Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Sensaciones al borde del abismo: ¿cuándo se rompió la selección?

Hoy, lo legítimo es preguntarse cuándo sejodió la selección. Por más que se clasifique para Rusia, algo perfectamente posible, por más que luego se haga un excelente Mundial, también una hipótesis viable

Viernes 06 de octubre de 2017 • 01:19
0
La selección argentina, sumergida en un presente turbulento
La selección argentina, sumergida en un presente turbulento. Foto: AP

El abismo está ahí, y allí seguirá cada mañana que nos despertemos hasta el próximo martes, el día de la verdad en Quito. A la noche sabremos si a ese abismo le mostramos la espalda, con la vista puesta ya en Rusia, o al menos en Nueva Zelanda, o si dimos el paso al frente y la oscuridad de seguir un Mundial por TV nos devoró definitivamente.

Viernes, sábado, domingo, lunes y martes completos sufriendo con una selección que está llevando a un terreno desconocido a la mayoría de los argentinos. ¿O cuántos son los que vivieron aquella frustración de 1969, también con Perú de por medio? Pasaron 48 años, por eso hay dos generaciones y media convencidas de que la selección y el Mundial son pareja inevitable.

Y no, no es así. La clasificación hay que ganársela, y que la Argentina dependa de sí misma es una excelente noticia. hasta ahí. Viene siendo así desde el inicio de las eliminatorias, y a la vista está que eso no fue ventaja. Es un milagro que siga dependiendo de sí misma tras una racha de cuatro partidos que incluyen una derrota, tres empates y un solo gol a favor, gentileza de un suizo nacionalizado venezolano que lo embocó en su propio arco.

Impactados aún por Perú, surge el recuerdo de Mario Vargas Llosa y esa enorme novela que es "Conversación en la Catedral". El libro escritó en ese mismo 1969 que marcó al fútbol argentino, se abre con una frase de impacto: "Zavalita, ¿cuándo se jodió el Perú?". Hoy, lo legítimo es preguntarse cuándo se jodió la selección. Por más que se clasifique para Rusia, algo perfectamente posible, por más que luego se haga un excelente Mundial, también una hipótesis viable.

"Hoy, lo legítimo es preguntarse cuándo se jodió la selección. Por más que se clasifique para Rusia, algo perfectamente posible, por más que luego se haga un excelente Mundial, también una hipótesis viable."

Ganar es la sal del deporte, pero si sólo eso importara, la selección argentina debería estar hoy relajada, probando jugadores y fórmulas de cara al Mundial. Tan turbulento es en cambio el presente, que olvidamos que la selección que hoy tambalea es la actual subcampeona mundial. Se obtuvo un enorme resultado hace tres años, pero no sirvió para consolidar nada. Todo lo contrario: el actual ciclo mundialista es el más inestable de la historia. Por eso es que llegar a Rusia y hacer un gran Mundial no necesariamente arreglará las cosas: Brasil 2014 lo demuestra.

¿Cuándo se jodió la selección? En tiempos cercanos, cuando se la entregó a un Diego Maradona que no estaba a la altura del desafío y desaprovechó a un Lionel Messi en llamas. En la recta final de su vida, Julio Grondona optó sencillamente por tirar un Mundial. Pero podríamos mirar mucho más atrás y preguntarnos a qué juega la Argentina, cuál es su estilo. La sucesión de técnicos y de "libritos" es interminable desde hace décadas, contradicción presente con fuerza en los dos títulos mundiales. ¿O hay estilos más en las antípodas que los de César Menotti y Carlos Bilardo?

Tan confundida quedó la Argentina tras años y años de bandazos, que se nubla notablemente cuando le dejan la cancha y la pelota para que ataque. Perú lo sabía, todos lo saben. Es una selección que hace mucho tiempo que se siente más cómoda jugando al contraataque. No está mal, no hay una única manera de jugar al fútbol, pero la contradicción entre lo que queremos ser, lo que decimos y lo que hacemos es una tensión que termina agotando a todos.

Nos gusta pensar que seguimos estando a la altura de Alemania o España, pero esas selecciones saben ya hace una década a qué juegan. Analizar los diez últimos años argentinos confirma en cambio que la comparación es imposible y que ganar Mundiales es una meta noble, pero hoy poco realista. Primero hay que evitar el abismo. Y si se llega a Rusia, apostar a la inspiración de Messi y a que sus compañeros sintonicen de una vez con él. Ya se podrá pensar más adelante qué quiere ser realmente la selección argentina.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas