Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Se quedó sin trabajo y creó un innovador espejo con luces LED que hoy usa hasta Lali Espósito

El técnico electrónico Matías Delfín construyó el producto para ayudar a su mujer Julieta Soroka, quien daba clases de maquillaje para ganar un dinero extra; sin embargo, él vio que tenía potencial y hoy están cerca de vender 400 al mes

Lunes 09 de octubre de 2017 • 00:38
SEGUIR
LA NACION
0
Matías Delfín se quedó sin trabajo y creó un innovador espejo con luces LED
Matías Delfín se quedó sin trabajo y creó un innovador espejo con luces LED. Foto: LA NACION / Santiago Cichero/ AFV

Sacar belleza de este caos es virtud, decía Gustavo Cerati, y la frase tranquilamente podría aplicarse al caso del emprendedor Matías Delfín. En 2012, el técnico electrónico diseñaba luminarias de LED para la vía pública, pero, ante una disparada del dólar, se quedó sin trabajo. Frente a esto, su mujer Julieta Soroka, que trabajaba como administrativa, empezó a dar clases de maquillaje en su casa de Lanús Oeste como para ganar un dinero extra, pero tenían una mala iluminación. "Yo te hago algo para empezar a dar clases", le dijo Matías y construyó un hermoso espejo con luces de LED en los cuatro lados. Ese fue el origen de Led Shine, la empresa que ambos dirigen, y que hoy exporta espejos a Latinoamérica, además de que casi todas las famosas argentinas tienen uno.

"Ella dio una clase y se sacaron fotos con las alumnas y las subió a Facebook y, si tenía 20 amigos, 10 le preguntaron dónde lo había conseguido. De esto hace cuatro años y pico. Le preguntaron a full y una de las amigas le dijo «¿A cuánto me lo vendes?» y ahí empezamos a investigar cómo hacerlo y fabricarlo más en serie", contó Delfín, de 36 años, a LA NACION.

La inversión inicial fue de $ 3000 pesos, que es lo que valía la maquinaria que le había quedado de su ex trabajo a Delfín. Buscaron si existía algo similar a nivel mundial y no había nada así para maquilladores. Entonces pensaron un nombre que tuviera que ver con la tecnología LED y el brillo y así nace Led Shine, idea de Soroka. Patentaron la marca y el producto y, a un mes de la clase de maquillaje, subieron los espejos a Mercado Libre. Primero vendían uno o dos por mes, luego cinco o seis.

"Recuerdo el día en que hicimos un click. Veníamos vendiendo cinco o seis al mes y alguien nos compró cuatro, y más los cinco o seis, eran 10. Y la verdad es que me quedó chico el entrepiso de casa. Yo trabajaba ahí y tenía que pintar los marcos de a tandas. Entonces le dije a Juli de alquilar un local chiquito de 30 metros cuadrados que quedaba a dos cuadras de casa y ahí sí, no sé si porque alquilamos el local o porque nos largamos más en serio, empezamos a vender todos los meses 20, 25 espejos", relató.

En el nuevo local compraron más mesas de trabajo, un compresor para pintar y más maquinaria. Al principio era Delfín solo, pero después se sumó Soroka, que renunció a su trabajo para tirarse a la pileta. Otro salto fuerte fue cuando fueron a la exposición la BuonaEstetika en 2016, por consejo de una clienta.

Genia total!! ???? @flordelave #ledshine #espejosledshine #espejoled #maquillaje #maquillarg #makeuparg #makeup

Una publicación compartida de Led Shine (@led.shine) el

"El stand nos salió 8000 pesos. Era realmente una inversión importante. Hicimos 42 espejos para llevar. Otra cosa que hicimos antes de la exposición y nos sirvió un montón, fue contactar a youtubers de maquillaje que grabaron videos de dos minutos recomendando el producto a cambio de un canje. Habíamos anunciado que íbamos a estar en la BuonaEstetika en redes sociales y Mercado Libre. Lo pusimos en todos lados porque era la apuesta fuerte y, en dos días, vendimos todos los espejos que llevamos, e incluso dos muestras de los espejos grandes. O sea, fuimos con una Kangoo llena y volvimos sin nada. Lo único que volvió es el cartel", aseguró.

Nuevamente, al igual que con los primeros 10 espejos, el lugar les quedó chico y entonces se mudaron al actual local de 144 metros cuadrados, contrataron a cuatro personas y compraron máquinas más grandes para cortar aluminio y madera y un compresor también de más tamaño.

"Una vez más, llámalo suerte, llámalo como sea, empezamos a vender 60,70,80 espejos por mes. Pasó todo un año y volvió la BuonaEstetika y también la rompimos: vendimos un montón y ahora estuvimos en otra que es la Expo Estética en La Rural, que es la primera vez que vamos, y, entre sábado y domingo, vendimos 61 espejos", afirmó. Según su proyección, a fin de año estarán vendiendo 400 espejos al mes y la facturación rondaría los $ 2 millones. Sin embargo, estos números se multiplicarían en el futuro ya que están cerca de venderle el 30% de la compañía a un inversor.

La visita del Presidente

En junio de este año, cerca de la BuonaEstetika, Delfín y su mujer recibieron al presidente Mauricio Macri, que visitó la fábrica. "El producto le pareció muy bueno. Nos felicitó por el empuje y por las ganas de laburar y contó que se está preparando el camino para facilitarle todo a los emprendedores y de hecho yo lo estoy viendo. Sacaron la Sociedad por Acciones Simplificada, el sistema nuevo de exportaciones directas y también está el tema de los prestamos: Ahora tenés una idea, vas y ya te dan $ 250.000. Obviamente tenés que fundamentar. Es como que la situación actual del país es buena para emprender de la nada, pero tampoco es que, porque te dan el capital, vas a triunfar".

Según Delfín el secreto es tener visión y constancia. "La realidad es que no es casualidad que yo tenga una empresa. Ese fue mi sueño desde chico. Tuve 14 trabajos y ocho fueron emprendimientos. Y con Juli, hacemos un lindo equipo, como novios y también nos complementamos bien en la parte del trabajo. Lo bueno de ser pareja es que te permite trabajar más horas. Ahora ella está con Beca, nuestra bebé que nació la semana pasada, pero en vez de trabajar ocho horas estás 10, 12 o 15 y eso hace que, con el tiempo, le pases el trapo a cualquiera, porque nadie trabaja tanto. No hay nada que venza a la constancia. Trabajar más horas, estar pensando constantemente en cómo mejorar el producto o cómo sacar otro. Estar todo el tiempo enfocado en un problema, y hasta que no lo resolvés, no atacar otra cosa".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas