Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Uruguay, con festival internacional propio

28 compañías extranjeras y 30 nacionales harán que vayan al teatro en 15 días entre 50 y 70 mil espectadores

Viernes 06 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
La ecléctica puesta de Otelo, de Dan Jemmet, en la Comedia Nacional
La ecléctica puesta de Otelo, de Dan Jemmet, en la Comedia Nacional. Foto: Carlos López

MONTEVIDEO.- "Por favor, les pedimos a los medios de comunicación que difundan esta apuesta por el arte porque de otro modo no hay forma de que la gente se entere de que esto está ocurriendo", imploró María Julia Muñoz, ministra de Educación y Cultura de Uruguay, en la inauguración del Fidae (Festival Internacional de Artes Escénicas), que comenzó el lunes, en Montevideo, y seguirá hasta el 16 de este mes. Y el ruego de la funcionaria no resulta ilógico, sino necesario. Aunque el presupuesto de este importante festival que se realiza cada dos años proviene del aporte de sponsors y el apoyo de las embajadas, que cubren pasajes y gastos logísticos, el mencionado ministerio destinó siete millones de pesos uruguayos a la organización (4.128.000 argentinos). Pero, además de la inversión, no habrá otra ocasión para tener durante dos semanas tantos espectáculos de jerarquía provenientes de distintos países, además de una selección de lo mejor de la escena local. Sería un despropósito que el ciudadano común no estuviera enterado de que eso está aconteciendo en esa hermosa ciudad de vientos potentes y cordialidad habitual.

El gestor cultural argentino José Miguel Onaindia es el director artístico del Fidae, además de desempeñarse como coordinador general del INAE (Instituto Nacional de Artes Escénicas de Uruguay). LA NACION fue uno de los medios internacionales invitados a participar de esta gran fiesta cultural que enorgullece a los uruguayos. El festejo coincide con otros dos acontecimientos: los 70 años de la Comedia Nacional y los 70 años del teatro independiente de ese país. Por eso, aunque se desarrolle en 22 espacios diferentes, el señorial Teatro Solís (fundado en 1856) es el rey anfitrión. Allí es donde, a modo de inauguración, se estrenó una nueva versión de Otelo, de William Shakespeare, a cargo del elenco estable de la Comedia Nacional.

Bajo la dirección del británico Dan Jemmett y con traducción de Sergio Albano, subió a escena esta moderna versión del clásico que pone el foco, sobre todo, en la figura de Yago. Jemmett jugueteó con la parodia, la ruptura y el clásico puro, entre diferentes estilos de actuación. Como si no hubiera sido un solo director, sino varios, el prestigioso elenco se vio envuelto en una bruma de heterogeneidad en medio de una puesta imponente. No obstante fue interesante toparse con trabajos interpretativos como los de Diego Arbelo, Fernando Dianesi, Andrés Papaleo y Juan Worobiov.

Durante todo el festival se presentarán 30 espectáculos uruguayos, 9 argentinos, 4 españoles, 3 de Italia y Chile, 2 de Brasil y otras propuestas de Alemania, Escocia, Colombia, Ecuador, Francia, México y Perú. "La selección de las obras internacionales la hice yo mismo, a través de viajes realizados y pensando en lo que puede dialogar mejor con el público uruguayo. Por un lado, la relación del espectáculo con el medio artístico y local y con el público; pero también con la posibilidad logística y presupuestaria -explica Onaindia-. Para diferenciarlo de otros festivales del Cono Sur, como Santiago a Mil y el FIBA, la nuestra tiene una impronta mucho más iberoamericana. Este año también nos interesó que tuviera una circulación mucho mayor y descentralizada. Por eso habrá espectáculos en doce departamentos distintos. Pese a ser un territorio chico hay expresiones muy características de cada región, con tradiciones escénicas muy diferentes en cada departamento".

El bello teatro Solís colmado en la inauguración
El bello teatro Solís colmado en la inauguración.

Durante las dos primeras jornadas Parece ser que me fui, la propuesta de clown argentina de Raquel Sokolowicz, con la actuación de Marina Barbera, colmó las instalaciones del Círculo con ovaciones. También tuvo mucha aceptación la brillante videoinstalación de Matías Umpierrez denominada Los bosques, inspirada en los sueños de diferentes personajes. Representando a la Argentina y a Francia se presentará El baile, con dirección de Mathilde Monnier; y se suman las coproducciones argentino-uruguayas Pasos largos, de Maru Fernández y Gerardo Martínez; y Todo tendría sentido si no existiera la muerte, de Mariano Tenconi Blanco.

"Apostamos a la calidad y diversidad. No quisimos hacer sólo un festival para el público ya cautivo. Un festival de alta calidad que permita también obras con una mayor apertura de convocatoria, a través de diferentes expresiones, además de un equilibrio entre géneros. Además, incorporamos música con recitales de artistas populares como Jorge Drexler y Gustavo Santaolalla", señala Onaindia, y agrega el deseo de superar los 28.000 espectadores de la edición anterior. "Esperamos que vayan al teatro entre 50 y 70 mil personas." A juzgar por la calidad, el entusiasmo y el apoyo de la gente, lo lograrán.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.