Macri cargó contra el sindicalismo "extorsivo" y pidió gremios "sanos"

Ante la Cámara de la Construcción, el Presidente advirtió que "no hay más impunidad" y destacó a Martínez, líder de la Uocra; elogió el aporte de los empresarios y el repunte del sector

Viernes 06 de octubre de 2017

Sólo cambió el tono de su voz en una oportunidad. Era el corazón de su mensaje, por eso no dudó en subrayar la relevancia de lo que iba a decir. "Y algo muy importante, muy importante", dijo Macri. Y advirtió: "Es hora de terminar con cualquier práctica extorsiva que intente poner en jaque a los argentinos que quieren crecer". Hablaba de los gremios como el de "el Pata" Medina, detenido la semana pasada.

No lo mencionó, pero el Presidente apuntó claramente contra el secretario de la Uocra seccional La Plata, detenido hace una semana acusado de delitos graves como extorsión, lavado de dinero, asociación ilícita e intimidación pública. Pero sobre todo sobre la metodología que utilizó Medina para construir su fortuna y poder.

Pero no se quedó ahí. Para que no hubiera dudas de que su mensaje no incluye a todo el sindicalismo, ahí, frente a los empresarios de la construcción más importantes del país, el Presidente le habló directamente al único representante de los trabajadores presente. "Gerardo", le dijo el jefe del Estado al jefe de la Uocra, Gerardo Martínez. "Ya falta poquito para acercarnos al récord", le dijo Macri sobre la creación de trabajo en el sector, que según los datos que presentó "viene creciendo a más de 20.000 puestos nuevos" por mes.

"Queremos que no haya más impunidad en la Argentina ni cobertura política para prácticas extorsivas, sea quien sea, especialmente algunos que simulan proteger a los trabajadores. La Argentina necesita un sindicalismo fuerte y sano que se siente a la mesa para defender los intereses de los trabajadores y que ayude a crear más y mejores trabajos", sostuvo el Presidente en el escenario, al lado del ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Martínez asentía y aplaudía.

El jefe del Estado, que ayer cerró la 65» Convención de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), trazó ayer un límite sólo respecto de las prácticas corruptas que ejercen "algunos líderes sindicales". Sabía que era el lugar indicado para hacerlo. Pero fue benévolo con su auditorio. Sólo habló de la necesidad de "terminar con la corrupción" y de apostar por la "transparencia". No hubo referencia al pasado de algunos de los directivos de la cámara que están involucrados en operaciones que están bajo la lupa de la Justicia, como aquellos que tuvieron relación con la constructora Odebrecht.

Por el contrario, celebró a los empresarios del sector. "La construcción es un sector clave para la economía de los argentinos porque es una de las actividades que más puestos de trabajo generan", manifestó el Presidente durante su discurso, que duró 10 minutos.

Macri comenzó a hablar cerca de las 19.30, una hora antes de que comenzara el partido entre la Argentina y Perú, tema que, por supuesto, estuvo presente. "Pensaba hablar 45 minutos más, pero estamos apurados para sufrir frente al televisor", cerró el mandatario, que cual oráculo anticipó: "Nos va a ir bien".

Hubo también un mensaje claro para lo que viene de ahora en más. En particular con la reforma laboral que planifica el Gobierno y que comenzará a materializarse con las primeras paritarias de 2018 y tendrá rasgos distintivos de acuerdo con el sector y su convenio colectivo. En ese sentido, el Presidente resaltó el trabajo que lleva adelante la mesa de la construcción, que integran empresarios, sindicatos y la administración nacional. "Está funcionando muy bien", resaltó.

Macri, que también estuvo acompañado por el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, les pidió apoyo para las elecciones del 22. "Tenemos muchas cosas por delante. Es un momento en el cual, a días de una nueva elección, es tiempo de que todos reconfirmemos la convicción con que hemos encarado este rumbo", dijo Macri, que fue interrumpido en varias oportunidades por aplausos.

De entrada sabía que el público sería amable con él. Es que el Presidente los conoce muy bien. "La construcción siempre fue una parte de mí", dijo. Y agregó: "Y ahora siendo parte de la construcción más grande en la que participé en mi vida estamos construyendo un país más grande y unido. Lo que más me apasiona es el trabajo en conjunto. En la vida pasa lo mismo para todo. Para construir confianza necesitás de otro que confíe. Para edificar la Argentina que necesitamos es clave unirnos", dijo ante quienes fueron sus pares.

Pero lejos de buscar justificaciones, les marcó el camino y los instó a confiar en el proyecto que lidera. "Éste es un momento clave para crecer y crear. Estamos quitando obstáculos, creando un marco macroeconómico. Estamos generando las condiciones para que surjan nuevas empresas y emprendimientos", explicó el Presidente.

Ver comentarios
Ir a la nota original