seguirá girando por distintos países de aquí a fin de año (ya estuvo en China, Corea del Sur, Taiwán, Australia, Canadá, Inglaterra, Dinamarca, Holanda, Turquía, Suiza, Suecia, Colombia, Chile y México, entre otros países): "Es un trabajo consolidado pero que va cambiando con las funciones. Trabajar con los Tiger Lillies es un desafío por eso: las cosas van mutando constantemente. Lo bueno es que aun siendo una versión tan particular de un clásico, para mucha gente ha sido una revelación. Algunos suponían que la participación de The Tiger Lillies iba a transformar a la obra en espectáculo de cabaret. Pero no es eso. Es un Hamlet, diferente, con una vuelta sorpresiva, eso sí".

The Tiger Lillies Perform Hamlet

Dirigida por Martin Tulinius

Hoy, a las 20; y mañana, a las 15

Teatro San Martín,Corrientes 1530

En esta nota:
Ver comentarios
Ir a la nota original