Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sin frutas y con mucha sal, cómo es el menú escolar que Vidal quiere cambiar

El gobierno bonaerense aumentó la inversión pero no fue suficiente; apuntan a un cambio cultural y administrativo

Viernes 06 de octubre de 2017
0
Los comedores benefician a 1.600.000 alumnos bonaerenses
Los comedores benefician a 1.600.000 alumnos bonaerenses. Foto: LA NACION / Emiliano Lasalvia

Sólo tres de cada 10 días los chicos recibían algún componente lácteo en el desayuno que se ofrecía en los comedores de las escuelas bonaerenses el año pasado. Y los ingredientes sólidos que integraban el menú tenían un exceso de grasa, sal o azúcar.

Ésas son algunas de las conclusiones de un relevamiento que hizo el Ministerio de Desarrollo Social de la provincia junto con el Centro de Estudio sobre Nutrición Infantil (Cesni) y el Centro de Estudios sobre Política y Economía de la Alimentación (Cepea) sobre el Sistema Alimentario Escolar (SAE) en 1000 establecimientos de 57 municipios.

Los datos alarmaron, sobre todo porque el año pasado el gobierno provincial había duplicado los fondos asignados a las raciones del SAE. Por eso, este año la administración de María Eugenia Vidal diseñó un plan, junto a las instituciones especializadas, para lograr un cambio en la calidad nutricional de las raciones y aumentó un 30% el presupuesto para el sistema. Ahora, la inversión alcanza los $ 4400 millones. En los comedores, desayunan, almuerzan y meriendan 1.600.000 alumnos.

El Cesni y el Cepea fueron convocados para desarrollar metas nutricionales obligatorias con el objetivo de garantizar un piso mínimo de nutrientes. A su vez, se definió un sistema de auditoría permanente para controlar las raciones. También empezaron a capacitar a los auxiliares de cocina y se destinó un fondo para equipar las cocinas o comedores.

Se definió que todos los desayunos deben incluir un aporte diario de lácteos acompañado por un componente sólido (tostadas, galletitas, bizcochuelos o budines) y frutas.

"Antes sólo recibíamos galletitas o alfajores y ahora dejan también fruta. El año pasado sólo les daban a los chicos mate cocido, y éste hay leche todos los días", dice Lilia Fernández, directora de la Escuela Técnica Nº 3, de Tres de Febrero.

En tanto, los almuerzos que se ofrecen deben incluir, de manera diaria, carnes, huevos o lácteos; al menos una vez a la semana, legumbres; cereales y hortalizas feculentas y no feculentas, y frutas, como postre.

El director del Cepea, Sergio Britos, explica: "El principal problema nutricional que tienen todos los chicos en la Argentina tiene que ver con la malnutrición entendida por dos cuestiones: el sobrepeso y la obesidad, que sufren el 35% de los niños en edad escolar, y las deficiencias nutricionales en algunos nutrientes característicos como calcio, vitamina C y potasio".

LA NACION hizo un relevamiento en varios comedores. En uno de ellos, el de la Escuela Nº 33 de Dock Sud, se sirven: lunes, polenta con salsa bolognesa y queso; martes, pan de carne con puré de papas; miércoles, arroz con pollo; jueves, fideos con salsa bolognesa, y viernes, guiso de lentejas. Siempre hay fruta de postre. El caso es representativo del resto de los comedores que recorrió LA NACION.

Miriam Fernández es la directora de la Escuela Nº 25 de Morón. Dice que en el colegio se comía bien en cantidad. "Lo que mejoró este año es la calidad", concluye.

El Ministerio de Desarrollo Social de la provincia paga 16,40 pesos por cada uno de los almuerzos que se sirven a diario. El presupuesto por alumno es significativamente superior a la mayoría del que maneja el resto de las provincias, a excepción de la Capital, que es de alrededor de 18 pesos.

"Sobre la base del diagnóstico no sólo se pautaron nuevas normas, sino que también se estableció un sistema de auditorías en todas las escuelas para verificar el cumplimiento de estas pautas", dice el director del Cesni, Esteban Carmuega.

Transferencia

El estudio concluyó que además de un incremento presupuestario era necesario para mejorar el servicio un cambio cultural y administrativo. Por eso, desde la gobernación se decidió implementar una prueba piloto en 12 municipios. Hacia esas comunas se transfirieron los fondos del SAE. Históricamente, los que manejaban las partidas eran los consejos escolares de cada distrito. "La idea es que a mediano plazo toda la administración del SAE pase a los municipios", dice el ministro de Desarrollo Social de la provincia, Santiago López Medrano.

La prueba piloto se implementó en Vicente López, Tres de Febrero, Escobar, Lanús, Junín, Hurlingham, Almirante Brown, Pilar, Ezeiza, San Isidro, Morón, Pinamar y José C. Paz.

López Medrano indica que hay dos motivos que justifican el cambio de administración: "Por un lado, los municipios tienen experiencia y recursos, porque ya manejan la administración del sistema alimentario en los hospitales, los jardines municipales y en los hogares para personas mayores. Por otro, hay una cuestión más política: la ventanilla de reclamo para temas de comedores escolares era el municipio".

Además de transferir los fondos, el ministerio se comprometió a realizar obras en los comedores.

Las metas nutricionales propuestas son obligatorias en las escuelas donde el SAE se administra a través del municipio. En los distritos donde continúa gestionado por los consejos escolares, sólo son sugerencias.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas