Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Argentina-Perú, eliminatorias: los chicos de barrios humildes que fueron mascotas del seleccionado

El área de responsabilidad social de la AFA eligió a chicos de Ciudad Oculta, las villas 1-11-14 y 31, Bajo Boulogne y La Boca para salir a la cancha con los jugadores

Jueves 05 de octubre de 2017 • 21:20
0
Chicos de barrios humildes, mascotas del seleccionado
Chicos de barrios humildes, mascotas del seleccionado. Foto: LA NACION / Rodrigo Néspolo

Igor tiene 12 años. Nació en Paraguay, pero hace un tiempo vive con sus padres en la villa 31, de Retiro. Igor es el mejor promedio de la escuela Bandera Argentina, de aquel barrio pegado a la Autopista Arturo Illia, a escasos metros del metro cuadrado más caro de Buenos Aires. Igor, fanático del fútbol, es uno de los tantos chicos que hoy salió a la cancha de la mano de sus ídolos: el departamento de responsabilidad social de la AFA lo eligió a él y a otros niños de barrios humildes para acompañar a los futbolistas argentinos y peruanos desde el vestuario hasta la cancha.

La iniciativa responde a un pedido específico del presidente Claudio Tapia quien, según contaron en la AFA, "busca tender una mano hacia los más vulnerables desde el fútbol. En este caso, chicos que día a día se sobreponen a realidades difíciles". Además de buen alumno, Igor se adaptó muy bien a su nuevo barrio, a la escuela y a sus compañeros. En su caso, el mérito es doble por el progreso que hizo en tan poco tiempo. La historia de Igor se replica en todos los niños que entraron en la cancha de la mano de futbolistas famosos. Jamás olvidarán el momento.

La comisión de Deportividad, Responsabilidad social y sustentabilidad de la AFA está presidida por Francisco "Pipo" Marín (de Acassuso). Lo secundan Adrián Zaffaroni (Justo José de Urquiza), Carlos Montaña (Independiente), Javier Méndez (Excursionistas), José Melano (Italiano), Hernán Morelli (Boca), Osvaldo Bacigalupo (Sportivo Barracas), Hernán Gliniecki (Racing), Horacio Martignoni (Sarmiento de Junín) y Leonardo López (Independiente Rivadavia, de Mendoza). En agosto, y con motivo del Día del Niño, la comisión abrió el predio de Ezeiza para 500 chicos, a los que les dio regalos y les permitió pasar un día al aire libre en el lugar donde entrenan sus ídolos. Uno de los micros que llegó repleto de niños era del Club Social y Deportivo Güemes, de la Villa 31, en Retiro. Uno de esos chicos era Igor, que hoy tuvo otro premio al esfuerzo: pisar el césped de la Bombonera de la mano de los jugadores.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas