Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Plata: 120 presos de la Unidad Penal N°9 recibieron diplomas

Se capacitaron en marroquinería, peluquería, escritura en braille, entre otros oficios

Viernes 06 de octubre de 2017 • 14:27
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Los internos recibieron sus diplomas de El Ágora
Los internos recibieron sus diplomas de El Ágora.

LA PLATA.- Diego salió en libertad hace tres años, pero hoy fue de visita a la cárcel. Es que hay un festejo en la Unidad 9: 120 internos reciben sus diplomas de marroquinería, escritura en braille, peluquería, encuadernación, motivación, derechos y garantías, y guitarra. Hay banderines de colores y globos colgados del techo de la capilla. El mate circula, también las risas.

"Lo que hicimos antes nos trajo acá. Lo que hacemos acá nos va a servir para toda la vida", dice Diego, que viajó desde González Catán hasta La Plata para volver a pisar la cárcel por primera vez después de tres años. Él sabe: "Esto nos mejora como personas". Y se refiere al taller El Ágora, un espacio de libertad dentro del penal, como lo definen los propios talleristas.

Se pasaron un mes y medio preparando esta mañana. Hay facturas y mates ambulantes en todo el salón-capilla. Dos chicos ensayan en guitarra y piano. De a poco todos se van acomodando: hay internos, hay talleristas, hay gente de la biblioteca Del Otro Lado del Árbol. En una mesa están los diez libros infantiles escritos en braille. Esos que se donarán a la biblioteca popular del Parque Saavedra, a pocas cuadras de ahí.

La primera en leerlos es Ámbar, una nena de 7 años. Ella hoy está acá adentro. Con una mano sostiene a su mamá y con la otra siente las texturas de los dibujos de animales hechos con goma eva. "Guau", dice Ámbar cuando toca un elefante. Levanta la cabeza y sonríe. Roberto, uno de los talleristas, la guía para que toque otros dibujos con relieve.

También está Juan Manuel, uno de los internos que está armando el segundo número de la revista Saberes, donde van a contar sobre los otros talleres que se hacen en la unidad, en la parte que llaman Colegio. Ahí hay: porcelana fría, costura y confección, madera, promotor de salud, electricidad, fibra de vidrio, música y alfabetización.

En el taller "Remendando la vida", los presos ya hicieron 100 cartucheras que donaron a los nenes y nenas de la última sala de un jardín de Los Hornos. A fin de año planean donar 100 más para que arranquen listos el primer grado. "La idea es que todo lo que hacemos sea para donar", dice Juan Manuel. En el taller de porcelana fría hacen souvenirs para jardines y copas de leche.

"Hicimos un censo en todos los pabellones y nos dimos cuenta que 60 chicos no sabían leer ni escribir. Les llega una notificación y no saben qué dice. Empezamos con las vocales y los números", cuenta sobre el taller de alfabetización.

Ramón es el coordinador de El Ágora
Ramón es el coordinador de El Ágora.

Pero él hoy es un invitado. Este festejo le pertenece a El Ágora. Por eso, después de que la el guitarrista y el tecladista tocaran Despacito, empezó a hablar Ramón, el actual coordinador. Está nervioso, y se le nota. "Como yo les digo siempre a mis compañeros: El Ágora es una estrellita en el medio de las oscuridad", abre Ramón.

Nahuel está al lado. Él también es coordinador. Cuenta cuáles son los talleres que hay, cuenta que son ellos mismos los que dan las capacitaciones. Braian y Roberto dan braille. Adrián, que está por salir en libertad, marroquinería. Daniel dicta un taller de derechos y garantías.

En la Unidad Penal 9 de La Plata hay 1400 presos. En El Ágora se anotan, por trimestre, 120 internos. 90 de ellos terminan los talleres. Algunos se van en libertad, a otros los trasladan. En el año llegan a pasar por el espacio cerca de 500 personas.

"El estudio es un derecho que debe ser garantizado sin discriminaciones", dice Adrián, y sigue: "El objetivo es que puedan tener una salida laboral. Me siento orgulloso de mis alumnos". Termina de hablar y entrega los diplomas a los presentes que ya aprendieron a armar bolsos y mochilas.

Juan Manuel, el mentor de la revista Saberes, habla de cifras también, y dice que hubo una sola reincidencia entre todos los presos que asistieron a los talleres. Los que salieron, no volvieron a delinquir. Por eso cierra así: "Queremos hacer las cosas bien".

En la cárcel, esta mañana es de fiesta.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas