Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cuidados para tener en cuenta después del parto

El lado B de ser mamá. Cómo recuperar el cuerpo de manera saludable

Sábado 07 de octubre de 2017
SEGUIR
LA NACION
0

Del embarazo al posparto, el cuerpo sufre una transformación abrupta; en dos, tres minutos, lo que tarda el bebé en salir al mundo, una bisagra entre el antes y el después también se instala a nivel corporal. Y aunque los pechos están hinchados y doloridos y la panza parece un flan, lo estético es sólo un capítulo más; también los puntos tiran, las pérdidas molestan y la leche hace gala de su anarquía.

"Todos los cambios físicos que se producen repercuten generando cansancio y, muchas veces, estrés. Encima de todo lo que está pasándole al cuerpo y a la mente, hay que conectar con un bebe que depende absolutamente de una para subsistir", señala la psicóloga Agustina Belmonte.

Con filtro

La maternidad y el posparto siempre estuvieron cubiertas por un halo rosa; y si bien con la llegada del nuevo siglo, algunos blogs empezaron a mostrar el lado B de ser madre, la explosión de Instagram tiñó la cuestión a un tono que de tan rosado se volvió fucsia. Es que, la red se llenó de madres de cara fresca y descansada que lucen abdominales marcados a un mes de parir. Así apareció una nueva exigencia: la de recuperar la silueta en tiempo récord.

"Esta es la época de la imagen, del consumo y de las redes, entonces todo se masifica y parece que cualquier cosa está al alcance de todos", dice la psicóloga Karina Pintos, y advierte: "Hay que tener una mirada más realista de lo que se consume. No es lo mismo una persona que vive de mostrar su cuerpo y cuenta con mucama y niñera que una mamá de clase media".

Para Belmonte, esas imágenes del posparto tamizadas por Claredon, Valencia y otros filtros pueden ser peligrosas, ya que "hace falta una personalidad muy fuerte para plantarse en la maternidad sin dejarse llevar o influenciar por el bombardeo de consejos que se difunden por los medios", explica.

Claro que no son sólo las celebrities las que lucen fantásticas, también hay anónimas en las que el embarazo pasó sin dejar rastros. "Hay mamás que no son conocidas y que tras el parto quedan de diez sin hacer un esfuerzo especial. Por eso ese discurso de que sólo podés verte mal en el posparto no es bueno, porque hace sentir mal a la que se ve bárbara", añade la especialista.

.
.. Caricatura: LA NACION / Maximiliano Amici

Como suelen asegurar las modelos, la genética hace maravillas, pero también hay otros factores que inciden a nivel estético. "En general, el cuerpo necesita seis meses para volver a su estado natural, pero si se lo ayuda antes, durante y después del embarazo, la recuperación se da mucho mejor", indica la doctora Cristina Sciales, médica cirujana especialista en estética.

Sin duda, las modelos no se tiran en un sillón a esperar que los genes hagan lo suyo mientras comen los bombones que recibieron de regalo. Heidi Klum, por ejemplo, volvió a convertirse en un ángel de Victoria's Secret cinco semanas después de parir, pero para lograrlo ejercitó todos los días con un personal trainer y se cuidó en las comidas.

Además, el "plan regreso" se ejecuta incluso antes de que el bebe se haga notar en la panza. Gisele Bündchen aseguró llevar una dieta sana durante toda la gestación y practicar kung fu y yoga hasta 15 días antes de entrar a la sala de partos.

Los sí y los no

Ya en el embarazo, es común que cada visita al obstetra incluya una o varias preguntas encabezadas con la palabra "puedo", desde teñirse el pelo hasta hacer determinado ejercicio o tomar un remedio; en el posparto y la lactancia las dudas sobre lo que se puede y lo que no siguen vigentes.

Una consulta clásica durante la lactancia es si las dietas están permitidas; según explica la licenciada en nutrición Analía Moreiro, "La clave es comer equilibrado y en cantidad moderada. Hay que elegir alimentos que sean lo más naturales posibles, evitando aquellos ricos en sodio y edulcorantes y también los industrializados por su alto contenido de conservantes."

No es momento de hacer dietas hiperproteicas, es decir aquellas que privilegian las proteínas y reducen al mínimo la ingesta de carbohidratos y otros macronutrientes.

Y aunque la producción de leche consume entre 400 y 500 calorías diarias, comer de más no es necesario. "Durante el embarazo se acumula un excedente de tejido graso y eso es lo que el organismo utiliza durante el amamantamiento para hacer frente a la demanda extra de calorías", explica la nutricionista.

También hay que apelar a la cautela con los tratamientos estéticos, ya que no todos son compatibles con la lactancia. "Cualquier procedimiento que movilice depósitos de grasa en cantidad, como la ultracavitación, libera estas sustancias al torrente sanguíneo de la madre y pasan a la leche", indica la Dra. María Rolandi Ortíz, directora de Ro Medical Art.

En la lista de prohibidos figuran la mesoterapia, la toxina botulínica y los rellenos de ácido hialurónico. "Si el procedimiento inocula algún tipo de sustancia no se puede realizar", resume Ortíz.

Ahora bien, tras el parto, las hormonas continúan su revolución y dejan secuelas: el pelo se cae, la piel está más seca, puede lucir opaca, etc., por eso, es necesario equiparse con productos específicos para esta etapa. "En la cara está indicado el uso de cremas con ácido hialurónico y vitamina C. Además, no hay que olvidar el uso de protectores solares para evitar la pigmentación, ya que la piel queda hipersensible por los cambios hormonales", señala Dra. Valeria López Mecle.

Y si el embarazo dejó estrías como suvenir se sugiere utilizar cremas con vitamina A. "Su aparición tiene un componente genético importante, pero los buenos cuidados siempre ayudan; sobre todo, cuando se trata de marcas rojizas, ya que eso indica que todavía hay riego sanguíneo en la dermis y se pueden regenerar, algo que ya no ocurre cuando son blancas", indica López Mecle.

En cuanto al pelo, su caída tras el parto es normal y puede prolongarse hasta nueve o diez meses más tarde. Si persiste después de ese período, hay que consultar al médico.

Es que, al parir nace más que un bebe, el cuerpo propio también se descubre en una nueva experiencia, en una especie de tercer estado que no es igual al de antes del embarazo ni al del durante. Y cada mujer elige cómo transitar ese cambio, "podés quedarte encerrada por tres meses o salir a correr en cuanto te den el alta, todas las formas de maternar están bien, cada una tiene que hacer lo que siente", cierra Belmonte.

Guía de productos

ReDefinition piernas ligeras, gel descongestivo, Carthage, $ 320, disminuye edemas y mantiene la piel elástica.

Concentrado Reafirmante de almendra, L' Occitane, $ 1586, reafirmante y moldeadora, redefine la figura.

Cicaplast baume B5, La Roche Posay, $ 236, por 40ml, y $ 388, 100 ml, bálsamo multirreparador que calma y nutre.

Hydra Essentiel. Gel-Crema, Clarins, $ 1380, con extracto de hoja de aire bio, potente activador de la hidratación.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas