Los principales bancos internacionales creen que el crecimiento del país se acelerará después de las elecciones

Prevén que en 2018 el PBI crezca el 3,4% y que la inflación sea del 15,4%; aseguran que luego de las elecciones el Gobierno debe acelerar las reformas para consolidar la actual recuperación

Viernes 06 de octubre de 201711:28

Los principales bancos del mundo creen que el año próximo la Argentina crecerá el 3,4%, tendrá una inflación del 15,4% y que el dólar llegará a los 20,5 pesos. Las entidades prevén que estos resultados se darán si el Gobierno gana las elecciones del 22 de este mes e intensifica el ritmo de reformas destinadas a robustecer el crecimiento económico.

Así surge del análisis del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF) que se conocerá la semana próxima, en paralelo a la asamblea anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial que se desarrollará en Washington. El IIF reúne a los principales bancos internacionales y es presidido por el banquero Axel Weber del UBS.

Según los datos procesados por el economista en jefe para América latina, Martín Castellano, la Argentina crecerá 2,8% este año y 3,4% el próximo. Además, la inflación terminará en 21,9% este año y 15,2% el próximo. El tipo de cambio llegará a $ 18 y $ 20,5, respectivamente.

El déficit fiscal primario será del 4,2% y del 3,7%, mientras que el de la balanza de cuenta corriente del 3,9% y del 4,5%, respectivamente. Por otro lado, el ingreso de capitales de no residente será de 44.000 millones de dólares y 37.000 millones de dólares, respectivamente.

Para el IIF, estos supuestos implican que el Gobierno intensificará la implementación de reformas que mejoren la productividad luego de las elecciones legislativas de este mes. Esta aceleración es clave, afirman, para apuntalar el crecimiento de la economía después de 2017; tan importante como obtener un buen resultado electoral en octubre

"En el contexto global de endurecimiento de la política monetaria en los países desarrollados, la implementación de reformas permitirá amortiguar la exposición del país frente a rápidos cambios en el apetito inversor", señaló Castellano a LA NACION desde Washington.

En sus análisis, el IIF señaló que el resultado de las elecciones primarias reflejó un amplio apoyo al oficialismo y a otros candidatos moderados, frente a los temores que generaba la candidatura de la ex presidenta Cristina Kirchner.

Por esta razón, los bancos entienden que la economía llegará en mejores condiciones a estas elecciones de octubre por un crecimiento económico más sólido y una inflación en descenso, que permitirán consolidar el triunfo sobre la ex presidenta. "Aunque el gobierno de Macri seguramente incrementará sus bancas en el Senado y Diputados, todavía necesitará el consenso con la oposición para aprobar leyes", indicaron.

Sin embargo, "un robusto apoyo público para la actual dirección de las políticas sugiere que las facciones pragmáticas de la oposición estarán más dispuestas a apoyar las medidas promovidas por el Gobierno". Y aseguraron: "Cristina Kirchner ganará una banca, pero parece ser que estará aislada en el Congreso".

Al respecto, "esperamos mejoras duraderas en el sentimiento del mercado mientras el gobierno gane capital político para profundizar la reducción de la inflación, mejorar la situación de las finanzas públicas y en reformas para aumentar la productividad".

Según el IFF, a medida que el crecimiento económico se acelere y la inflación se reduzca gradualmente, se puede esperar que el ingreso de capitales de no residentes se dirija hacia el mercado de acciones si el Gobierno logra consolidar su manejo de reducción del déficit fiscal.

Tal como indicaron las autoridades del equipo económico, este optimismo del mercado se toma con prudencia en el Gobierno, que reconoce que ese sentimiento se fortalecerá en la medida que sigan apareciendo indicadores positivos y avances en materia de reformas.

Los ministros de Finanzas y de Hacienda, Luis Caputo y Nicolás Dujovne, podrán percibir esta sensación la semana próxima, cuando viajen a Washington para participar de la reunión anual del FMI y el BM, además de reunirse con sus pares de otros países y con ejecutivos del sector privado.

Ver comentarios
Ir a la nota original